Ha­blan­do de be­lle­za…

CHAR­LA­MOS DE BE­LLE­ZA CON QUIE­NES IDEAN LOS CUI­DA­DOS DE LA PIEL. ES­TE MES, CE­LES­TE GROSS­GOLD, DI­REC­TO­RA MUN­DIAL DE DE­CLÉOR.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Mar­ta del Va­lle

Có­mo ven­der cos­mé­ti­ca en me­dio de reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas y pos­ver­dad.

V“¡Ven­ga ya! Me cria­ron dos fe­mi­nis­tas, mi abue­la y mi ma­dre, que so­lían bur­lar­se de mí di­cien­do que có­mo una mu­jer in­te­li­gen­te po­día ocu­par su tiem­po pen­san­do en cham­pús y acon­di­cio­na­do­res. Qué equi­vo­ca­das es­ta­ban… Tra­ba­jar en cos­mé­ti­ca im­pli­ca ha­blar de so­cio­lo­gía, de la po­si­ción de la mu­jer, de la es­té­ti­ca y su rol. Es una in­dus­tria fas­ci­nan­te en un mo­men­to úni­co: nun­ca an­tes se ha­bía ge­ne­ra­do tan­ta con­ver­sa­ción so­bre qué es la be­lle­za y el gé­ne­ro”. Gross­gold co­no­ce bien el ne­go­cio. Lle­va más de 20 años en él y es par­te del cam­bio: “Hoy las mu­je­res son más cons­cien­tes de qué, có­mo y por qué con­su­men. La cos­mé­ti­ca es la nue­va nu­tri­ción: que­re­mos sa­ber qué nos po­ne­mos en la piel. Ya no se pue­den lan­zar pro­duc­tos por­que sí, no va­le una ima­gen bo­ni­ta y un claim su­ge­ren­te. Se bus­ca sa­lud. So­mos tan cons­cien­tes de la po­lu­ción, el ca­len­ta­mien­to glo­bal…, que ele­gi­mos pro­duc­tos sa­lu­da­bles, pe­ro tam­bién que apor­ten sen­sa­ción de bie­nes­tar: que­re­mos ver­nos bien y sen­tir­nos bien. Y se exi­ge trans­pa­ren­cia”. Las mu­je­res, con­ti­núa, ya no com­pran por mo­da: “El 82% no bus­ca en Goo­gle mar­cas o nom­bres de cre­mas, sino que te­clea in­gre­dien­tes. Los que más, los acei­tes esen­cia­les, ba­se del 100% de nues­tra lí­nea. Por eso han cam­bia­do tan­to las eti­que­tas: aho­ra no lle­van nom­bres in­ven­ta­dos, sino ac­ti­vos re­co­no­ci­bles”.

Lo que sí ad­mi­te que fun­cio­na son los tér­mi­nos ve­gano, cruelty free (no tes­ta­do en ani­ma­les), raw (cru­do)… “Pe­ro es­to so­lo es pa­ra una par­te de las con­su­mi­do­ras, el nú­cleo du­ro de las bus­ca­do­ras de lo na­tu­ral

“El cri­te­rio por el que la cien­cia mi­de la efi­ca­cia de una cre­ma es de­ma­sia­do car­te­siano. No es­tá adap­ta­do pa­ra eva­luar la sen­so­ria­li­dad”, Ce­les­te Gross­gold, di­rec­to­ra mun­dial de De­cléor.

“Me sor­pren­de que las mu­je­res sean tan cré­du­las con las cre­mas que nun­ca com­pra­rán mar­cas de gran con­su­mo. No con­fían en las grandes cor­po­ra­cio­nes”, ase­gu­ra. En De­cléor tie­nen pro­duc­tos ve­ga­nos, “aun­que no to­dos, por­que al­gu­nos in­clu­yen ce­ra de abe­ja –y no ven­de­mos en Chi­na (lo que su­po­ne un pro­ble­ma pa­ra L’Orèal) por­que no tes­ta­mos en ani­ma­les [co­mo nin­gu­na mar­ca que quie­ra ven­der en Eu­ro­pa], pe­ro no lo usa­mos co­mo re­cla­mo. Nues­tros va­lo­res son la na­tu­ra­li­dad, la ex­pe­rien­cia y lo te­ra­péu­ti­co: no so­mos me­di­ci­na, pe­ro so­mos más que cui­da­do de la piel por­que usa­mos acei­tes esen­cia­les”. A los ata­ques ha­cia la aro­ma­te­ra­pia (uso de acei­tes esen­cia­les pa­ra me­jo­rar la sa­lud y pro­vo­car sen­sa­ción de bie­nes­tar, se­gún Ya­le) co­mo una pseu­do­cien­cia, res­pon­de fir­me: “El cri­te­rio por el que la cien­cia mi­de la efi­ca­cia es de­ma­sia­do car­te­siano. No es­tá adap­ta­do pa­ra eva­luar la sen­so­ria­li­dad”.

Aro­mes­sen­ce La­van­du­la Iris, Se­rum-hui­le fer­me­té; Pro­la­gè­ne Lift Soin Yeux Lift Fer­me­té, de De­cléor. Con acei­te esen­cial de iris, que man­tie­ne la fir­me­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.