¿TO­DOS LOS CÁN­CE­RES VIE­NEN DE UNA IN­FLA­MA­CIÓN?

El País - Buena Vida - - CUERPO -

En ab­so­lu­to. “Pe­ro sí es un fac­tor de ries­go en al­gu­nos. Los tu­mo­res di­ges­ti­vos (aun­que no so­lo, ni mu­cho me­nos) es­tán más re­la­cio­na­dos con pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios cró­ni­cos, co­mo la en­fer­me­dad de Crohn”, dic­ta Ra­fael Ál­va­rez Ga­lle­go, coor­di­na­dor asis­ten­cial de On­co­lo­gía Mé­di­ca del Cen­tro In­te­gral On­co­ló­gi­co Cla­ra Cam­pal HM CIOCC, del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio HM San­chi­na­rro (Ma­drid). En to­do ca­so, el on­có­lo­go re­co­mien­da pru­den­cia con el fu­ror por los an­ti­oxi­dan­tes: “Los su­ple­men­tos no pre­vie­nen el cáncer. Y en pa­cien­tes ya diag­nos­ti­ca­dos po­drían ace­le­rar el cre­ci­mien­to tu­mo­ral”.

que lle­gan al to­rren­te san­guí­neo, múscu­los y ór­ga­nos, y cuan­do es­ta reacción es in­ten­sa o se man­tie­ne de­ja de ser adap­ta­ti­va y pue­de afec­tar a nues­tra sa­lud”. De manera con­ti­nua­da, de­te­rio­ra el or­ga­nis­mo por dos vías di­fe­ren­tes: “Mo­di­fi­ca nues­tros há­bi­tos [cuan­do es­ta­mos es­tre­sa­dos ten­de­mos a co­mer ali­men­tos hi­per­ca­ló­ri­cos, a fu­mar, be­ber o de­jar de ha­cer ejer­ci­cio] o con una se­cre­ción man­te­ni­da de hor­mo­nas y neu­ro­trans­mi­so­res que lo da­ñan (re­du­ce las de­fen­sas del sis­te­ma in­mu­ne, au­men­ta la ten­sión ar­te­rial, tras­tor­nos di­ges­ti­vos...)”, aler­ta. “Con­se­guir un ade­cua­do con­trol del es­trés lo­gra­rá un equi­li­bro en el que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co res­pon­de­rá ade­cua­da­men­te an­te las in­fec­cio­nes y otras agre­sio­nes”.

Cui­da­do con los bo­llos: no so­lo le in­flan por fue­ra.

Que­da cla­ro que nues­tro es­ti­lo de vi­da in­flu­ye, y mu­cho, en el gra­do de in­fla­ma­ción del or­ga­nis­mo, y la die­ta es una pie­za fun­da­men­tal. Ra­món de Can­gas, aca­dé­mi­co de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción y Dietética, tra­za unas pin­ce­la­das bá­si­cas so­bre las die­tas proin­fla­ma­to­rias: “Son muy ri­cas en ener­gía y abun­dan­tes en gra­sas sa­tu­ra­das, trans, sal y azú­ca­res aña­di­dos, pro­ce­den­tes de car­nes ro­jas y pro­ce­sa­das, co­mi­da rá­pi­da, ape­ri­ti­vos sa­la­dos, re­fres­cos y bo­lle­ría. Ade­más, se ca­rac­te­ri­zan por la pre­sen­cia de dis­rup­to­res en­do­cri­nos y ser po­bres en ali­men­tos ve­ge­ta­les, fres­cos o po­co pro­ce­sa­dos, co­mo las fru­tas y hor­ta­li­zas, le­gum­bres, fru­tos se­cos o de­ri­va­dos in­te­gra­les de los ce­rea­les”.

El die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta Mi­guel Agan­zo Ye­ves, de la Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz, ex­pli­ca: “Al­gu­nos es­tu­dios han su­ge­ri­do que mu­chos ali­men­tos mo­du­lan la in­fla­ma­ción de manera agu­da y cró­ni­ca, aun­que pre­sen­tan li­mi­ta­cio­nes”. Y po­ne dos ejem­plos de có­mo in­fla­ma ca­da gru­po de nu­trien­tes: “Los áci­dos gra­sos de la die­ta pue­den afec­tar a pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios a tra­vés de efec­tos so­bre el pe­so o la gra­sa cor­po­ral y pro­vo­car un cam­bio en la com­po­si­ción y fun­ción de la mem­bra­na li­pí­di­ca ce­lu­lar. Los hi­dra­tos de car­bono, por su par­te, se re­la­cio­nan con la in­fla­ma­ción y el es­trés oxi­da­ti­vo por los ni­ve­les de glu­co­sa pos­te­rio­res a la in­ges­ta (glu­co­sa pos­pran­dial), con­si­de­ra­dos un pre­dic­tor de dia­be­tes y en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar”.

