“Yo a Weins­tein le hu­bie­ra da­do una pa­ta­da en sus si­tios de­li­ca­dos”

Can­tan­te y pre­sen­ta­do­ra Es­pa­ña ce­le­bra a Ca­rrà y otros ar­tis­tas en Ro­ma

El País (Andalucía) - - GENTE - DA­NIEL VER­DÚ,

Sie­te de la tar­de del vier­nes. La ni­ña llo­ra en la cu­na, el Pa­pa aca­ba de acep­tar la di­mi­sión de otro car­de­nal por el es­cán­da­lo de abusos y en el Par­la­men­to se de­ba­ten unos pre­su­pues­tos con los que Ita­lia desafía a Eu­ro­pa. Sue­na el te­lé­fono de ca­sa. “Ho­la, soy Raf­fae­lla”. Co­mo si fue­ra su pro­gra­ma. Es la se­gun­da par­te de una en­tre­vis­ta lar­ga y al­go se­ria —cul­pa del en­tre­vis­ta­dor, di­ce ella— a la su­per­di­va de la te­le­vi­sión, pro­ta­go­nis­ta de to­das las re­vo­lu­cio­nes ca­tó­di­cas de Ita­lia y par­te de Es­pa­ña. Odia los ma­len­ten­di­dos, suel­ta, y pre­fie­re acla­rar al­gu­nas co­sas al te­lé­fono. “Sa­bes que mi es­pa­ñol no es exac­ta­men­te el de la Real Aca­de­mia”. En eso tie­ne ra­zón la Ca­rrà. “Por cier­to, es­ta en­tre­vis­ta fue un po­co abu­rri­da, ¿no? Tan­ta po­lí­ti­ca...”.

—Raf­fae­lla, ¿lo po­de­mos con­tar así?

—Haz lo que te dé la ga­na. Pe­ro, ¿re­cuer­das que me pre­gun­tas­te qué con­se­jo le da­ría a la Raf­fae­lla del pa­sa­do y no te con­tes­té? Mi­ra, aho­ra le di­ría: no ha­gas es­ta en­tre­vis­ta, es­te chi­co te me­te­rá en un lío— suel­ta con una car­ca­ja­da an­tes de col­gar.

Re­bo­bi­ne­mos dos ho­ras de cin­ta. Me­dio­día del jue­ves en el ba­rrio de Fla­mi­nio en Ro­ma. Pri­mer pi­so de un an­gos­to apar­ta­men­to don­de cuel­gan dis­cos de oro y pla­tino. Fo­tos de es­tre­llas, de­di­ca­to­rias. Gian­lu­ca, su em­ba­ja­dor an­te el mun­do (ella ca­si no usa el te­lé­fono y no le gus­tan las re­des so­cia­les) ba­ja y acom­pa­ña al pe­rio­dis­ta has­ta el des­pa­cho. Se abre una puer­ta y apa­re­ce Raf­fae­lla Ma­ria Ro­ber­ta Pe­llo­ni (Bo­lo­nia, 75 años). Im­pe­ca­ble, con su me­dia me­le­na ru­bia de siem­pre y una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja. Sen­ci­lla y cam­pe­cha­na, di­rían en su Es­pa­ña La Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Ro­ma or­ga­ni­za es­tos días el fes­ti­val Pop y Pro­tes­ta, que ce­le­bra la fruc­tí­fe­ra re­la­ción en­tre am­bos países mi­ran­do a Ma­yo del 68. La idea, del con­se­je­ro cul­tu­ral, Ion de la Ri­va, ha reuni­do en la ca­pi­tal ita­lia­na a Lu­cía Bo­sé (que, co­mo Raf­fae­lla Ca­rrà, re­ci­bi­rá la or­den del Mé­ri­to Ci­vil), Alas­ka o Pa­co Cla­vel pa­ra ho­me­na­jear aque­llos años y de­ba­tir. El ci­clo du­ra­rá has­ta no­viem­bre y ofre­ce­rá tam­bién en Mi­lán, Tu­rín, Ná­po­les y Sa­lerno con­fe­ren­cias, ci­ne y de­ba­tes con in­te­lec­tua­les co­mo Joa­quín Es­te­fa­nía o Pao­lo Flo­res d’Ar­cais.

ado­ra­da, Raf­fae­lla di­ce lo que le da la ga­na.

Du­ran­te una ho­ra ha­bla de los pro­ble­mas de Ita­lia, so­bre có­mo ha cam­bia­do. Fu­ma sus Mu­rat­ti, 16 al día. Re­cuer­da que du­ran­te años el país aban­do­nó al sur y la gen­te tuvo que ir a bus­car­se la vi­da a Ve­ne­zue­la, Ar­gen­ti­na, Chi­le. Ella lo con­tó en el pro­gra­ma Ca­rràm­ba! Che sor­pre­sa (que lue­go se hi­zo en Es­pa­ña). Y en­ton­ces, ¿qué le pa­re­ce es­to de que Sal­vi­ni cie­rre aho­ra los puer­tos a los que vie­nen a bus­car­se un fu­tu­ro? “Mi­re, ce­rrar los puer­tos no es­tá bien. Pe­ro tam­po­co que Mal­ta di­ga que no los quie­re. Aho­ra Sal­vi­ni es la voz del 60% de los ita­lia­nos que no quie­ren ver in­mi­gran­tes ya en la ca­lle. Pien­so que se­ría me­jor un diá­lo­go más cal­ma­do y

“Li­ga y M5S no son mi op­ción, pe­ro es­pe­ro que lo ha­gan bien por el país”

dis­ten­di­do. Él es muy com­ba­ti­vo, sí. Pe­ro es­tá cla­ro que no po­de­mos te­ner a to­da Áfri­ca en Ita­lia”.

