Hong Kong.

ES LA SE­GUN­DA CIU­DAD MÁS CA­RA DEL MUN­DO, SO­LO POR DE­TRÁS DE SIN­GA­PUR. EL TA­MA­ÑO ME­DIO DE SUS VI­VIEN­DAS ES DE 44 ME­TROS CUA­DRA­DOS: EL ME­NOR DEL PLA­NE­TA. SIN EM­BAR­GO, EL QUE LA CO­NO­CE NO SE LA QUI­TA DE LA CA­BE­ZA. ES EL RE­TRA­TO DE UNA OB­SE­SIÓN.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS JUAN PE­LE­GRÍN

Una ciu­dad su­per­po­bla­da don­de el dim sum con es­tre­lla Mi­che­lin se ha­ce en un lo­cal de co­mi­da rá­pi­da.

Cuan­do se ini­cia el des­cen­so en avión so­bre Hong Kong se ven en el puer­to, to­dos ali­nea­dos, mi­les de con­te­ne­do­res de car­ga mul­ti­co­lo­res que, des­de la al­tu­ra, pa­re­cen pie­zas de Le­go es­pe­ran­do a que al­guien las co­lo­que. A tra­vés de la ven­ta­na, al otro la­do del pa­si­llo, se ob­ser­van cien­tos de al­tí­si­mos edi­fi­cios api­la­dos en las fal­das de las mon­ta­ñas de las is­las que for­man la re­gión. 357 de ellos com­po­nen la lista de la ciu­dad con más ras­ca­cie­los del mun­do. Nue­va York, con 100 me­nos, es la se­gun­da. Si con­ta­mos los edi­fi­cios que su­pe­ran los 100 me­tros de al­tu­ra, la ci­fra es ma­rean­te: 3.212, más del do­ble que Shang­hái, su in­me­dia­ta se­gui­do­ra. La pri­me­ra ciu­dad es­pa­ño­la en ese ran­king es Bar­ce­lo­na –en el pues­to 103–, con 15 to­rres que su­pe­ran el hec­tó­me­tro. En Ma­drid se eri­gen 13. Ja­más se es­tá so­lo en Hong Kong. La Re­gión Ad­mi­nis­tra­ti­va Es­pe­cial es un con­glo­me­ra­do for­ma­do por una pe­nín­su­la y 236 is­las. Su te­rri­to­rio es mon­ta­ño­so y, ade­más de por los ras­ca­cie­los, sor­pren­de la den­si­dad del bos­que que sir­ve co­mo fon­do a to­das esas ma­sas de ce­men­to. Es­tas mon­ta­ñas, que apor­tan al­go de cal­ma, son, a la vez, uno de sus gran­des pro­ble­mas. La su­per­fi­cie útil pa­ra cons­truir de la zo­na no lle­ga al 25%, y en es­tos momentos, sin re­cu­rrir a so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas, por no de­cir fu­tu­ris­tas, no ca­be ni una ca­sa más. Y las que ya exis­ten tie­nen unos pre­cios desor­bi­ta­dos. Aquí ha­bi­tan 6.349 per­so­nas por ki­ló­me­tro cua­dra­do. En Te­ruel o So­ria no llegan a 10.

Un es­pa­cio ati­bo­rra­do de gen­te no qui­ta que Hong Kong es­té lleno de atrac­ti­vos pa­ra to­do ti­po de via­je­ros. Una vez que te has acos­tum­bra­do a los pe­cu­lia­res olo­res que asal­tan al lle­gar, es po­si­ble dis­fru­tar de una de esas ciu­da­des en las que se dice que la vi­da nun­ca se da un res­pi­ro, es­pe­cial­men­te en sus mer­ca­dos, con pues­tos de pes­ca­do vi­vo y cas­que­ría en ca­da rin­cón. El dis­tri­to Cen­tral, en la is­la prin­ci­pal, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia más es­pi­ri­tual, lle­na de ca­lor e in­cien­so, en uno de sus mu­chos tem­plos que co­exis­ten con los lo­ca­les y tien­das más mo­der­nos y lu­jo­sos del pla­ne­ta.

Los co­ches de Tesla se de­jan ver con fre­cuen­cia en­tre los atas­cos, y al­guno de ellos pue­de apar­car cer­ca del cu­rio­so y fa­mo­so mer­ca­do de an­ti­güe­da­des de Up­per Las­car Row o del de Ja­de, en la siem­pre ac-

1 Ai­res acon­di­cio­na­dos por do­quier. Ca­da ca­sa tie­ne su pro­pio apa­ra­to de re­fri­ge­ra­ción, que su­po­ne el 30% del to­tal del gas­to de ener­gía de la ciu­dad. El cos­te es de unos 10 cén­ti­mos la ho­ra.

2 An­da­mios de bam­bú. Así se cons­tru­yen los ras­ca­cie­los en Hong Kong. El In­ter­na­tio­nal Com­mer­ce Cen­tre es el edi­fi­cio más al­to, con 484 me­tros, y el 9º del mun­do.

ti­va Nat­han Road, la ar­te­ria prin­ci­pal que une los dis­tri­tos de Yau Ma Tei y Tsim Sha Tsui, en la su­per­fi­cie con­ti­nen­tal.

