Jor­da­nia.

AN­TES DE QUE LLE­GUEN TO­DOS

El País - Buena Vida - - SUMARIO -

Uno de los lu­ga­res más vis­tos del pla­ne­ta gra­cias a In­dia­na Jo­nes en el que, sin em­bar­go, no ha­rá co­la (aún).

el pri­mer se­mes­tre de es­te año ca­si 10.000 es­pa­ño­les vi­si­ta­ron el reino ha­che­mi­ta. Es una ci­fra muy mo­des­ta, aun­que su­po­ne un in­cre­men­to del 62% res­pec­to a 2017. El des­tino de la ma­yo­ría de ellos fue Amán, la ca­pi­tal, en la que aho­ra vi­ven al­go más de cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas. La ciu­dad no siem­pre ha si­do tan po­pu­lo­sa. Tras un pe­rio­do de flo­re­ci­mien­to y es­plen­dor –una he­ren­cia es el tea­tro ro­mano con ca­pa­ci­dad pa­ra 6.000 es­pec­ta­do­res del si­glo II–, per­ma­ne­ció ca­si aban­do­na­da has­ta me­dia­dos del XIX, cuan­do unas de­ce­nas de cir­ca­sia­nos, una et­nia del Cáu­ca­so, se asen­ta­ron en sus rui­nas. El cre­cien­te po­der eco­nó­mi­co del con­jun­to del país, la ex­tra­ña paz de la que dis­fru­ta y las olea­das de re­fu­gia­dos, fun­da­men­tal­men­te pa­les­ti­nos, hi­cie­ron que Amán pa­sa­ra de aco­ger un mi­llón de ha­bi­tan­tes, en 1990, a cua­dru­pli­car su nú­me­ro 25 años más tar­de, los cua­tro mi­llo­nes de hoy.

La ca­pi­tal de Jor­da­nia es una ciu­dad ára­be, de eso no ca­be la me­nor du­da. Bu­lli­cio, ja­leo y gen­te por las ca­lles, en los ca­fés y en las te­rra­zas a to­das ho­ras, sí. Pe­ro que con­vi­ve con un trá­fi­co más so­se­ga­do, ca­si oc­ci­den­tal, y una fal­ta de pin­to­res­quis­mo que pue­de des­orien­tar. Su cie­lo es­tá do­mi­na­do por al­gu­nos ras­ca­cie­los. En el ba­rrio de las em­ba­ja­das se reúnen los jó­ve­nes; y Rain­bow Street, en la an­ti­gua zo­na de la reale­za, sor­pren­de con sus te­te­rías y res­tau­ran­tes. Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro te­so­ro de es­ta ur­be es la Ciu­da­de­la, una co­li­na en la que se en­cuen­tran las ma­jes­tuo­sas co­lum­nas del tem­plo de Hér­cu­les y el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co, des­de la que se tie­nen las me­jo­res vis­tas de su tra­za­do ur­bano.

El lu­jo es un re­con­for­tan­te ba­ño de

lo­do. Fue­ra de la ca­pi­tal, to­do cam­bia. Los es­pa­cios abier­tos se ha­cen pre­sen­tes. Em­pe­zan­do por el mar Muer­to, a cu­ya ori­lla unos po­cos hoteles de lu­jo alo­jan a lo más pu­dien­te de la so­cie­dad ára­be. En el co­me­dor, a la ho­ra del desa­yuno (ba­cón y sal­chi­chas de ter­ne­ra, na­da de cer­do), con­vi­ven los ba­ña­do­res de ellos con los hi­yab o las shay­las de ellas. Des­pués la fa­mi­lia ba­ja a la ori­lla, don­de el em­plea­do del ho­tel, egip­cio en la ma­yo­ría de los ca­sos, les en­se­ña el cieno, la sal y les pro­me­te ma­ra­vi­llas pa­ra su piel. Va­ro­nes y ni­ños se em­ba­dur­nan y flo­tan en un la­go que se hun­de 430 me­tros por de­ba­jo del ni­vel del mar. “An­tes era me­nos, a unos 370 me­tros o 400, pe­ro la pér­di­da de agua de las úl­ti­mas dé­ca­das ha su­pues­to la dis­mi­nu­ción de su su­per­fi­cie y, tam­bién, que ha­ya ba­ja­do más su ni­vel so­bre el mar”, ex­pli­ca el guía Ay­man Omar.

