Guía pa­ra en­ten­der lo que se po­ne en la ca­ra (vol. II).

El País - Buena Vida - - SUMARIO - It­ziar Sal­ce­do POR

Los in­gre­dien­tes más co­mu­nes (los que ac­túan y los que no), y un glo­sa­rio de si­glas que apa­re­cen en su crema.

AQUÍ EL SE­GUN­DO Y (POR AHO­RA) ÚL­TI­MO CA­PÍ­TU­LO DEL GLO­SA­RIO DE LA BE­LLE­ZA. DESCIFRAMOS IN­GRE­DIEN­TES AC­TI­VOS Y NO AC­TI­VOS (NO TO­DOS TIE­NEN LA MI­SIÓN DE EM­BE­LLE­CER, NO CREA) Y UNAS SI­GLAS MUY IN­TERE­SAN­TES, CON LA AYU­DA DE VAL DÍEZ, DI­REC­TO­RA GE­NE­RAL DE LA ASO­CIA­CIÓN NA­CIO­NAL DE PER­FU­ME­RÍA Y COS­MÉ­TI­CA (STANPA).

aÁ­ci­do hia­lu­ró­ni­co.

Des­cu­bier­to en 1934 por dos far­ma­céu­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses, Karl Me­yer y John Pal­mer, es­ta mo­lé­cu­la pre­sen­te en el or­ga­nis­mo hu­mano de ma­ne­ra na­tu­ral es el ac­ti­vo hi­dra­tan­te por ex­ce­len­cia en cos­mé­ti­ca y es­té­ti­ca. Ac­túa co­mo una es­pon­ja y es ca­paz de re­te­ner agua has­ta 15 ve­ces su pe­so, a la vez que par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en la re­or­ga­ni­za­ción de las fibras que sus­ten­tan la piel.

Acei­te esen­cial.

Es un com­pues­to aro­má­ti­co de ori­gen na­tu­ral que ge­ne­ra aro­mas ca­rac­te­rís­ti­cos de la na­tu­ra­le­za co­mo las flo­res, los fru­tos, las ho­jas… et­cé­te­ra. El acei­te pue­de ser de plan­tas, fru­tas o cítricos. Se ex­trae por des­ti­la­ción, por co­rrien­te de va­por (plan­tas) o por es­tru­ja­mien­to (fru­tas cí­tri­cas).

Ami­noá­ci­dos.

Mo­lé­cu­las mul­ti­fun­cio­na­les in­dis­pen­sa­bles pa­ra la for­ma­ción de las pro­teí­nas que, en la epi­der­mis (ca­pa su­per-

fi­cial de la piel) pro­te­gen la que­ra­ti­na y el man­to hi­dro­li­pí­di­co, y en la der­mis (la ca­pa que es­tá por de­ba­jo) for­man par­te de la es­truc­tu­ra del co­lá­geno y la elas­ti­na. Al­gu­nos ami­noá­ci­dos los pro­du­ce el or­ga­nis­mo, pe­ro otros mu­chos de­ben ser in­ge­ri­dos, de ahí que sean un re­cur­so in­dis­pen­sa­ble de la nu­tri­cos­mé­ti­ca.

Po­li­fe­no­les.

Pro­ce­den­tes de las plan­tas, se co­no­cen más de 80.000 de es­tos com­pues­tos cu­ya car­ta de pre­sen­ta­ción cos­mé­ti­ca es su gran ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te. In­cluir­los en la fór­mu­la de los fil­tros so­la­res ha­ce que se po­ten­cie su efi­ca­cia. Tam­bién son ca­pa­ces de dis­mi­nuir la acu­mu­la­ción de lí­pi­dos y re­gu­lar po­si­ti­va­men­te el gas­to ener­gé­ti­co, por lo que se es­tán em­pe­zan­do a usar en in­yec­ta­bles adel­ga­zan­tes.

Be­ta­ca­ro­te­nos.

Son un gru­po muy im­por­tan­te de pig­men­tos con fun­ción an­ti­oxi­dan­te que con­tri­bu­yen al buen as­pec­to de la piel. Pre­cur­so­res de la vi­ta­mi­na A, son in­dis­pen­sa­bles pa­ra con­se­guir un bron­cea­do sin ries­gos, de ahí que es­tén en to­das las fór­mu­las so­la­res y par­ti­ci­pen ac­ti­va­men­te en aque­llas que lu­chan con­tra la po­lu­ción.

Co­lá­geno.

