Ha­ga yo­ga. Don­de sea.

No to­do va­le, pe­ro es me­jor que na­da.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - Por Mar­ta del Va­lle

Es la úl­ti­ma idea de una ae­ro­lí­nea pa­ra re­la­jar a sus pa­sa­je­ros. No nos ex­tra­ña... Se­gún una en­cues­ta de Jet­cost, un bus­ca­dor de vue­los, de los 3.000 pa­sa­je­ros pre­gun­ta­dos (500 bri­tá­ni­cos, es­pa­ño­les, ale­ma­nes, ita­lia­nos, por­tu­gue­ses y fran­ce­ses), su­frie­ron (por or­den) por te­ner un com­pa­ñe­ro de fi­la afi­cio­na­do al al­cohol y la fies­ta, que ha­bla muy al­to, que ocu­pa par­te de nues­tro es­pa­cio, que su­da de­ma­sia­do, tie­ne un ni­ño que no pa­ra de be­rrear (aun­que los que­ra­mos mu­cho,

en oca­sio­nes ha­cen al­go más que llo­rar y tie­ne ese nom­bre) o es una lar­gar­ti­ja de mal asien­to. Y eso es­tre­sa. Bien pa­ra eva­dir­nos de se­me­jan­te es­ce­na, bien por ob­te­ner sim­ple­men­te sus in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios, to­dos los pa­sa­je­ros de Cat­hay Pa­ci­fic y Cat­hay Dra­gon pue­den en­cen­der sus mo­ni­to­res y se­guir una re­la­jan­te se­sión, sin le­van­tar­se de su asien­to (cla­se tu­ris­ta in­clui­da, com­pro­ba­do), de la mano de los fun­da­do­res de Pu­re Yo­ga, una gran ca­de­na de cen­tros en Pe­kin, Shang­hái, Sin­ga­pur, Tai­péi y Nue­va York. Ade­más, me­jo­ra la cir­cu­la­ción y la mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar. “La ne­ce­si­dad de le­van­tar­se y ob­te­ner el bom­beo de san­gre es im­por­tan­te du­ran­te un vue­lo y el yo­ga es una for­ma in­no­va­do­ra de con­se­guir­lo”, ex­pli­ca Si­mon Cuth­bert, di­rec­to­ra de Pla­ta­for­mas

y Co­nec­ti­vi­dad de la ae­ro­lí­nea. Así tam­bién se aho­rran a los co­rre­pa­si­llos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.