Mien­tras ellos se ba­ñan, ellas, ta­pa­das de pies a ca­be­za, per­ma­ne­cen sen­ta­das mi­ran­do ha­cia la otra ori­lla com­par­ti­da de for­ma de­sigual enEn

Por for­tu­na, no es­tá de mo­da (aún). Jor­da­nia vi­ve

aje­na a los círcu­los del tu­ris­mo de ma­sas. Y es po­si­ble re­co­rrer sus 90.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, los más pa­cí­fi­cos de Orien­te Me­dio, con la mo­chi­la a cues­tas. Jor­dan Trail es el ca­mino que la sur­ca de nor­te a sur. Man­tie­ne es­pa­cios sal­va­jes, li­bres y, a ve­ces, di­fí­ci­les: de las rui­nas romanas de Ge­ra­sa al de­sier­to de Wa­di Rum, Pe­tra o los san­tos lu­ga­res.

tre Is­rael y Pa­les­ti­na (“nues­tros her­ma­nos”, los lla­ma Ay­man). Aquí la re­li­gión ofi­cial es el Is­lam.

Al sur del mar Muer­to se en­cuen­tra Da­na, una de las pa­ra­das de la nue­va ru­ta tu­rís­ti­ca, el Jor­dan Trail, un sen­de­ro que cru­za el país de nor­te a sur, en unas 40 eta­pas de pai­sa­jes di­ver­sos, de­sier­tos, co­li­nas y, fi­nal­men­te, las aguas del mar Ro­jo.

Ca­bras y lin­ces en una re­ser­va na­tu­ral

me­dio se­cre­ta. La re­ser­va de Da­na es el fi­nal de la quin­ta sec­ción en las que se di­vi­de el ca­mino. Es­te es­pa­cio de la biosfera pro­te­gi­do ocu­pa 320 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en el cen­tro del país, y se pue­de as­cen­der des­de el ni­vel del mar has­ta los 1.500 me­tros de sus cum­bres más al­tas. Co­mo una es­pe­cie de is­la de tran­qui­li­dad, to­da­vía sin ex­plo­tar por los tours tí­pi­cos, aco­ge a ca­bras, lin­ces, hal­co­nes y zo­rros, que com­par­ten es­pa­cio ro­co­so con los be­dui­nos, quie­nes a su vez mi­ran con preo­cu­pa­ción la lle­ga­da de los lo­bos. “Son un pro­ble­ma, por­que ha­ce una se­ma­na ma­ta­ron a 12 ca­bras en una ho­ra”, ase­gu­ra Sa­la­meh, un ve­te­rano pas­tor de Da­na. Ca­bras, burros, ga­lli­nas y la pen­sión del pa­triar­ca de la fa­mi­lia son, prác­ti­ca­men­te, sus úni­cos re­cur­sos. En el Va­lle de Fey­nan, el por­ten­to­so en­torno se pres­ta al sen­de­ris­mo o al yo­ga, en me­dio de li­rios ne­gros.

