Las cre­mas hoy son más efi­ca­ces que nun­ca, y mu­chas lle­van los mis­mos ac­ti­vos de siem­pre.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - It­ziar Sal­ce­do POR

¿Qué es lo que ha cam­bia­do?

Par­te de la efi­ca­cia de la cos­mé­ti­ca de­pen­de de dón­de se que­de la car­ga de ac­ti­vos que lle­va. El me­jor, más in­no­va­dor y ca­ro in­gre­dien­te idea­do pa­ra in­ter­ve­nir en las cé­lu­las del in­te­rior no ser­vi­rá de ab­so­lu­ta­men­te na­da si se que­da en la su­per­fi­cie. No hay ne­ce­si­dad nin­gu­na de que la gli­ce­ri­na bu­cee en las pro­fun­di­da­des: es un pro­duc­to cu­ya mi­sión primordial es ser­vir de oclu­si­vo pa­ra que no se eva­po­re la hu­me­dad de nues­tra piel y su lu­gar es­tá en la epi­der­mis, la ca­pa más su­per­fi­cial de es­ta. Pe­ro sí ne­ce­si­ta­mos que, por ejem­plo, las sus­tan­cias an­ti­man­chas al­can­cen las cé­lu­las que las pro­vo­can; o que in­te­rrum­pan los pro­ce­sos por los que los pig­men­tos que­dan en­ce­rra­dos en las es­ca­mas que for­man la ca­pa más ex­ter­na de la piel; o que las mo­lé­cu­las an­ti­edad des­ac­ti­ven cier­tos me­ca­nis­mos que de­gra­dan el co­lá­geno y la elas­ti­na, por po­ner dos ejem­plos, y que ocu­rren a par­tir de en­tre 0,05 y 1,5 mi­lí­me­tros del ex­te­rior (don­de em­pie­za la ca­pa me­dia o der­mis del ros­tro)… Así con­si­guen que ca­da co­sa lle­gue a su des­tino.

CCon­quis­tar la su­per­fi­cie es fá­cil, pe­ro en la far­ma­co­pea, la der­mo­cos­mé­ti­ca y la cos­me­to­lo­gía, la na­no­tec­no­lo­gía ha pues­to en vi­gor un pa­sa­por­te ca­paz de tras­pa­sar cier­tas fron­te­ras y lle­gar a las cé­lu­las de la piel por vía tó­pi­ca. Has­ta su irrup­ción, es­te efec­to so­lo se lo­gra­ba a tra­vés de pin­cha­zos o con la ayu­da de apa­ra­to­lo­gía mé­di­co-es­té­ti­ca. Hoy, ac­ti­vos mi­núscu­los y vehícu­los co­mo los li­po­so­mas, na­no­so­mas… lo lo­gran. Sin em­bar­go, co­mo ocu­rre en to­dos los via­jes, aun­que el vehícu­lo de trans­por­te sea rá­pi­do y efi­caz, hay que con­tar con los ele­men­tos que pue­den en­tor­pe­cer la lle­ga­da a des­tino. Pa­ra em­pe­zar, la ley: a la cos­mé­ti­ca so­lo se le per­mi­te ac­tuar en la su­per­fi­cie, un lí­mi­te al­go di­fu­so que los fa­bri­can­tes in­ten­tan so­bre­pa­sar sin me­ter­se en pro­ble­mas (em­pe­za­rían a con­si­de­rar­se pro­duc­tos mé­di­cos y ten­dría­mos que des­pe­dir­nos de com­prar­los sin re­ce­ta). Y pa­ra se­guir, la mi­sión fun­da­men­tal de la piel –pro­te­ger el res­to del or­ga­nis­mo–, que de­ter­mi­na su ca­si in­fran­quea­ble cons­truc­ción: “Por de­fi­ni­ción es un ór­gano cu­yas es­truc­tu­ras es­tán di­se­ña­das pa­ra for­mar un es­cu­do pro­tec­tor que im­pi­de se­lec­ti­va­men­te el pa­so de al­gu­nas sus­tan­cias y mi­cro­or­ga­nis­mos”, afir­ma Ma­ría Te­re­sa Ba­raho­na, di­rec­to­ra mé­di­ca de la Uni­dad de Me­di­ci­na Es­té­ti­ca de las Clí­ni­cas Ma­to Ansorena en Ma­drid; “no obs­tan­te, es permea­ble y tie­ne una cier­ta ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción”.

Hay va­rias puer­tas de en­tra­da.

