Ser in­so­por­ta­ble no es de buen lí­der.

VA­LE, PE­RO TEN­GA CLA­RO QUE VA A EN­VE­JE­CER AN­TES. CUAN­DO LA LU­CHA POR EL ÉXI­TO NO ME­RE­CE LA PE­NA…

El País - Buena Vida - - SUMARIO - POR Pa­tri­cia Peiró Ji­mé­nez

Y eso que se ha­cen lla­mar al­fa…

CCa­da vez con más fre­cuen­cia re­cu­rri­mos a la Eto­lo­gía pa­ra en­con­trar res­pues­tas a nues­tros com­por­ta­mien­tos, ac­ti­tu­des e in­clu­so po­ses. Muy re­su­mi­da­men­te, es­ta cien­cia tra­ta so­bre la psi­co­lo­gía de los ani­ma­les y su mo­do de in­fluir en las ac­cio­nes de es­tos den­tro de un gru­po, par­tien­do de la ba­se de un fuer­te ins­tin­to de re­pro­duc­ción con el que tra­tan de de­jar huella en es­te mun­do en for­ma de ge­nes. La psi­co­lo­gía ani­mal nos lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción a la ho­ra de ex­pli­car factores hu­ma­nos co­mo el atrac­ti­vo fí­si­co, la su­pre­ma­cía se­xual y, en el ca­so de las per­so­na­li­da­des al­fa, la do­mi­na­ción so­bre gran­des ma­sas o los se­res que nos ro­dean. Con in­de­pen­den­cia del al­can­ce que ten­ga es­ta per­so­na al­fa (des­de Do­nald Trump a su com­pa­ñe­ro de ofi­ci­na), las ca­rac­te­rís­ti­cas son siem­pre las mis­mas: arro­gan­cia, do­mi­na­ción y exi­gen­cia, re­ga­das de hos­ti­li­dad.

El tí­tu­lo de macho al­fa, pos­te­rior­men­te ex­ten­di­do a la mu­jer al­fa, se lo de­be­mos en ori­gen a la Eto­lo­gía. Sin em­bar­go, es un tér­mino mal en­ten­di­do, se­gún Mi­guel Ibá­ñez Ta­le­gón, doc­tor en Ve­te­ri­na­ria y es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na del Com­por­ta­mien­to y Psi­quia­tría Ani­mal de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid: “El cul­pa­ble de su uso inade­cua­do es el cien­tí­fi­co Da­vid Mech”. Se re­fie­re a su li­bro The Wolf: eco­logy and beha­vior of an en­dan­ge­red spe­cies, pu­bli­ca­do en 1970, que ad­ju­di­ca­ba es­te ca­rác­ter a los ani­ma­les de pre­sa que pe­lea­ban en­tre sí pa­ra ha­cer­se con el con­trol del gru­po.

¿Qué se es­con­de de­trás de un al­fa?

Tras mu­chos años de in­ves­ti­ga­ción se ha cam­bia­do la in­ter­pre­ta­ción del con­cep­to, que tie­ne sen­ti­do cuan­do los su­je­tos se en­cuen­tran en cau­ti­vi­dad. “Si bien al­fa se en­tien­de siem­pre co­mo si­nó­ni­mo de un ran­go su­pe­rior, en el reino ani­mal se re­la­cio­na con la re­pro­duc­ción, y sur­ge den­tro de gru­pos en cau­ti­vi­dad, en los que no hay es­ta­bi­li­dad y con­ti­nua­men­te apa­re­cen si­tua­cio­nes de competencia”, acla­ra Ibá­ñez. “En li­ber­tad, el macho al­fa no ne­ce­si­ta lu­char y com­pe­tir fuer­te­men­te pa­ra po­der li­de­rar a la ma­na­da; la ba­ta­lla so­lo se da en gru­pos ar­ti­fi­cia­les don­de exis­ten varios ma­chos y