Des­de 2005, la zo­na cuen­ta con el Fey­nan Eco­lod­ge, un ho­tel, di­ga­mos ru­ral, re­gen­ta­do por la Ro­yal So­ciety for the Con­ser­va­tion of Na­tu­re (RSCN), una ONG del Go­bierno que se ocu­pa de pro­te­ger y ges­tio­nar una de­ce­na de es­pa­cios na­tu­ra­les. Su­lei­man Ha­sa­seen, en­car­ga­do del ho­tel, cuen­ta que en las ha­bi­ta­cio­nes el agua es­tá en va­si­jas de ba­rro. “No so­lo per­ma­ne­ce más fres­ca, sino que aho­rra­mos así unas 50.000 bo­te­llas de plás­ti­co al año”. La eco­lo­gía es una gran preo­cu­pa­ción de la RSCN. To­da la ener­gía se ge­ne­ra en pa­ne­les so­la­res. Pa­ra mi­ni­mi­zar su uso, la luz de las ha­bi­ta­cio­nes es la que pro­por­cio­nan el sol y las ve­las, no más. Sal­vo en el cuar­to de ba­ño, don­de sí hay elec­tri­ci­dad. En el res­to de la es­tan­cia no se ven en­chu­fes y los gad­gets hay que car­gar­los en el lobby.

La co­mu­ni­dad lo­cal es la gran be­ne­fi­cia­da de la exis­ten­cia del ho­tel. Aho­ra que em­pie­za a plan­tear­se el de­ba­te so­bre las bon­da­des del tu­ris­mo y dón­de ter­mi­na de ver­dad su di­ne­ro, Su­lei­man ase­gu­ra: “El 100% de nues­tros be­ne­fi­cios se que­dan en Jor­da­nia y más del 50% per­ma­ne­cen en la co­mu­ni­dad lo­cal. El Eco­lod­ge sos­tie­ne a unas 80 fa­mi­lias del va­lle. Las ve­las, y con­su­mi­mos mu­chas al año, las ela­bo­ran mu­je­res be­dui­nas co­mo par­te de uno de los pro­yec­tos pa­ra im­pul­sar su desa­rro­llo”.

A su al­re­de­dor, hec­tá­reas de pai­sa­je se­mi­de­sér­ti­co, es­car­pa­do, por el que ha­cer ru­tas an­dan­do, en bi­ci, o com­par­tien­do una jor­na­da com­ple­ta con un pas­tor y su re­ba­ño. Al atar­de­cer es ho­ra de to­mar un ca­fé: los be­dui­nos de­ci­den to­do lo im­por­tan­te de­lan­te de es­ta be­bi­da. Y cuan­do ano­che­ce, to­dos a la azo­tea del lod­ge, una ca­ba­ña que, jun­to con la es­cue­la, es el úni­co edi­fi­cio en mu­chos ki­ló­me­tros a la re­don­da: des­de allí, la Vía Lác­tea, bri­llan­te, cuen­ta sus se­cre­tos a quien los quie­ra es­cu­char.

Por fin, Pe­tra, pe­ro… ¿an­dan­do o a

lo­mos de un bu­rro? De Da­na a Pe­tra hay 72,6 ki­ló­me­tros, que se di­vi­den en cua­tro eta­pas del Jor­dan Trail. Qui­zás la más es­pe­ra­da es la úl­ti­ma, que lle­va des­de la pe­que­ña ca­pi­tal del an­ti­guo reino na­ba­teo has­ta el an­he­la­do Te­so­ro de Pe­tra, una de las nue­vas sie­te ma-

ra­vi­llas del mun­do. Eri­gi­da –me­jor, ex­ca­va­da ha­cia el si­glo VI a.C.–, es­ta cons­truc­ción fue un im­por­tan­te cen­tro eco­nó­mi­co du­ran­te si­glos. Des­pués per­ma­ne­ció ca­si ocul­ta has­ta 1812, cuan­do fue re­des­cu­bier­ta pa­ra Oc­ci­den­te por un via­je­ro sui­zo. Su ar­chi­co­no­ci­da fa­cha­da, al fi­nal de ese co­rre­dor de co­lo­res cam­bian­tes (ro­sa, na­ran­ja, ro­jo o gris, se­gún la ho­ra del día), es so­lo la par­te más vi­si­ble de un con­jun­to que ocu­pa 264 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Tem­plos, tea­tros, edi­fi­cios ofi­cia­les, tum­bas por do­quier, ca­si to­do ex­ca­va­do en la are­nis­ca. En sus in­me­dia­cio­nes, un ejér­ci­to de lo­ca­les ofre­cen to­do ti­po de ser­vi­cios. “En el com­ple­jo de Pe­tra tra­ba­jan unas 700 per­so­nas, en­tre ellas unos 300 chi­cos en burros, que se en­car­gan de lle­var a los tu­ris­tas có­mo­da­men­te por el mo­nu­men­to”, cuen­ta el guía Kahil. De al­gu­na manera, es el ma­ná pa­ra sus ha­bi­tan­tes. En el cer­cano pue­blo de Wa­di Mu­sa, de unos 30.000 ha­bi­tan­tes, “se pue­de de­cir que to­dos ellos vi­ven de la ciu­dad na­ba­tea”, aña­de el guía.