Igual que la die­ta pue­de in­fla­mar, tam­bién pue­de ha­cer lo con­tra­rio –que no sig­ni­fi­ca que sea una “die­ta an­ti­in­fla­ma­to­ria”, re­cla­mo re­cha­za­do por la ma­yo­ría de los ex­per­tos–. Agan­zo apun­ta: “Los áci­dos gra­sos EPA y al­gu­nas mo­lé­cu­las con efec­tos an­ti­in­fla­ma­to-

rios de­ri­va­das de DHA (am­bos son áci­dos gra­sos ome­ga 3) re­du­cen ac­ti­va­men­te el es­ta­do proin­fla­ma­to­rio: son los nu­trien­tes apor­ta­dos prin­ci­pal­men­te por los pes­ca­dos y sus de­ri­va­dos”.

La fi­bra, en el po­dio con­tra la in­fla­ma­ción; pe­ro no sea mo­nó­tono y di­ver­si­fi­que.

Si hay un alimento que con­cen­tra el in­te­rés de los cien­tí­fi­cos es la fi­bra, una de­vo­ción que se jus­ti­fi­ca por su in­fluen­cia en la com­po­si­ción de las po­bla­cio­nes de bac­te­rias in­tes­ti­na­les (mi­cro­bio­ta), que afec­ta al desa­rro­llo de mu­chas en­fer­me­da­des (in­clui­das obe­si­dad y dia­be­tes). “Una die­ta al­ta en fi­bra (30 gra­mos al día) dis­mi­nu­ye las con­cen­tra­cio­nes de mar­ca­do­res in­fla­ma­to­rios co­mo la pro­teí­na C reac­ti­va. Por ejem­plo, una die­ta al­ta en car­bohi­dra­tos com­ple­jos, re­la­ti­va­men­te al­ta en fi­bra y ba­ja en gra­sas ha pro­ba­do que re­du­ce un 50% la in­ci­den­cia de dia­be­tes a lar­go a pla­zo”, apun­ta el in­ves­ti­ga­dor de la Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz. “Y una ali­men­ta­ción ri­ca en ve­ge­ta­les que apor­tan fi­bras fer­men­ta­bles (fru­tas, hor­ta­li­zas, le­gum­bres, ce­rea­les de grano en­te­ro, fru­tos se­cos y se­mi­llas) tie­ne im­pac­to en la fun­ción in­mu­no­ló­gi­ca gra­cias al bu­ti­ra­to [un áci­do gra­so de ca­de­na cor­ta que se pro­du­ce du­ran­te la fer­men­ta­ción de la fi­bra por la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal]”.

Pe­ro el má­xi­mo be­ne­fi­cio no lle­ga­rá de un so­lo ti­po de fi­bra, por lo que los ex­per­tos acon­se­jan com­bi­nar di­fe­ren­tes ali­men­tos pa­ra que ca­da cla­se nu­tra a un con­jun­to par­ti­cu­lar de bac­te­rias. Pa­ra Ra­món de Can­gas, se­guir una die­ta que no pro­mue­va la in­fla­ma­ción es sen­ci­llo: “En reali­dad con­sis­te en una es­tra­te­gia dietética man­te­ni­da a lo lar­go del tiem­po y cons­ti­tui­da por ali­men­tos reales y de ver­dad (sin ul­tra­pro­ce­sa­dos)”. In­clu­ye, amén de gra­nos in­te­gra­les y sus de­ri­va­dos, “ali­men­tos ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes (es­pe­cias, fru­tas, hier­bas aro­má­ti­cas, ver­du­ras-hor­ta­li­zas, fru­tos se­cos…), pro­bió­ti­cos (le­ches fer­men­ta­das) y áci­dos gra­sos ome­ga 3 (pes­ca­dos en ge­ne­ral, aun­que son más abun­dan­tes en los azu­les)”, enu­me­ra el die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta.

