IR­SE DE VA­CA­CIO­NES Y VOL­VER MÁS FLA­CO (NO ES UN CHIS­TE).

SE­GÚN UN ES­TU­DIO DE ‘FRONTIERS IN AGING NEU­ROS­CIEN­CE’, BAS­TA CON APAR­CAR LA RUTINA DE­POR­TI­VA DU­RAN­TE DIEZ DÍAS PA­RA QUE LOS BE­NE­FI­CIOS QUE APOR­TA AL CE­RE­BRO EM­PIE­CEN A RE­VER­TIR­SE. Y EN DOS SE­MA­NAS, EL V02MAX (MI­DE LA CA­PA­CI­DAD AE­RÓ­BI­CA) YA HA­BRÁ DESCENDID

El País - Buena Vida - - CUERPO -

La de­man­da de ac­ti­vi­da­des sa­lu­da­bles du­ran­te las va­ca­cio­nes ha subido un 400% en los úl­ti­mos tres años. Son ci­fras que apor­tan des­de Ar­tiem Ho­tels (tres ho­te­les en Me­nor­ca y uno en Ma­drid, es­pe­cia­li­za­dos en ejer­ci­cio fí­si­co). Se­gún su pre­si­den­te, Jo­sé Gui­ller­mo Díaz Mon­ta­ñés, es­tos cen­tros “pro­por­cio­nan bie­nes­tar me­dian­te el cui­da­do del cuer­po y la men­te e ins­pi­ran a las per­so­nas a ser más fe­li­ces en tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre”. Tras ha­ber ali­via­do sus pro­ble­mas de piel en un bal­nea­rio, to­ca se­guir ta­chan­do las casillas de ob­je­ti­vos sa­lu­da­bles. Co­sas que se pue­den lo­grar en ve­rano y ni se ima­gi­na­ba.

ADEL­GA­ZAR.

Des­de Ar­tiem Ho­tels animan al mo­vi­mien­to con el gym in a bag, una bol­sa con uten­si­lios pa­ra prac­ti­car de­por­te (es­te­ri­llas, man­cuer­nas...) en la ha­bi­ta­ción o en el ex­te­rior. En su gim­na­sio en Ma­drid, abier­to las 24 ho­ras, des­plie­gan una rutina que­ma­gra­sas. Y en sus se­des en Me­nor­ca (Car­los, Au­dax y Ca­pri) po­ten­cian el club de co­rre­do­res. ¿Run­ning en va­ca­cio­nes? “Lo­gra­mos que sea atrac­ti­vo con­vir­tién­do­lo en una ex­pe­rien­cia: pa­ra­mos en mi­ra­do­res pa­ra dar ex­pli­ca­cio­nes del en­torno na­tu­ral. Y lle­ga­mos a pla­yas vír­ge­nes prác­ti­ca­men­te va­cías”. En el ho­tel pa­ra adul­tos Ama­re, de Mar­be­lla, el pre­cio de la ha­bi­ta­ción in­clu­ye un en­tre­na­dor per­so­nal es­pe­cia­li­za­do tam­bién en nu­tri­ción y pér­di­da de pe­so, que da cla­se to­dos los mar­tes y jue­ves a las 9 de la ma­ña­na en el gim­na­sio —abier­to 24 ho­ras— o en la pla­ya que hay fren­te al ho­tel, a elec­ción de los clien­tes, a quie­nes se re­co­mien­da desa­yu­nar fru­ta an­tes de la se­sión y pa­sar por el bu­fé des­pués del en­tre­na­mien­to (ar­tiem­ho­tels.com).

RE­CU­PE­RAR­SE DE UNA LE­SIÓN MUS­CU­LAR.

A la ofer­ta de en­tre­na­do­res per­so­na­les, los ho­te­les en­fo­ca­dos a la sa­lud y el bie­nes­tar su­man la del fi­sio­te­ra­peu­ta. Al­gu­nos, co­mo SHA Well­ness Cli­nic, en Ali­can­te (sha­well­ness­cli­nic.com), cuen­tan con una am­plia plan­ti­lla médica. Y en el Ho­tel Sandy Beach, en Gran Ca­na­ria (ho­tel-sandy-beach.es), ofre­cen te­ra­pias ma­nua­les pa­ra tra­tar la ar­tro­sis de ca­de­ra y ro­di­lla, lum­ba­go o sín­dro­me cer­vi­cal.

CAM­BIAR HÁ­BI­TOS ALIMENTICIOS.

Ca­da vez es más fre­cuen­te que los ho­te­les con­tra­ten a nu­tri­cio­nis­tas pa­ra crear sus car­tas. En el Ho­tel Ur­ban, en Ma­drid (ho­te­lur­ban. com), lo po­nen en prác­ti­ca con sus desa­yu­nos (la co­mi­da que el 91% de los tu­ris­tas pre­fie­re rea­li­zar en el lu­gar don­de se hos­pe­da, se­gún una en­cues­ta de la web de re­ser­vas Ho­tel.in­fo), ri­co en fru­tas y zu­mos. Que no le líen con tér­mi­nos va­cíos co­mo de­tox. Un desa­yuno sa­lu­da­ble se dis­tin­gue pron­to: el que no con­tie­ne pro­duc­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos ni al­ta­men­te azu­ca­ra­dos, di­ce el die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta Da­niel Ur­súa.

AFICIONARSE A ME­DI­TAR.

Su prác­ti­ca mi­ti­ga pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos co­mo an­sie­dad, de­pre­sión o es­trés. Ini­ciar­se en una pla­ya pa­ra­di­sia­ca pue­de sa­cu­dir sus re­ti­cen­cias. Des­de Ar­tiem Ho­tels, di­bu­jan la es­tam­pa: “Con­se­gui­mos que nues­tros hués­pe­des se le­van­ten a las 5.30 de la ma­ña­na pa­ra des­pla­zar­se has­ta la pla­ya de Ma­ca­re­lle­ta, en Me­nor­ca, y dis­fru­tar del ama­ne­cer con una ta­za de té”. Si por el ma­dru­gón no pa­sa, prue­be con el yo­ga acuático de la ri­sa: las car­ca­ja­das tam­bién son te­ra­péu­ti­cas, se­gún la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Ya­le Scien­ti­fic.

GA­NAR SA­LUD CAR­DIA­CA.

Es el efec­to que pa­re­ce te­ner la sau­na en el co­mún de los mor­ta­les, se­gún un re­cien­te es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Fin­lan­dia Orien­tal, que ase­gu­ra que 30 mi­nu­tos en su in­te­rior pro­vo­can una reac­ción car­dio­vas­cu­lar si­mi­lar a la del ejer­ci­cio de in­ten­si­dad me­dia. Aun­que ha­ce fal­ta más in­ves­ti­ga­ción, pro­si­guen los cien­tí­fi­cos, hay pis­tas pa­ra sos­pe­char que su be­ne­fi­cio se de­be a que ba­ja la pre­sión san­guí­nea y au­men­ta la dis­ten­si­bi­li­dad vas­cu­lar (ca­pa­ci­dad de los va­sos san­guí­neos pa­ra dis­ten­der­se y con­traer­se).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.