GUÍA DE VIA­JE

LU­JO, RES­TAU­RAN­TES Y COM­PRAS IN­CLU­SO NOC­TUR­NAS, SE MEZ­CLAN CON RU­TAS ES­PI­RI­TUA­LES Y EL MA­YOR BU­DA DEL MUN­DO.

El País - Buena Vida - - ENTORNO -

VO­LAR SIN PA­RAR.

Cat­hay Pa­ci­fic vue­la des­de Ma­drid (cinco ve­ces por se­ma­na) y Bar­ce­lo­na (cua­tro vue­los se­ma­na­les) a par­tir de 609 eu­ros. A la vuel­ta no le preo­cu­pe lle­gar pron­to al ae­ro­puer­to. La ae­ro­lí­nea aca­ba de abrir The Deck, su es­pec­ta­cu­lar nue­vo loun­ge en el ae­ro­puer­to de Hong Kong don­de me­re­ce la pe­na pa­sar un ra­to. Ade­más de te­rra­za pa­no­rá­mi­ca con vis­tas a las pis­tas y un com­ple­to au­to­ser­vi­cio, en el bar Nood­le pre­pa­ran al ins­tan­te un buen nú­me­ro de pla­tos asiá­ti­cos. Los fi­deos won­ton y el dim sum son las es­pe­cia­li­da­des.

CA­MAS PA­RA TO­DOS LOS BOL­SI­LLOS.

Tsim Sha Tsui es una ani­ma­da zo­na jun­to a la bahía, per­fec­ta co­mo ba­se de ope­ra­cio­nes. Pue­de alo­jar­se en el Kerry Ho­tel des­de 140 eu­ros la no­che, un com­ple­jo lu­mi­no­so con unas vis­tas ma­ra­vi­llo­sas en to­das sus plan­tas, con cua­tro res­tau­ran­tes y dos ba­res, to­dos con te­rra­zas. Hung Tong es­tá es­pe­cia­li­za­do en co­ci­na can­to­ne­sa y es la op­ción más lo­cal. En el co­ra­zón de la zo­na fi­nan­cie­ra es­tá el Four Sea­sons Ho­tel, con cua­tro res­tau­ran­tes, uno de ellos con tres es­tre­llas Mi­che­lin y otro con dos. Des­de 432 eu­ros la no­che. Una op­ción eco­nó­mi­ca de alo­ja­mien­to, pe­ro no por ello de me­nos ca­li­dad o peor si­tua­da: el Tu­ve, un ho­tel mo­derno, den­tro de un ba­rrio con mu­cha ac­ti­vi­dad lo­cal, rodeado de pues­tos de co­mi­da y tien­das de ro­pa. Des­de 95 eu­ros por no­che.

‘NOODLES’ Y ‘DIM SUM’ CON ES­TRE­LLA MI­CHE­LIN.

Las va­rie­da­des del res­tau­ran­te Din Tai Fung son ca­si interminables, to­das ex­ce­len­tes. Tie­nen va­rios lo­ca­les, el de Nat­han Road es el más ani­ma­do. Hung Tong Sam­sen, más eco­nó­mi­co, es un res­tau­ran­te de noodles al es­ti­lo de Bang­kog alo­ja­do en el in­te­rior de una an­ti­gua tien­da jun­to a la his­tó­ri­ca Ca­sa Azul, en Wan Chai.

‘STREET FOOD’ Y ES­PEC­TÁCU­LO NOC­TURNO.

Ca­da día, cuan­do ano­che­ce, los ras­ca­cie­los se ilu­mi­nan con un es­pec­tácu­lo de lu­ces. Du­ra so­bre un cuar­to de ho­ra y uno de los me­jo­res si­tios pa­ra ver­lo es la te­rra­za del bar Eye, en Vic­to­ria Har­bour (30/F, Is­qua­re, 63 Nat­han Road). Des­pués, una op­ción es ca­mi­nar has­ta el Tem­ple Street Night Mar­ket, un bu­lli­cio­so mer­ca­do noc­turno en el que las com­pras tal vez no val­gan de­ma­sia­do, pe­ro el am­bien­te, los pues­tos de co­mi­da ca­lle­je­ra y las atrac­cio­nes a su al­re­de­dor ha­cen que el pa­seo me­rez­ca la pe­na.

CO­MO EL ME­TRO, PE­RO CON VIS­TAS.

Los bar­cos ver­des de la com­pa­ñía Star Ferry fue­ron los pri­me­ros que cru­za­ron la bahía pa­ra co­nec­tar la is­la de Hong Kong con Kow­loon, en el con­ti­nen­te. Aquel pri­mer via­je fue en 1888. Hoy los usan los tu­ris­tas y tam­bién los lo­ca­les pa­ra pa­sar de un la­do al otro de­bi­do a su ba­jo pre­cio: me­nos de 50 cén­ti­mos de eu­ro por trayecto.

MER­CA­DO DE JA­DE.

En el cru­ce en­tre Kan­su Street y Battery Street se en­cuen­tra es­te en­jam­bre de pues­tos don­de ven­den to­do ti­po de ob­je­tos re­la­cio­na­dos con el ja­de. Des­de la mis­ma pie­dra a pen­dien­tes, ani­llos, col­gan­tes o amu­le­tos. Si le gus­tan los aba­lo­rios re­ser­ve un buen ra­to pa­ra es­ta visita.

MO­NAS­TE­RIO PO LIN Y EL GRAN BU­DA.

En la is­la de Lan­tau. No de­be per­dér­se­los. El Bu­da gi­gan­te do­mi­na la zo­na en una de las es­tam­pas más ca­rac­te­rís­ti­cas de Hong Kong. Se pue­de lle­gar en ferry o en me­tro. Suba has­ta Nong Vi­lla­ge en el te­le­fé­ri­co Ngong Ping 360, y una vez allí so­lo que­dan 269 es­ca­lo­nes pa­ra con­tem­plar de cer­ca el bu­da ma­yor del mun­do. En Lan­tau es­tá tam­bién Dis­ney­land Hong Kong o, más es­pi­ri­tual, el ca­mino de la sa­bi­du­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.