Am­plíe la bal­da de su ba­ño.

¿Ya le ca­ben va­rios per­fu­mes?

El País - Buena Vida - - SUMARIO - Por Mar­ta del Va­lle

Uti­li­zar siem­pre la mis­ma co­lo­nia ha­ce que, en­se­gui­da, de­je de oler­la. Su ce­re­bro se acos­tum­bra a los aro­mas ha­bi­tua­les y or­de­na que su na­riz no les ha­ga ni ca­so. ¿No se ha da­do cuen­ta de que al ca­bo de po­cos días la vela que com­pró

pa­ra am­bien­tar su sa­lón no le hue­le a na­da? “El ol­fa­to ayu­da a de­tec­tar rá­pi­da­men­te lo nue­vo e ig­no­ra lo abu­rri­do y tí­pi­co”. Lo ex­pli­ca Pamela Dal­ton, psi­có­lo­ga en Mo­nell Che­mi­cal Sen­ses Cen­ter de Phi­la­delp­hia (EE UU), que in­ves­ti­ga las fun­cio­nes de los sen­ti­dos. Es­to ocu­rre so­lo con aque­llos olo­res que no su­po­nen un pe­li­gro pa­ra us­ted, afor­tu­na­da­men­te. Re­cuer­de

que es­te cu­rio­so sen­ti­do, ex­pli­can des­de Qui­ró­nSa­lud,

in­ter­vie­ne en el sa­bor, en las re­la­cio­nes so­cia­les, en el re­cuer­do y en la detección del pe­li­gro. Y to­das esas ta­reas y es­tí­mu­los que de­be ges­tio­nar ha­cen que ne­ce­si­te

des­co­nec­tar de lo me­nos im­por­tan­te, de vez en cuan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.