Es una pro­teí­na fi­bro­sa del te­ji­do dér­mi­co, se­gún la de­fi­ne la RAE, y es el rey de la cos­mé- ti­ca re­afir­man­te y an­ti­arru­gas. Su pa­pel se com­pa­ra con la mi­sión que cum­plen los mue­lles de un col­chón: do­tar de re­sis­ten­cia y fle­xi­bi­li­dad. Con la edad, su pro­duc­ción dis­mi­nu­ye y los mue­lles se des­ten­san. Se ex­trae del te­ji­do con­jun­ti­vo de al­gu­nos ani­ma­les, de al­gas y de los ca­pa­ra­zo­nes de al­gu­nos mo­lus­cos. ¡Ojo, ve­ga­nos! Son po­cos los pro­duc­tos con co­lá­geno que pue­den usar sin trai­cio­nar sus prin­ci­pios.

Elas­ti­na.

Jun­to al co­lá­geno, es la fi­bra que sus­ten­ta la fir­me­za y elas­ti­ci­dad de la piel; un com­po­nen­te del te­ji­do con­jun­ti­vo que ga­ran­ti­za la elas­ti­ci­dad, fir­me­za y lo­za­nía. Se ex­trae tan­to del mun­do ve­ge­tal co­mo ani­mal.

FCE.

Son las si­glas de los de­no­mi­na­dos Factores de Cre­ci­mien­to Epi­dér­mi­co (EGF, en in­glés). Es una pro­teí­na pre­sen­te en el plas­ma que tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­gu­lar el de­sa­rro­llo, la re­no­va­ción y su­per­vi­ven­cia ce­lu­lar. Pa­ra cos­mé­ti­ca se ex­trae gra­cias a la ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar y a un sis­te­ma de­no­mi­na­do ORFEUS™, con el que se con­si­gue una pro­teí­na na­tu­ral afín a la piel hu­ma­na a par­tir de cé­lu­las ma­dre ve­ge­ta­les. La ce­ba­da, la uva y la man­za­na son sus pro­vee­do­res ofi­cia­les.

Gli­ce­ri­na.

Al­cohol es­pe­so y dul­ce que se en­cuen­tra en to­dos los cuer­pos gra­sos, uti­li­za­do en far­ma­cia, en per­fu­me­ría y en la pre­pa­ra­ción de la ni­tro­gli­ce­ri­na, la ba­se de la di­na­mi­ta. Gra­cias a sus pro­pie­da­des hu­mec­tan­tes, la in­dus­tria cos­mé­ti­ca la in­cor­po­ra prác­ti­ca­men­te en to­das sus fór­mu­las. Uno de sus de­ri­va­dos más fa­mo­sos es la dihi­dro­xia­ce­to­na o DHA, que se uti­li­za en to­dos los au­to­bron­cea­do­res por su ca­pa­ci­dad pa­ra te­ñir.

Ce­ra­mi­das.

Son lí­pi­dos lo­ca­li­za­dos en la su­per­fi­cie de la piel, que ase­gu­ran la cohe­sión de la ca­pa cór­nea (la más su­per­fi­cial). Ac­tual­men­te se usan tan­to las sin­té­ti­cas co­mo las ve­ge­ta­les en cos­mé­ti­cos di­se­ña­dos pa­ra re­ge­ne­rar y re­pa­rar te­ji­dos, ya que ac­túan co­mo si fue­ran ce­men­to en­tre las cé­lu­las.

Que­ra­ti­na.

La bio­quí­mi­ca la de­fi­ne co­mo una pro­teí­na ri­ca en azu­fre, que cons­ti­tu­ye la par­te fun­da­men­tal de las ca­pas más ex­ter­nas de la epi­der­mis y sus de­ri­va­dos, co­mo plu­mas, pe­los, cuer­nos, uñas, pe­zu­ñas… y que las do­ta de re­sis­ten­cia y du­re­za. La fi­bra ca­pi­lar es su má­xi­ma be­ne­fi­cia­ria. Pre­sen­te en to­dos los cos­mé­ti­cos re­pa­ra­do­res del ca­be­llo, se con­si­gue tan­to de for­ma na­tu­ral co­mo sin­té­ti­ca.

Lo úl­ti­mo en re­vo­lu­cio­nar el mun­do de la cos­mé­ti­ca ha si­do el agua mi­ce­lar. Se lla­ma así por­que con­tie­ne unas pe­que­ñas es­fe­ras –mi­ce­las– que atrapan las par­tí­cu­las de se­bo y res­tos de ma­qui­lla­je.

