POR QUÉ DE­BE­RÍA PRAC­TI­CAR DEPORTES QUE SE LE DAN FA­TAL

CO­MO PO­CO (SI SE ES­FUER­ZA) NO PER­DE­RÁ EL TIEM­PO: POR MUY MAL QUE SE LE DÉ, EL MO­VI­MIEN­TO HA­RÁ QUE QUE­ME UN NÚ­ME­RO DE CA­LO­RÍAS PRO­POR­CIO­NAL A SU EM­PE­ÑO. CO­MO EX­TRA: EJERCITARÁ MÚSCU­LOS QUE TE­NÍA ABAN­DO­NA­DOS, GA­NA­RÁ EN AGI­LI­DAD, EN RA­PI­DEZ…

El País - Buena Vida - - CUERPO -

Su­pe­rar re­tos va en nues­tro ADN. “El ser hu­mano fue crea­do pa­ra mo­ver­se, pa­ra no de­te­ner­se ante las di­fi­cul­ta­des. Cuan­do co­mien­zas en un de­por­te, se ac­ti­van to­dos los me­ca­nis­mos de su­pera­ción has­ta lo­grar tu má­xi­mo po­ten­cial. Tie­nes que so­bre­pa­sar el mie­do a no ser ca­paz, a caer­te, a no lle­gar. Asu­mir que pue­des fa­llar. Lue­go, con la prác­ti­ca, se irán pu­lien­do los de­fec­tos. Y ese ca­mino has­ta al­can­zar la me­jor ver­sión de ti mis­mo es lo que cuen­ta. Tu cuer­po ex­pe­ri­men­ta­rá me­jo­ras a ni­vel car­dio­vas­cu­lar, de fuer­za, re­sis­ten­cia o elas­ti­ci­dad. Y esos avan­ces en lo fí­si­co tie­nen su re­fle­jo en lo men­tal y has­ta en lo so­cial. El ob­je­ti­vo del ser hu­mano es ir un pa­so más allá ca­da día. Eso im­pli­ca siem­pre mo­vi­mien­to, no que­dar­te sen­ta­do vien­do la vi­da pa­sar”. Así em­pie­za Sara Le­ma Bou­za, re­la­cio­nes pú­bli­cas de Ree­bok, el lis­ta­do de ra­zo­nes por las que es bueno prac­ti­car nue­vos deportes, aun­que sea­mos los más ne­ga­dos.

No con­fun­da ren­di­mien­to de­por­ti­vo con tra­ba­jo mus­cu­lar. Una co­sa es no me­ter go­les con la ha­bi­li­dad de un Ro­nal­do o un Mes­si y otra que sus pier­nas no ten­gan los mis­mos gru­pos mus­cu­la­res y en­tren en jue­go igual en pri­me­ra di­vi­sión que en una pa­chan­ga de sol­te­ros con­tra ca­sa­dos. Si co­rre mu­cho pa­ra ba­jar a de­fen­der es­ta­rá for­zan­do su múscu­lo car­día­co; se cal­cu­la que un ju­ga­dor de fút­bol (sal­vo el por­te­ro) pue­de lle­gar a co­rrer unos

10 ki­ló­me­tros en los 90 mi­nu­tos del par­ti­do,

9,1 en el ca­so de los ár­bi­tros; y el gas­to ca­ló­ri­co, a po­co que se en­tre­gue, su­pe­rará las 700 ca­lo­rías. Mar­que o no mar­que go­les.

¿Ha­ce cuán­to que no tie­ne agu­je­tas?

Con los da­tos en la mano, no sea tí­mi­do y lán­ce­se. “Cuan­do uno em­pie­za en un de­por­te y ve que no es el me­jor del equi­po tien­de a ago­biar­se, a que­rer ha­cer más de lo que su pro­pio cuer­po le per­mi­te, ya sea levantar más pe­so, co­rrer más o em­pren­der asa­nas (pos­tu­ra de yo­ga) pa­ra las que se re­quie­re mu­cha prác­ti­ca. ‘Que el de al la­do en cross­fit le­van­ta 10 kg, pues yo, 20’. O to­do lo con­tra­rio: se re­plie­ga pen­san­do que no es pa­ra él. Y no es así”, ex­pli­ca An­to­nio Ló­pez, en­tre­na­dor y di­rec­tor de Sa­lu­dan­do, una ca­de­na de cen­tros de en­tre­na­mien­to per­so­nal en Ma­drid.