¿Qué de­ter­mi­na di­cha ca­pa­ci­dad? Res­pon­de Isa­bel So­ria, far­ma­céu­ti­ca y di­rec­to­ra de For­ma­ción de los la­bo­ra­to­rios Pie­rre Fa­bre Der­mo­cos­mé­ti­ca: “Es un pro­ce­so bio­ló­gi­co com­ple­jo. El pri­mer es­co­llo que tie­ne que su­pe­rar cual­quier prin­ci­pio ac­ti­vo es el es­tra­to cór­neo, la ca­pa más su­per­fi­cial”. Co­mo ex­pli­ca Ch­ris­top­her H. Hensby, crea­dor de Ce­ra­vé, las cre­mas for­mu­la­das pa­ra ato­pías y der­ma­ti­tis que más se ven­den en EE UU, “tra­di­cio­nal­men­te se uti­li­za un sí­mil con la­dri­llos y mor­te­ro pa­ra ex­pli­car su es­truc­tu­ra: los cor­neo­ci­tos [su­po­nen el 80% del es­tra­to cór­neo] son los la­dri­llos, y los lí­pi­dos in­ter­ce­lu­la­res –con­for­ma­dos prin­ci­pal­men­te por ce­ra­mi­das (son en­tre el 40% y el 50%) y co­les­te­rol– son el mor­te­ro”. No es un mu­ro in­fran­quea­ble. Su apa­ren­te so­li­dez tie­ne grie­tas: “Con la edad se re­du­cen las ce­ra­mi­das y el co­les­te­rol [el mor­te­ro pier­de con­sis­ten­cia]. Ade­más de que en la ma­yo­ría de las pa­to­lo­gías de la piel, in­clui­da la se­que­dad, es­ta es­truc­tu­ra no es uni­for­me in­clu­so en aque­llos ca­sos en los que su apa­rien­cia sea nor­mal. En pa­cien­tes se­ve­ros pue­de has­ta no exis­tir”.

Por su gro­sor, la piel de las plan­tas de los pies y las pal­mas de las ma­nos ha­cen que sea más di­fí­cil que un ac­ti­vo pe­ne­tre.

Aun en per­fec­to es­ta­do, mu­chas cre­mas po­drían co­lar­se: “En ge­ne­ral, es­tá acep­ta­do que pa­ra que un ac­ti­vo pe­ne­tre, su pe­so mo­le­cu­lar de­be ser in­fe­rior a 500 dal­tons [uni­dad de ma­sa]. Y la gran ma­yo­ría de los que se uti­li­zan en cos­mé­ti­ca lo cum­plen”, cer­ti­fi­ca H. Hensby. Y, ade­más, es­tán los fo­lícu­los pi­lo­sos y las glán­du­las su­do­rí­pa­ras, –cu­ya ba­se se ha­lla en la ca­pa me­dia, la der­mis, don­de tam­bién se en­cuen­tran la ma­yo­ría de cé­lu­las y pro­ce­sos que se quie­ren in­ter­cep­tar–, y tie­nen sa­li­da di­rec­ta al ex­te­rior que las emul­sio­nes pue­den uti­li­zar de vía de en­tra­da.

La piel a ve­ces es­tá más re­cep­ti­va.

¿Sig­ni­fi­ca que to­dos los cos­mé­ti­cos tie­nen ya un vi­sa­do per­ma­nen­te? “Los com­pues­tos, efec­ti­va­men­te, pue­den atra­ve­sar di­cha ca­pa en fun­ción de su so­lu­bi­li­dad, pe­so mo­le­cu­lar, vehícu­lo de trans­por­te, et­cé­te- ra”, con­ti­núa So­ria; “pe­ro ade­más de es­tos fac­to­res, en­tran en jue­go otras va­rian­tes in­di­vi­dua­les co­mo la edad, el ti­po de piel, la zo­na don­de se apli­que, las con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, la tem­pe­ra­tu­ra, el pH…”.

Por ejem­plo, du­ran­te el em­ba­ra­zo “la ca­pa­ci­dad de pe­ne­tra­ción es ma­yor, ya que el au­men­to na­tu­ral del flu­jo san­guí­neo la fa­vo­re­ce; de ahí que ac­ti­var la mi­cro­cir­cu­la­ción san­guí­nea de la zo­na en la que se apli­ca un cos­mé­ti­co sea un buen com­pa­ñe­ro de via­je pa­ra las sus­tan­cias. Lo mis­mo pa­sa con el ca­lor, ya que el frío pro­vo­ca la va­so­cons­tric­ción y re­tar­da la ve­lo­ci­dad del

des­pla­za­mien­to”, ar­gu­men­ta Paloma Cor­ne­jo, der­ma­tó­lo­ga y miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía. En cuan­to al es­ta­do de la piel, apun­ta, cuan­to más al­to sea el gra­do de hi­dra­ta­ción del te­ji­do (se mi­de en NMF, del in­glés Na­tu­ral Mois­tu­ri­zing Fac­tor), ma­yor se­rá la ve­lo­ci­dad de trán­si­to.