De nom­bre ofi­cial ubi­qui­no­na, se tra­ta de un nu­trien­te esen­cial que es­tá pre­sen­te en el or­ga­nis­mo de for­ma na­tu­ral y que, co­mo el co­lá­geno y la elas­ti­na, se pier­de con la edad. Los ex­per­tos ase­me­jan su ca­pa­ci­dad re­pa­ra­do­ra y an­ti­oxi­dan­te a la de la vi­ta­mi­na E y pro­te­ge de los ra­di­ca­les li­bres. Es­ta coen­zi­ma es ca­paz de ac­ti­var la asi­mi­la­ción de vitaminas y oli­go­ele­men­tos y su­po­ne una gran fuente de ener­gía pa­ra las cé­lu­las de la piel. De ahí que se con­si­de­re el des­per­ta­dor de las pie­les ma­du­ras.

Vi­ta­mi­na (E,C,B,A).

Tér­mino acu­ña­do por el bio­quí­mi­co po­la­co Ca­si­mir Funk, es ca­da una de las sus­tan­cias or­gá­ni­cas que exis­ten en los ali­men­tos y que, en can­ti­da­des pe­que­ñí­si­mas, son ne­ce­sa­rias pa­ra el per­fec­to equi­li­brio de las fun­cio­nes vi­ta­les. Las más uti­li­za­dos en cos­mé­ti­ca son la A, que re­es­truc­tu­ra la der­mis y me­jo­ra la elas­ti­ci­dad; la C, im­pres­cin­di­ble pa­ra la for­ma­ción del co­lá­geno y pa­ra dar lu­mi­no­si­dad; la B3, que pre­vie­ne el da­ño so­lar y lu­cha con­tra las ro­je­ces; la B5 pro­mue­ve la pro­li­fe­ra­ción de las cé­lu­las re­pa­ra­do­ras de la piel; y la E, que de­tie­ne el en­ve­je­ci­mien­to y la oxi­da­ción.

1. Foot Balm, de We­le­da (8,00 €), con acei­tes esen­cia­les. 2. Rhea­calm Light Soot­hing Cream, de A-Der­ma (13,80 €), sin pa­ra­be­nos, al­cohol ni per­fu­mes. 3. Fac­tor G Re­new, de Ses­der­ma

(24,95 €), am­po­llas con Factores de Cre­ci­mien­to Epi­dér­mi­co de ori­gen 100% ve­ge­tal (FCE).

4. Sen­si­ti­ve Skin Fac­tor de Cre­ci­mien­to, de Car­men Na­va­rro (90 €), 5. Q10 Plus An­ti­arru­gas Cui­da­do Día, de Ni­vea (15,25 €), con en­zi­ma Q10 y crea­ti­na. 6. Hy­dra-Es­sen­tiel Mas­que Yeux De­sal­té­rant Dé­fa­ti­gant, de Clarins (41,50 €), con ex­trac­tos de ka­lan­choe bio y qui­noa que ase­gu­ran re­cons­truir las re­ser­vas de agua. 7. Le­che Lim­pia­do­ra, de Cris­ti­na Gal­mi­che (16,45 €), con acei­te de ger­men de tri­go y vi­ta­mi­na E. 8. An­tia­ging Flash –con co­lá­geno, elas­ti­na y pro­teí­nas de tri­go–; Me­la­to­nin –con me­la­to­ni­na y pép­ti­dos y en­zi­mas

an­ti­oxi­dan­tes–; Pro­teogly­cans –con pro­teo­gli­ca­nos y vi­ta­mi­na C y F–; Gly­co­lic +E +F –áci­do gli­có­li­co y vitaminas E y F– y Po­llu­tion De­fen­se am­pou­les –con an­ti­oxi­dan­tes, áci­do

hia­lu­ró­ni­co re­ti­cu­la­do y nia­di­na­mi­da pro­tec­to­ra de los fi­bro­blas­tos–, de Me­soes­te­tic

(42 € / 10 u.). 9. C E Fe­ru­lic High Po­tency Tri­ple An­tio­xi­dant Treat­ment, de Skin­ceu­ti­cals

(149 €), con áci­do as­cór­bi­co, y áci­do fe­rú­li­co.

OTROS IN­GRE­DIEN­TES.

Li­po­so­mas.