Ca­da cual de­be ir a su rit­mo y a su ni­vel. “Si ve que le cues­ta, pe­ro es ca­paz de ha­cer­lo, el en­tre­na­mien­to fun­cio­na­rá. ¿No pue­de des­ple­gar to­do el ran­go de mo­vi­mien­tos del ejer­ci­cio? Use la ver­sión sim­pli­fi­ca­da. Si no aguan­ta las plan­chas con las pier­nas es­ti­ra­das, apo­ye las ro­di­llas. Es me­jor que na­da, to­do su­ma en su cuen­ta per­so­nal de sa­lud”, apun­ta. La prue­ba: “Al día si­guien­te de em­pe­zar en un de­por­te, el que sea, lo nor­mal es te­ner agu­je­tas. Eso in­di­ca que el múscu­lo ha es­ta­do tra­ba­jan­do”.

“Rea­li­zar siem­pre la mis­ma rutina

pro­vo­ca cam­bios y me­jo­ras, al prin­ci­pio. Al ca­bo de las se­ma­nas de­ja de ser efec­ti­vo: el múscu­lo se acos­tum­bra y ya no hay evo­lu­ción”.

–Fer Gon­zá­lez, sub­di­rec­to­ra de Ar­se­nal Fe­me­nino (Ma­drid)–.

Des­cu­bri­rá múscu­los nue­vos y evi­ta­rá le­sio­nes.

Us­ted es un co­rre­dor con­su­ma­do. En el agua, en cam­bio, no pa­sa de ni­vel su­per­vi­ven­cia. Por eso, hu­ye de la pis­ci­na y sa­le a co­rrer ca­si a dia­rio. Se­pa que es­tá so­bre­uti­li­zan­do siem­pre las mis­mas ar­ti­cu­la­cio­nes y co­rre el ries­go de le­sio­nar­se. Es ho­ra de com­pa­gi­nar deportes o, co­mo lo lla­man los ex­per­tos, afi­liar­se al en­tre­na­mien­to cru­za­do. “Cam­biar un día de as­fal­to por la natación le va a per­mi­tir se­guir avan­zan­do en la par­te ae­ró­bi­ca, pe­ro sin ma­cha­car las ro­di­llas, por ejem­plo. Con la ven­ta­ja de que tam­bién se po­ten­cia el tren su­pe­rior, uno de los pun­tos dé­bi­les de los co­rre­do­res y fun­da­men­tal pa­ra im­pul­sar­se, en es­pe­cial, en las cues­tas”, ex­pli­ca Ru­bén Ga­dea, en­tre­na­dor y di­rec­tor del cen­tro Sa­nus Vi­tae. Su­pere el pá­ni­co (o el pu­dor) a la pis­ci­na, al exi­guo ba­ña­dor de com­pe­ti­ción y al go­rro de ba­ño. Éche­se a na­dar. Pa­ra su ali­vio, des­cu­bri­rá que ca­da vi­si­ta a la pis­ci­na le pa­re­ce­rá más lle­va­de­ra. Otra op­ción: des­em­pol­ve la bi­ci­cle­ta y sal­ga a pe­da­lear. “La ca­rre­ra a pie in­vo­lu­cra mu­cho la mus­cu­la­tu­ra pos­te­rior (is­quio­ti­bia­les y so­leos). Tam­bién las fas­cias plan­ta­res, la ro­di­lla y el ten­dón de Aqui­les. Con la bi­ci­cle­ta, en cam­bio, se tra­ba­jan los cuá­dri­ceps. Y eso se no­ta, por ejem­plo, cuan­do en un trail to­can ba­ja­das muy em­pi­na­das”.

Se obli­ga­rá a es­for­zar­se, la úni­ca ma­ne­ra de pro­gre­sar.