Uno de los úl­ti­mos ha­llaz­gos en es­te cam­po es que la ca­pa­ci­dad antioxidante de la die­ta me­di­te­rrá­nea pue­de ra­len­ti­zar el en­ve­je­ci­mien­to. Ele­na Yu­be­ro-Se­rrano, del Ins­ti­tu­to Mai­mó­ni­des de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca de Cór­do­ba, po­ne el acen­to en el acei­te de oli­va vir­gen ex­tra: “Ade­más de ser una gra­sa mo­no­in­sa­tu­ra­da, con­tie­ne po­li­fe­no­les, cu­yas pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes es­tán am­plia­men­te des­cri­tas, de tal for­ma que si du­ran­te el en­ve­je­ci­mien­to au­men­ta el es­trés oxi­da­ti­vo, con­su­mir­lo ayu­da­rá a re­du­cir­lo o equi­li­brar­lo”. ¿Más co­sas ri­cas que pin­chen los glo­bos que lle­va­mos den­tro? El ca­fé, si se eli­gen gra­nos de tues­te li­ge­ro (po­co to­rre­fac­ta­dos), se­gún es­tu­dios de la Uni­ver­si­dad de Seúl (Co­rea) y el cho­co­la­te ne­gro (con al me­nos el 70% de ca­cao), co­mo con­clu­yen dos es­tu­dios in­de­pen­dien­tes pre­sen­ta­dos ha­ce unas se­ma­nas en San Die­go (EE UU), en el Con­gre­so de Bio­lo­gía Ex­pe­ri­men­tal 2018.

Y si la piel mu­ta, es­cú­che­la, es una chi­va­ta.

“La li­be­ra­ción de cor­ti­sol (la hor­mo­na del es­trés) pro­du­ce erup­cio­nes si­mi­la­res al ac­né, mien­tras que nu­me­ro­sas in­fec­cio­nes des­en­ca­de­nan brotes de der­ma­ti­tis, in­clu­so pso­ria­sis, que son la pis­ta cla­ve pa­ra de­tec­tar un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio en fa­se tem­pra­na”, apun­ta el der­ma­tó­lo­go Fer­nan­do Al­fa­ge­me, del Hos­pi­tal Puer­ta de Hie­rro de Ma­drid. La piel man­tie­ne un fino equi­li­brio en­tre la in­fla­ma­ción y la an­ti­in­fla­ma­ción, y cuan­do la ba­lan­za se al­te­ra, apa­re­cen la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas. La ex­po­si­ción a agen­tes oxi­dan­tes y ra­di­ca­les li­bres que lle­gan a es­te ór­gano por vía exó­ge­na (con­ta­mi­na­ción, ex­po­si­ción inade­cua­da por ex­ce­so o por de­fec­to al sol) o en­dó­ge­na (tó­xi­cos, ta­ba­co, die­tas ri­cas en gra­sas, al­cohol) des­en­ca­de­nan el pro­ce­so.

Ca­da ti­po de piel reac­cio­na a la in­fla­ma­ción de una manera de­ter­mi­na­da: las gra­sas tien­den a pre­sen­tar un pa­trón ac­nei­for­me, con co­me­do­nes, pá­pu­las y nó­du­los mo­les­tos; las más se­cas, se­gún un per­fil ató­pi­co ca­rac­te­ri­za­do por des­ca­ma­ción, en­ro­je­ci­mien­to y pi­cor; y las mix­tas ma­ni­fies­tan la in­fla­ma­ción con le­sio­nes ac­nei­for­mes en áreas se­bo­rrei­cas. “El tra­ta­mien­to tó­pi­co de la in­fla­ma­ción cu­tá­nea con cre­mas es efi­caz. Y los te­mi­dos cor­ti­coi­des, uti­li­za­dos en pau­tas ade­cua­das, son in­sus­ti­tui­bles”, re­cal­ca el der­ma­tó­lo­go, quien aña­de que, des­de la cos­mé­ti­ca, “exis­ten cre­mas que re­du­cen la in­fla­ma­ción me­dian­te otras sus­tan­cias na­tu­ra­les, co­mo las ba­sa­das en la plan­ta ca­lén­du­la”.

A la piel siem­pre hay que to­már­se­la en se­rio, in­sis­te Al­fa­ge­me, tam­bién pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid: “Es co­mo un se­má­fo­ro, cuan­do se po­ne en ro­jo nos es­tá ad­vir­tien­do de que pa­re­mos y dis­fru­te­mos me­jor de lo que te­ne­mos y nos cui­de­mos un po­co más”. En otras pa­la­bras: es una ma­ni­fes­ta­ción vi­si­ble de que la in­fla­ma­ción quie­re to­mar el con­trol de nues­tro or­ga­nis­mo. Por suer­te, te­ne­mos al al­can­ce de la mano un pu­ña­do de he­rra­mien­tas pa­ra re­ver­tir­la. Y re­cuer­de: en­tre ellas es­tá el cho­co­la­te ne­gro.

“Una die­ta que com­ba­ta la in­fla­ma­ción me­jo­ra la sa­lud de los hue­sos y re­du­ce el ries­go de fracturas de ca­de­ra en mu­je­res pos­me­no­páu­si­cas me­no­res de 63 años”.

_ Jour­nal of bo­ne and mi­ne­ral re­search _.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.