Aho­ra es una de las me­jo­res épo­cas pa­ra via­jar a Jor­da­nia, un país ase­qui­ble don­de po­der alo­jar­se en un ho­tel de lu­jo

sos­te­ni­ble sin que la Vi­sa se de­te­rio­re. Y es tiem­po de to­mar unos ba­ños en el mar Muer­to, un la­go sa­la­do al que se le

atri­bu­yen pro­pie­da­des re­la­jan­tes.

Den­tro del re­cin­to hay es­pa­cio más que de so­bra pa­ra el sen­de­ris­mo. El pri­me­ro, de pu­ro as­cen­so, ca­si es­ca­la­da. Por 20 di­na­res (24 eu­ros), chi­cos be­dui­nos te lle­van a con­tem­plar el te­so­ro ca­si a vis­ta de pá­ja­ro, don­de los guías ofi­cia­les no es­tán au­to­ri­za­dos a ha­cer­lo. Des­de arri­ba to­do va muy des­pa­cio. Un pe­rro se en­fa­da con los ca­me­llos y pe­lea con sus con­gé­ne­res. Los guías fur­ti­vos se dispu­tan a los tu­ris­tas y los ca­rros y burros lle­van un pe­re­zo­so tra­jín. Mien­tras, el sol, a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, va ga­nan­do te­rreno e ilu­mi­nan­do la fa­cha­da. Pue­de ser una de las per­for­man­ces na­tu­ra­les más so­bre­co­ge­do­ras del mun­do.

Al ba­jar que­da otra lar­ga ca­mi­na­ta. Más ac­ce­si­ble, pe­ro tam­bién en pen­dien­te. Tres cuar­tos de ho­ra a pie se­pa­ran la ex­pla­na­da prin­ci-

pal del Mo­nas­te­rio, la otra gran ma­ra­vi­lla de Pe­tra. Los pa­sa­je­ros de los burros se plan­tean, con el tra­que­teo de los irre­gu­la­res 850 es­ca­lo­nes, si su de­ci­sión fue acer­ta­da. En la cum­bre (me­jor al atar­de­cer), una ban­de­ra jor­da­na y un quios­co don­de cam­biar unos di­na­res por un re­fres­co. Si el ca­mi­nan­te aún quie­re más, re­co­rrien­do unos cien­tos de me­tros ex­tra, jun­to al pro­cla­ma­do “ca­fé del fin del mun­do” que se en­ca­ra­ma so­bre una ro­ca, do­mi­na una in­creí­ble vis­ta del Wa­di Ara­ba, el va­lle que une el mar Muer­to con el mar Ro­jo.