¿Le gus­ta la pae­lla? Fi­gú­re­se que se la po­nen a dia­rio. Aca­ba­rá abo­rre­cién­do­la o, co­mo mal me­nor, no sa­cán­do­le el gus­to. Al or­ga­nis­mo le su­ce­de al­go pa­re­ci­do: si siem­pre en­tre­na igual, se es­tan­ca­rá. “Si rea­li­za siem­pre la mis­ma rutina de ejer­ci­cios, no­ta­rá los cam­bios y me­jo­ra­rá al prin­ci­pio. Pe­ro, al ca­bo de las se­ma­nas, de­ja de ser efec­ti­vo. El múscu­lo se acos­tum­bra y ya no hay evo­lu­ción. Y se no­tan aún más las ca­ren­cias de otros gru­pos mus­cu­la­res”, apos­ti­lla Fer Gon­zá­lez, sub­di­rec­to­ra de Ar­se­nal Fe­me­nino Ma­drid. To­do lo que sea al­te­rar la rutina le ha­rá bien. “Pon­ga­mos que al­guien se cen­tra en la zum­ba. Ten­drá un co­ra­zón fuer­te, pe­ro le fal­ta­rá to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar. ¿Por qué no al­ter­nar con body pump (pesas)? A po­co bien que lo ha­ga, es­ta­rá me­tien­do car­ga en bí­ceps, pec­to­ra­les o glú­teos. O se pue­de op­tar por una ho­ra de pá­del: es­ti­mu­la­rá el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar a la vez que tra­ba­ja­rá la fle­xi­bi­li­dad y los re­fle­jos”.

El en­tre­na­mien­to cru­za­do im­pli­ca la ne­ce­si­dad de no en­tre­nar to­dos los días pa­ra fa­vo­re­cer la recuperación de las ar­ti­cu­la­cio­nes. Que no sig­ni­fi­ca tum­bar­se en el so­fá en la jor­na­da que no to­ca,

“Cuan­do la an­sie­dad su­pera las des­tre­zas, pue­de ha­cer­nos vul­ne­ra­bles a la eva­lua­ción so­cial. Sa­lir de la zo­na de con­fort ayu­da a crear me­ca­nis­mos de de­fen­sa”.

–Fe­rran Ar­ge­la­guet, del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción en In­for­má­ti­ca y Au­to­ma­ti­za­ción (In­ria), en Ren­nes (Fran­cia)–.

sino em­bar­car­se en al­gu­na ac­ti­vi­dad sua­ve que es­ti­mu­le la cir­cu­la­ción. Así se oxi­ge­nan los múscu­los y se ace­le­ra la recuperación. ¿Ayer lo dio to­do co­rrien­do? Re­lá­je­se hoy na­dan­do sua­ve en la pis­ci­na. Des­cen­de­rán sus ni­ve­les de pro­teí­na C reac­ti­va, un mar­ca­dor de in­fla­ma­ción que se dis­pa­ra tras un en­tre­na­mien­to in­ten­so. O prue­be una se­sión de wa­ter yo­ga: rea­li­za­ción de dis­tin­tas asa­nas en una pis­ci­na cli­ma­ti­za­da (a una tem­pe­ra­tu­ra de en­tre 25° y 35,5°) pa­ra fa­vo­re­cer la re­la­ja­ción y au­men­tar la elas­ti­ci­dad de los múscu­los. El efec­to an­ti­gra­ve­dad del agua, ade­más, fa­ci­li­ta los mo­vi­mien­tos en los que to­ca levantar pier­nas. Y, co­mo en otras mo­da­li­da­des de yo­ga, “las di­fe­ren­tes pos­tu­ras ejer­cen de tor­ni­que­tes que, al des­ha­cer­se, ha­cen que la san­gre flu­ya más fuer­te, irri­gan­do zo­nas don­de no lle­ga­ba bien el flu­jo san­guí­neo”, re­ma­ta Ma­ca­re­na Cu­ti­llas, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra del cen­tro Ca­li­for­nian Hot Yo­ga, en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.