Pón­ga­le un nom­bre ape­ti­to­so a sus acel­gas.

Le lle­na­rán más.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Mar­ta del Va­lle

Cier­tos men­sa­jes sa­lu­da­bles podrían es­tar boi­co­tean­do su ope­ra­ción posverano. Ir a un res­tau­ran­te “sa­lu­da­ble” o que nos sir­van en­sa­la­da co­mo acom­pa­ña­mien­to a cual­quier pla­to (in­clui­do una ham­bur­gue­sa), po­dría lle­var­nos a pen­sar que to­ma­mos me­nos ca­lo­rías de las que de ver­dad in­ge­ri­mos. Y ha­cer­nos ver que al­go en­gor­da me­nos de lo ha­bi­tual (las ver­sio­nes li­ge­ras de to­do lo ri­co); que co­ma­mos un 35% más; que nos per­mi­ta­mos más ca­pri­chos o re­com­pen­sas por lo bien que lo he­mos he­cho… y que nos sin­ta­mos me­nos lle­nos. Es­to úl­ti­mo fue lo que do­cu­men­tó Alia Crum, in­ves­ti­ga­do­ra del De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de Ya­le (EE UU). “Las eti­que­tas no son so­lo eti­que­tas; evo­can una se­rie de creen­cias […] y afec­tan al pro­ce­so fi­sio­ló­gi­co de los nu­trien­tes que con­su­mi­mos”. Así, Crum ad­vir­tió en su ex­pe­ri­men­to que la gre­li­na (hor­mo­na del ham­bre) des­cen­día mu­cho me­nos tras to­mar un ba­ti­do de vai­ni­lla eti­que­ta­do co­mo ba­jo en ca­lo­rías, cero gra­sas, cero azúcares aña­di­dos y so­lo 140 ca­lo­rías, que tras be­ber otro mar­ca­do con un su­cu­len­to nom­bre y 620 ca­lo­rías. Am­bos eran exac­ta­men­te la mis­ma re­ce­ta, con 300 ca­lo­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.