hem­bras re­pro­duc­to­res de di­fe­ren­tes co­lec­ti­vos sin nin­gu­na re­la­ción en­tre ellos. En­ton­ces, se for­ma­rá una je­rar­quía de po­der pa­ra poner or­den en la ma­sa”. ¿Co­mo la vi­da mis­ma? Sí y no. Por un la­do, “en la so­cie­dad ac­tual el hombre vi­ve en gru­pos com­pues­tos por una pa­re­ja y su pro­le y es­tá den­tro de un con­tex­to de fa­mi­lia, por lo que no se­ría ex­tra­po­la­ble”, con­ti­núa Ibá­ñez Ta­le­gón. Pe­ro si in­sis­ti­mos en ha­cer una ana­lo­gía hu­ma­na pa­ra es­te he­cho ani­mal, ac­tual­men­te, “el es­ta­do al­fa se uti­li­za pa­ra re­fe­rir­se a la per­so­na do­mi­nan­te den­tro de un mun­do de competencia em­pre­sa­rial o so­cial don­de se es­ta­ble­ce una lu­cha por la con­quis­ta. Se da tan­to en mu­je­res co­mo en hom­bres, a ve­ces, bus­can­do ser el ob­je­to de de­seo y ha­cien­do uso de la men­ti­ra”, re­la­ta el etó­lo­go: “Se uti­li­za mu­cho por­que cons­ti­tu­ye un me­ca­nis­mo de ca­mu­fla­je y de de­fen­sa ne­ce­sa­rio pa­ra la su­per­vi­ven­cia”. Así, se ve tan­to en in­sec­tos que in­ten­tan ocul­tar­se de sus de­pre­da­do­res co­mo en el ser hu­mano, “que en el com­ple­jo en­tra­ma­do de las re­la­cio­nes hu­ma­nas per­si­gue un ob­je­ti­vo, ya sea en el amor y el se­xo, en el re­co­no­ci­mien­to so­cial o en el bie­nes­tar eco­nó­mi­co”. En su­ma: tan­tos aires que se dan los al­fa y… ¿se­rá que al fi­nal es so­lo una cues­tión de in­se­gu­ri­dad?

Al lí­der na­tu­ral, el po­de­río le sa­le so­lo.

Neus Gar­cía Gue­rra, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y psi­co­te­ra­peu­ta en la Uni­dad Sant Pe­re Claver de Bar­ce­lo­na, pre­fie­re ha­blar de “fal­sos al­fas” por opo­si­ción a los lí­de­res que se lo ga­nan de ver­dad, sin es­tra­te­gias re­tor­ci­das ni vio­len­cia. Mien­tras que el al­fa “man­tie­ne un com­por­ta­mien­to tí­pi­ca­men­te agre­si­vo, cor­tan­te y arro­gan­te, y acos­tum­bra a des­ca­li­fi­car al otro pa­ra sa­lir ga­nan­do en las dis­cu­sio­nes, un lí­der na­tu­ral no se im­po­ne, sino que el gru­po le otor­ga el re­co­no­ci­mien­to sa­bien­do que se­rá be­ne­fi­cio­so pa­ra to­dos”, ase­gu­ra. La per­so­na­li­dad agre­si­va que per­si­gue pre­va­le­cer so­bre los de­más

NEUS GAR­CÍA GUE­RRA

Psi­có­lo­ga clí­ni­ca

“Pre­fie­ro ha­blar de fal­sos al­fas: gen­te tí­pi­ca­men­te agre­si­va, cor­tan­te y arro­gan­te, que ocul­ta sus com­ple­jos y fra­gi­li­dad en una co­ra­za”.

MI­GUEL IBÁ­ÑEZ TA­LE­GÓN

Pro­fe­sor de Eto­lo­gía

“He­mos ma­lin­ter­pre­ta­do es­ta ac­ti­tud del reino ani­mal, que es di­fí­cil de apli­car a los hu­ma­nos, pues no vi­vi­mos en cau­ti­ve­rio ni mez­cla­dos con otras es­pe­cies”.

a to­da cos­ta tie­ne otra ca­ra: la de per­so­nas que no es­tán bien con­si­go mis­mas. “De­ba­jo de esa co­ra­za es fre­cuen­te en­con­trar as­pec­tos muy blan­dos, ca­ren­cias afec­ti­vas, com­ple­jos y ma­les­tar in­terno”, pro­si­gue la psi­có­lo­ga. “La or­ga­ni­za­ción de su per­so­na­li­dad se pue­de com­pa­rar a la de los ani­ma­les con ca­pa­ra­zón ti­po tor­tu­ga o ca­ra­col, en los que no hay es­truc­tu­ra in­ter­na, sino una co­ra­za que pro­te­ge su fra­gi­li­dad”.