Y es po­si­ble co­mer a cual­quier

ho­ra. Los pues­tos al ai­re li­bre te lla­man con­ti­nua­men­te. No hay ho­ras fi­jas pa­ra co­mer, sino que du­ran­te to­do el día y to­da la no­che hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra de­jar­se se­du­cir por el dim sum ca­lle­je­ro, el pa­to que cuel­ga re­cién tos­ta­do en los ten­de­re­tes o al­go sin lo que na­die de­be­ría ir­se de es­te lu­gar, los cé­le­bres egg waf­fles (bu­ñue­los de hue­vo), que se ven­den en cien­tos de lo­ca­les que sal­pi­can las vías de la re­gión.

Pe­ro no to­do aquí es es­tre­san­te. En una de las ori­llas de la bahía que­da un re­duc­to de la an­ti­gua co­lo­nia bri­tá­ni­ca. O, me­jor, de su for­ma de vi­da. Con­cre­ta­men­te, en el pe­que­ño ba­rrio pes­que­ro de Lei Yue Mun, que con­tem­pla des­de le­jos el im­pa­ra­ble cre­ci­mien­to ver­ti­cal. Ca­sas ba­jas, en su ma­yo­ría en fran­ca de­ca­den­cia, ven sa­lir los mi­núscu­los bar­cos que a su vuel­ta lle­van la ma­te­ria pri­ma a al­gu­nos de los me­jo­res o más au­tén­ti­cos lo­ca­les de pes­ca­do de la me­ga­ló­po­lis.

Pa­ra Ken Yu, chef del res­tau­ran­te Hung Tong, en el Kerry Ho­tel, el pes­ca­do es, pre­ci­sa­men­te, uno de los me­jo­res in­gre­dien­tes que hay en Hong Kong. “El res­to de­pen­de de las es­ta­cio­nes. En ve­rano, por ejem­plo, dis­po­ne­mos de mag­ní­fi­cas se­tas”, cuen­ta. El co­ci­ne­ro no se con­for­ma con lo que se en­cuen­tra en los al­re­de­do­res; y de sus fo­go­nes sa­len pla­tos co­mo el cer­do ibé­ri­co a la bar­ba­coa con si­ro­pe de ar­ce.

Has­ta Mic­key Mou­se tie­ne una

ca­si­ta aquí. La is­la de Lan­tau, la ma­yor de cuan­tas se in­te­gran en la re­gión es, en sí mis­ma, un des­tino en el que po­der dis­fru­tar du­ran­te va­rios días. El bu­da gi­gan­te (Tian Tan Budd­ha) la do­mi­na des­de el año

1993, en lo al­to del has­ta en­ton­ces tran­qui­lo mo­nas­te­rio de Po Lin. A sus pies, es­plén­di­das pla­yas, lu­jo­sos cen­tros co­mer­cia­les y, pa­ra los pe­que­ños, el par­que te­má­ti­co Hong Kong Dis­ney­land.

De vuel­ta a la is­la prin­ci­pal, una im­pac­tan­te pa­no­rá­mi­ca le es­pe­ra si sube al mirador del Peak (tam­bién co­no­ci­do co­mo Pico Vic­to­ria). De­trás de los ár­bo­les que cu­bren el mon­te, sur­ge a la ori­lla de la bahía una ma­sa de ras­ca­cie­los. Al­gu­nos de ellos es­tán di­vi­di­dos en mi­ni­apar­ta­men­tos de me­nos de 20 me­tros cua­dra­dos. Otros, in­clu­so, en los lla­ma­dos “pi­sos ataúd”, don­de por unos

300 eu­ros el in­qui­lino dis­po­ne de 2 me­tros cua­dra­dos pa­ra co­lo­car un col­chón y un po­co de pa­red don­de col­gar sus bár­tu­los. Al tu­ris­ta, ajeno a esa es­tre­chez, le in­va­di­rá la cal­ma. Pa­ra­do­jas de una ciu­dad adic­ti­va.

9 Pues­to del mer­ca­do de Hung Hom. Es to­do un es­pec­tácu­lo. Pes­ca­do vi­vo, cas­que­ría y las ver­du­ras más exó­ti­cas se ape­lo­to­nan en los mer­ca­dos de co­mi­da, siem­pre ates­ta­dos de gen­te.10 Un cru­ce­ro al atar­de­cer. La bahía de Kow­loon es­tá per­ma­nen­te­men­te sur­ca­da por bar­cos que rea­li­zan vi­si­tas pa­ra los tu­ris­tas. Múl­ti­ples com­pa­ñías las ofre­cen a par­tir de 20 eu­ros.

7 La ta­pa om­ni­pre­sen­te. Los dum­plings (ma­sa de ha­ri­na co­ci­da al va­por ha­bi­tual­men­te re­lle­na) son una de las co­mi­das más tra­di­cio­na­les de la an­ti­gua co­lo­nia in­gle­sa. Los lo­ca­les de la ca­de­na Din Tai Fung los sir­ven de mil ma­ne­ras.

8 Co­mi­da ca­lle­je­ra im­pro­nun­cia­ble. Egg waf­fles, bo­llos de pi­ña (sin pi­ña en su pre­pa­ra­ción), cheung fun (ro­llos de fi­deos de arroz) o bo­las de pes­ca­do al curry son al­gu­nos de los pla­tos más po­pu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.