Son pe­que­ñí­si­mas mem­bra­nas de ta­ma­ño mi­cros­có­pi­co que al­ma­ce­nan prin­ci­pios ac­ti­vos y nu­trien­tes esen­cia­les pa­ra la piel pa­ra trans­por­tar­los has­ta don­de son ne­ce­sa­rios. Su es­truc­tu­ra fa­ci­li­ta la fu­sión con las mem­bra­nas ce­lu­la­res li­be­ran­do en el in­te­rior de las cé­lu­las su car­ga­men­to de prin­ci­pios ac­ti­vos. Se lla­man tam­bién na­no­so­mas, mi­cro­so­mas, fi­to­so­mas o bio­cáp­su­las.

Si­li­co­nas.

Ac­túan co­mo acon­di­cio­na­do­res y re­pa­ra­do­res del pe­lo y en la com­po­si­ción de al­gu­nos ma­qui­lla­jes y cre­mas por su efec­to re­lle­na­dor de arru­gas. Con ma­la pren­sa, de­bi­do a los es­tra­gos que cau­só co­mo in­yec­ta­ble en los años 90 por su ori­gen sin­té­ti­co, las mar­cas cos­mé­ti­cas se es­fuer­zas por me­jo­rar su imagen con com­ple­jos me­nos tó­xi­cos. ¿Lo más nue­vo? Las ve­ge­ta­les es­tán avan­zan­do a pa­so de gi­gan­te co­mo sus­ti­tu­tas de sus pri­mas plás­ti­cas.

Ten­sioac­ti­vos.

Quí­mi­ca­men­te se de­fi­nen co­mo com­pues­tos que re­du­cen la ten­sión su­per­fi­cial del lí­qui­do al que se aña­de, por lo que se in­cor­po­ran a los pro­duc­tos lim­pia­do­res, prin­ci­pal­men­te cham­pús y ja­bo­nes, con el fin de con­se­guir ma­yor es­pu­ma. En el pun­to de mi­ra me­dioam­bien­tal por su al­to gra­do con­ta­mi­nan­te, las fór­mu­las or­gá­ni­cas no los em­plean.

Pa­ra­be­nos.

Com­pues­tos que se usan co­mo adi­ti­vo con­ser­van­te en las in­dus­trias cos­mé­ti­ca, far­ma­céu­ti­ca y ali­men­ta­ria. Su fun­ción prin­ci­pal es im­pe­dir que los cos­mé­ti­cos se con­ta­mi­nen con hon­gos y bac­te­rias, pe­ro la ca­li­fi­ca­ción de al­guno de ellos co­mo dis­rup­to­res hor­mo­na­les tó­xi­cos

10. Hya­lu­ro­nic Se­rum, de Si­leä

(110 €), con áci­do hia­lu­ró­ni­co y pan­te­nol. 11. Blue Se­rum Eye Con­cen­tré Re­vi­ta­li­sant Yeux, de Cha­nel (65 €), con in­gre­dien­tes an­ti­oxi­dan­tes, áci­dos gra­sos y po­li­fe­no­les. 12. Go Or­ga­nic Eco Friendly Cream SPF 30 UVA, de Far­ma Dorsch (38 €), sin fil­tros quí­mi­cos y con nia­ci­na­mi­da (vi­ta­mi­na

b3) y con­ser­van­tes con se­llo Eco­cert.

13. Hya­lu­ron Fi­ller Con­cen­tra­te, de Eu­ce­rin (32,50 €), con áci­do hia­lu­ró­ni­co. 14. Na­tu­ral Gel Amin­cis­sant, de So­ma­to­li­ne Cos­me­tic (34,79 €), con 95% de in­gre­dien­tes de ori­gen na­tu­ral, sin si­li­co­nas, pa­ra­be­nos ni pa­ra­fi­nas. 15. De­fen­se Re­fresh Set­ting Mist Broad Spec­trum SPF 50, de Su­per­goop (10,90 €), bru­ma pa­ra apli­car so­bre el ma­qui­lla­je y re­fres­car la pro­tec­ción UV con an­ti­oxi­dan­tes.

En ex­clu­si­va en Sep­ho­ra.

pa­ra el or­ga­nis­mo si se em­plean con asi­dui­dad, ha he­cho que pa­sen a en­gro­sar la lis­ta de los in­gre­dien­tes a evi­tar, se­gún la cos­mé­ti­ca “sin”. Así apa­re­cen en la eti­que­ta los más co­mu­nes: methyl­pa­ra­ben o e-218, ethyl­pa­ra­ben o e-214, propyl­pa­ra­ben o e-216, butyl­pa­ra­ben o e-209.

Per­fu­me.