La rei­na de la te­le­vi­sión es un buen ter­mó­me­tro pa­ra me­dir la tem­pe­ra­tu­ra del país. Es co­mo si ella vie­ra a tra­vés de la pan­ta­lla de lo que ha­bla la gen­te en el sa­lón de su ca­sa. Tam­bién so­bre po­lí­ti­ca. “Li­ga y Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas no son mi op­ción, pe­ro es­pe­ro que lo ha­gan bien por el país. Ita­lia ha que­ri­do que es­tos jó­ve­nes go­bier­nen, pues va­mos a ver dón­de nos lle­van. Sa­ben ha­cer su tra­ba­jo y tie­nen al­re­de­dor téc­ni­cos de al­to ni­vel. La gen­te que­ría un cam­bio, y por al­gún mo­ti­vo se­rá”, se­ña­la, ella que ha si­do siem­pre vo­tan­te pro­gre­sis­ta. “Iz­quier­da mo­de­ra­da, ¿eh? Na­da trots­kis­ta o le­ni­nis­ta”. En­ton­ces sa­le en la con­ver­sa­ción el ex pri­mer mi­nis­tro, Mat­teo Ren­zi, y la de­cep­ción que pro­vo­có en la ar­tis­ta por no ocu­par­se de los cin­co mi­llo­nes de po­bres del país. Tam­bién ha­bla de los en­chu­fis­mos en la te­le: “Siem­pre fue muy su­til. Te lla­ma­ba el pri­mo del mi­nis­tro o el ami­go de no sé quién. El tí­pi­co sis­te­ma de re­co­men­da­ción”. O los vi­cios en el es­pec­tácu­lo: “Co­mo mu­cho me to­ma­ba un ca­puc­cino an­tes de ac­tuar”. Y, so­bre to­do, el úl­ti­mo gran le­van­ta­mien­to so­cial de ese en­torno: el Me Too. —¿Aquí no pa­sa­ba? —No, que yo se­pa. Aquí te in­vi­ta­ban a ce­nar, te ha­cían la cor­te. Pe­ro en Ita­lia nun­ca co­no­cí ca­sos así. Y mi­re, tam­bién le di­go que ha­cer­te fa­mo­sa yen­do a la ca­ma con to­do el mun­do a ve­ces fun­cio­na, y a ve­ces no. Pe­ro si tú no quie­res, no vas. Ca­da uno reac­cio­na de dis­tin­tas ma­ne­ras an­te el mie­do, no hay du­da. Yo le hu­bie­ra da­do una pa­ta­da a Weins­tein en sus si­tios de­li­ca­dos.

Raf­fae­lla co­no­ce muy bien a Asia Ar­gen­to, ori­gen de la de­nun­cia con­tra Weins­tein y con quien com­par­tió un pro­gra­ma du­ran­te un par de años, y la­men­ta que aho­ra se ha­ya que­da­do sin tra­ba­jo tras las acu­sa­cio­nes del jo­ven ac­tor Jimmy Be­nett. Al­go le hue­le mal, di­ce a su manera: “A mí me han con­ta­do que si un hom­bre no tie­ne ga­nas de se­xo, hay al­go que no cre­ce”.

Al fi­nal de la en­tre­vis­ta, Raf­fae­lla emu­la su pro­gra­ma de re­en­cuen­tros y lan­za un men­sa­je pa­ra el pa­pa Fran­cis­co, a quien quie­re co­no­cer. Y eso que el Va­ti­cano fue el pri­me­ro en cen­su­rar su es­ti­lo ha­ce años cuan­do se atre­vió a en­se­ñar el om­bli­go en su his­tó­ri­ca co­reo­gra­fía en la RAI del Tu­ca Tu­ca. “Aho­ra se ha pues­to en con­tra del abor­to te­ra­péu­ti­co, y eso no me gus­ta tan­to. Si tú sa­bes que tie­nes un ni­ño con pro­ble­mas gra­ves y es­tás a tiem­po, yo pre­fe­ri­ría que no na­cie­ra. Pe­ro ado­ro a es­te Pa­pa y me en­can­ta­ría co­no­cer­le. Libra una gran lu­cha con­tra la po­bre­za, pe­ro es­tá muy so­lo. Re­zo por él por­que ten­go mie­do de que le ha­gan al­go... A ver si lee es­ta en­tre­vis­ta y me in­vi­ta”, di­ce con una car­ca­ja­da. To­do es po­si­ble.

“Ado­ro a es­te Pa­pa y me en­can­ta­ría co­no­cer­le. Libra una gran lu­cha”

/ GETTY

Raf­fae­lla Ca­rrà en el pro­gra­ma La Voz Ita­lia, en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.