La can­ti­dad de gra­sa acu­mu­la­da en los po­ros y fo­lícu­los pi­lo­sos son tam­bién obs­tácu­los a sal­var, se­gún Cris­ti­na Gal­mi­che, fa­cia­lis­ta: “A la hi­dra­ta­ción hay que aña­dir otro fac­tor esen­cial pa­ra fa­vo­re­cer la pe­ne­tra­ción de ac­ti­vos: la oxi­ge­na­ción del te­ji­do. Si los con­duc­tos ex­cre­to­res de los fo­lícu­los y los po­ros es­tán obs­trui­dos, por muy li­po­so­ma­da que sea una fór­mu­la los pa­sa­je­ros tar­da­rán mu­cho más en lle­gar o in­clu­so se que­da­rán por el ca­mino”. y di­fu­sión de los mis­mos en los te­ji­dos”. Así de­fi­ne la der­ma­tó­lo­ga Paloma Cor­ne­jo a es­tas es­fe­ras o ve­sí­cu­las que han re­vo­lu­cio­na­do la for­mu­la­ción ga­lé­ni­ca de fár­ma­cos y cos­mé­ti­cos. Ini­cial­men­te se de­no­mi­na­ron “ban­go­so­mas”, des­pués de que Alec Dou­glas Bang­ham (1921-2010), un bio­fí­si­co in­glés, los des­cu­brie­ra en 1965. No fue has­ta los años 80 cuan­do los la­bo­ra­to­rios cos­mé­ti­cos co­men­za­ron a dar­le cré­di­to a las ven­ta­jas de es­te nue­vo vehícu­lo de trans­por­te in­ter­ce­lu­lar. De he­cho, la pri­me­ra cre­ma li­po­so­ma­da no vio la luz has­ta 1986, se lla­ma­ba Cap­tu­re y la lan­zó Dior. Co­mo to­do, los pri­me­ros li­po­so­mas te­nían de­fec­ti­llos: el hí­ga­do y el ba­zo los fa­go­ci­ta­ban con ra­pi­dez. Era un trans­por­te so­lo ap­to pa­ra de­ter­mi­na­das sus­tan­cias, por­que la ve­sí­cu­la se des­mo­ro­na­ba rá­pi­da­men­te y los ac­ti­vos que con­te­nían po­dían ha­cer más da­ño que be­ne­fi­cio, y ca­re­cían de la ca­pa­ci­dad de li­be­rar a sus pa­sa­je­ros de manera pro­gre­si­va. Aho­ra, gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, los li­po­so­mas ad­mi­ten pa­sa­je­ros de to­do ti­po y los van li­be­ran­do pro­gre­si­va­men­te. Ade­más, aun va­cíos, da­da su com­po­si­ción bio­ló­gi­ca y bio­mi­mé­ti­ca (afín a las cé­lu­las) tie­nen pro­pie­da­des re­pa­ra­do­ras del es­tra­to cór­neo y me­jo­ran la fun­ción ba­rre­ra; son an­ti­in­fla­ma­to­rios, bac­te­ri­ci­das, cla­ri­fi­can­tes (uni­fi­can el tono del cu­tis) y se­bo­rre­gu­la­do­res. Un cho­llo al que la na­no­tec­no­lo­gía ha apor­ta­do una ven­ta­ja más: dis­mi­nuir­los has­ta lo mi­cros­có­pi­co ge­ne­ran­do los na­no­so­mas. “La na­no­tec­no­lo­gía es la ma­ni­pu­la­ción de la ma­te­ria a es­ca­la ató­mi­ca y mo­le­cu­lar pa­ra pro­du­cir nue­vas es­truc­tu­ras, dis­po­si­ti­vos y ma­te­ria­les con di­men­sio­nes nano ( en­tre 1-250 nm)”, afir­ma Ana To­rrens, di­rec­to­ra de I+D de los la­bo­ra­to­rios Ses­der­ma, pio­ne­ros en Es­pa­ña en for­mu­la­cio­nes der­mo­cos­mé­ti­cas li­po y na­no­so­mia­das, que ac­túan de manera di­fe­ren­te en las dis­tin­tas ca­pas de la piel. “En la su­per­fi­cie su ac­ción es cos­mé­ti­ca y de lim­pie­za; en las ca­pas me­dias, de pro­tec­ción y antioxidante; en las ca­pas más pro­fun­das, el liposoma co­rri­ge di­ver­sos pro­ble­mas y pue­de ac­tuar co­mo des­pig­men­tan­te, an­tien­ve­je­ci­mien­to, an­ti­ce­lu­lí­ti­co y re­pa­ra­do­ra o epi­te­li­zan­te”, afir­ma la ex­per­ta. ¿Qué ac­ti­vos po­de­mos li­po­so­mar? “Aque­llos que que­re­mos que pro­fun­di­cen en la piel. Si bus­ca­mos un efec­to en la su­per­fi­cie, en cam­bio, no se­rá ne­ce­sa­rio li­po­so­mar el prin­ci­pio ac­ti­vo”, con­clu­ye. Te­nien­do en cuen­ta que un na­nó­me­tro es un mi­llón de ve­ces más pe­que­ño que un mi­lí­me­tro y que en él ca­ben has­ta 5 áto­mos en fi­la, no hay du­da de que he­mos via­ja­do de lo di­mi­nu­to a lo mi­cros­có­pi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.