Tér­mino que vie­ne del la­tín per fu­mum (a tra­vés del hu­mo) que, si bien se re­fie­re a las sus­tan­cias de com­bus­tión olo­ro­sa em­plea­das so­bre to­do en ce­re­mo­nias re­li­gio­sas, lo cier­to es que en la ac­tua­li­dad de­no­mi­na a to­do ti­po de sus­tan­cia de olor agra­da­ble. De ahí que su pre­sen­cia en la cos­mé­ti­ca sea prác­ti­ca­men­te inevi­ta­ble a no ser que se tra­te de pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra pie­les sen­si­bles, ató­pi­cas o reac­ti­vas. Em­plea­do co­mo adi­ti­vo, su úni­ca mi­sión es crear sen­sa­cio­nes ol­fa­ti­vas agra­da­bles a la ho­ra de apli­car­se un cos­mé­ti­co.

Esen­cia.

Es una mez­cla de sus­tan­cias aro­má­ti­cas de ori­gen na­tu­ral y de sus­tan­cias sin­té­ti­cas que re­crean to­dos los aro­mas ima­gi­na­bles. A di­fe­ren­cia de los acei­tes esen­cia­les, no con­tie­nen ac­ti­vos cos­mé­ti­cos, por lo que no apor­tan nin­gu­na pro­pie­dad más que la de aña­dir per­fu­me. que au­men­ta 30 ve­ces la pro­tec­ción na­tu­ral). Sin em­bar­go, son mu­chos los ex­per­tos que avi­san del pe­li­gro de fiar­se del SPF co­mo úni­ca me­di­da pa­ra pro­te­ger­se de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta. ¿Ra­zo­nes? Apli­ca­mos po­ca can­ti­dad, mal y so­lo una vez. Y de po­ner­se la ro­pa des­pués, ol­ví­de­se (el ro­ce eli­mi­na los fil­tros).

PPD (UVA).

Per­sis­tent Pig­ment Dar­ke­ning (Os­cu­re­ci­mien­to Pig­men­ta­rio Per­sis­ten­te) mi­de el ni­vel de pro­tec­ción con­tra la ra­dia­ción UVA. De es­ta ma­ne­ra com­ple­men­ta al SPF (Fac­tor de Pro­tec­ción So­lar), que cal­cu­la el gra­do de pro­tec­ción con­tra la ra­dia­ción UVB.

NMF.

Si­glas de Na­tu­ral Mois­tu­ri­zing Fac­tor (Fac­tor Na­tu­ral de Hi­dra­ta­ción). Tie­nen su ori­gen en dis­tin­tos pro­ce­sos fi­sio­ló­gi­cos de la piel, co­mo el su­dor. La cos­mé­ti­ca los re­pli­ca pa­ra au­men­tar la re­cep­ti­vi­dad a la hu­me­dad ex­ter­na y pro­por­cio­nar sua­vi­dad y ter­su­ra.

‘Oil free’.

Tér­mino in­glés que sig­ni­fi­ca li­bre de acei­tes. Se apli­ca a los cos­mé­ti­cos que no con­tie­nen agen­tes gra­sos, lo que los ha­ce es­pe­cial­men­te re­co­men­da­dos pa­ra pie­les con ex­ce­so de se­cre­ción se­bá­cea. Pue­de re­fe­rir­se a to­do ti­po de pro­duc­tos, des­de ma­qui­lla­jes a cre­mas.

No co­me­do­gé­ni­co.

El tér­mino se re­fie­re a un pro­duc­to que no pro­du­ce im­per­fec­cio­nes co­no­ci­das co­mo pun­tos ne­gros (co­me­do­nes).

‘Wa­ter­proof’.

Apli­ca­do a cual­quier cos­mé­ti­co que sea re­sis­ten­te al agua y su­mer­gi­ble. En Eu­ro­pa las men­cio­nes de “re­sis­ten­te al agua” y “muy re­sis­ten­te al agua” es­tán re­gu­la­das por una es­pe­ci­fi­ca­ción de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Fa­bri­can­tes de Cos­mé­ti­cos. Los pri­me­ros han de so­por­tar dos in­mer­sio­nes de 20 mi­nu­tos, y los se­gun­dos cua­tro in­mer­sio­nes.

Los nue­vos pro­tec­to­res so­la­res 360° o de al­to es­pec­tro, se re­fie­ren a aque­llos que in­clu­yen fil­tros es­pe­cí­fi­cos con­tra los ra­yos ul­tra­vio­le­ta Ay B, los in­fra­rro­jos (IR) y la luz vi­si­ble (VIS), cul­pa­ble de las man­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.