Sin­tién­do­lo mu­cho por los al­fa, el re­sul­ta­do de su com­por­ta­mien­to no pue­de ser peor, se­gún Gar­cía Gue­rra: “Adop­tan una ac­ti­tud do­mi­nan­te, pe­ro a lar­go pla­zo la gen­te se ale­ja de ellos por­que no los so­por­ta”. Re­sul­ta­rá mu­cho más atrac­ti­va, e in­clu­so efec­ti­va, una ac­ti­tud más mo­de­ra­da y realista con la si­tua­ción que nos ha to­ca­do vi­vir. Así lo cree Án­gel Fer­nán­dez Sán­chez, psi­có­lo­go de Gru­po La­be­rin­to. La per­so­na­li­dad al­fa, ano­ta es­te ex­per­to, des­pun­ta tem­prano y “es es­pe­cial­men­te evi­den­te en la ado­les­cen­cia, cuan­do la com­pe­ti­ción abier­ta pa­ra ser el más lla­ma­ti­vo co­bra es­pe­cial re­le­van­cia”.

Sin em­bar­go, ya co­mo adul­tos, de­be­mos en­ten­der que “la re­la­ción de su­pre­ma­cía que pue­de ejer­cer una per­so­na so­bre el res­to es al­go sis­té­mi­co y con­tex­tual”, ex­pli­ca. Por un la­do, “ser un lí­der no te con­vier­te en una per­so­na con de­re­cho a co­me­ter abu­sos so­bre los de­más”; por otro, “en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca

co­mo la nues­tra, las nor­mas que re­gu­lan el com­por­ta­mien­to de los in­di­vi­duos no vie­nen im­pues­tas por se­res do­mi­nan­tes, sino por las ins­ti­tu­cio­nes, y son las per­so­nas quie­nes le­gi­ti­man su va­lor y las res­pe­tan pa­ra evi­tar el re­cha­zo del gru­po y la ex­clu­sión”.

Las bor­de­rías per­ju­di­can la sa­lud.

La con­quis­ta del éxi­to so­cial y em­pre­sa­rial o con­ver­tir­se en un gran don­juán de ma­sas, exi­gi­rá es­tar siem­pre a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias y no fla­quear. “Es­to im­pli­ca un es­fuer­zo y un des­gas­te fí­si­co que pue­den lle­var a en­ve­je­cer an­tes o in­clu­so en­fer­mar, con lo que el al­fa ter­mi­na­rá per­dien­do su es­ta­tus so­cial”, re­cuer­da Ibá­ñez Ta­le­gón. ¿De ver­dad me­re­ce la pe­na es­te des­gas­te y que, en­ci­ma, to­do el mun­do te odie? Vol­vien­do a la Eto­lo­gía, lo más prác­ti­co es de­jar­se de bor­de­rías, in­clu­so ha­cer­se el bueno si la si­tua­ción lo re­quie­re. Al fin y al ca­bo, así ac­túan de vez en cuan­do tan­to los des­pó­ti­cos al­fas co­mo los su­bor­di­na­dos be­tas, “al uti­li­zar la men­ti­ra pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos sin con­fron­ta­ción”. Es­to se­rá es­pe­cial­men­te útil si los hu­ma­nos, co­mo los ani­ma­les, nos re­du­ci­mos al im­pul­so de nues­tro po­ten­cial re­pro­duc­tor, o si, co­mo de­cía Scho­pen­hauer, “el fin úl­ti­mo de to­do amor se­xual es real­men­te más im­por­tan­te que to­dos los otros fi­nes de la vi­da hu­ma­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.