Si­guien­do las co­rre­rías de Law­ren­ce

de Ara­bia. La pe­núl­ti­ma sec­ción del Jor­dan Trail lle­va de Pe­tra a Wa­di Rum, el gran de­sier­to jor­dano que enamo­ró a Tho­mas E. Law­ren­ce, más co­no­ci­do co­mo Law­ren­ce de Ara­bia. Sin du­da ami­go de lo ára­be, de­bían gus­tar­le los pai­sa­jes lu­na­res, las grandes ex­ten­sio­nes va­cías. So­lo ro­cas y ele­va­cio­nes mon­ta­ño­sas, na­da al­re­de­dor. Es­te no es un de­sier­to de du­nas de fi­na are­na en las que las som­bras de las ca­ra­va­nas de ca­me­llos crean bo­ni­tas ilu­sio­nes óp­ti­cas. Es un de­sier­to du­ro, lleno de mon­ta­ñas que so­por­tan en sus pie­dras los di­bu­jos ca­pri­cho­sos que la llu­via y el vien­to han ido tra­zan­do du­ran­te mi­le­nios. Sus des­ni­ve­les son un au­la abier­ta de geo­lo­gía.

En la su­per­fi­cie se en­cuen­tra la Fuen­te de Law­ren­ce. Él nun­ca be­bió de ella, o al me­nos no hay cons­tan­cia, pe­ro su nom­bre re­sue­na y se uti­li­za por to­do el de­sier­to. Si hoy lo vi­si­ta­ra, se ale­ja­ría en­se­gui­da del cen­tro de vi­si­tan­tes y ex­plo­ra­ría por su cuen­ta. Se­gu­ra­men­te se­ría fe­liz si se en­con­tra­ra con Na­mir y Sa­lah, que vi­nie­ron des­de Amán ex­clu­si­va­men­te pa­ra ha­cer­se un té y to­mar­lo vien­do la pues­ta de sol, in­vi­tan­do ama­ble­men­te a quien pa­sa­ra a su la­do. 314 ki­ló­me­tros de ida y otros tan­tos de vuel­ta so­lo pa­ra un té. Y una pues­ta de sol. Qui­zás no sea una lo­cu­ra. Qui­zás me­rez­ca la pe­na.

El Te­so­ro de Pe­tra, que In­dia­na

Jo­nes des­cu­brió al mun­do en 1989, fue un im­por­tan­te cen­tro eco­nó­mi­co de la zo­na, ex­ca­va­do en la ro­ca. Per­ma­ne­ció ocul­to du­ran­te más de 1.000 años y hoy es el mo­nu­men­to más

vi­si­ta­do de Jor­da­nia.

1

44 Lu­gar pa­ra cons­pi­rar. El de­sier­to de Wa­di Rum, en el sur de Jor­da­nia, don­de el prín­ci­pe Fai­sal y Law­ren­ce de Ara­bia ini­cia­ron la re­vo­lu­ción ára­be (1916-1918) con­tra el im­pe­rio oto­mano.

55 Tem­plo con vis­tas. La subida al Mo­nas­te­rio de Pe­tra es un pe­que­ño trek­king de unos tres cuar­tos de ho­ra con 850 es­ca­lo­nes.

8 El mar Muer­to pier­de agua. Es­te mar, un la­go en reali­dad, ha per­di­do en las úl­ti­mas dé­ca­das tan­to cau­dal que su ni­vel so­bre el mar ha ba­ja­do unos 30 me­tros.8

7 Las vis­tas del Va­lle de Ára­ba. El “ca­fé del fin del mun­do”, en uno de los pun­tos más al­tos de Pe­tra, tie­ne unas in­creí­bles vis­tas so­bre el Va­lle de Ára­ba.7

6 Hier­bas y car­ne. Las en­sa­la­das apa­re­cen en to­das las co­mi­das jor­da­nas. El pla­to más tí­pi­co pue­de ser el man­saf, cor­de­ro con sal­sa de yo­gur y arroz.6

9

9La im­por­tan­cia de los dro­me­da­rios.Son fá­ci­les de en­con­trar en cual­quier pun­to de Jor­da­nia. Y fue­ron ani­ma­les cla­ve pa­ra los be­dui­nos, cu­ya vi­da gi­ra­ba al­re­de­dor de tres pi­la­res: fa­mi­lia, fue­go y dro­me­da­rios. Vi­ven en­tre 40 y 50 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.