LI­BROS TE­RROR EN CON­SUL­TA. CUER­PO

El País - Buena Vida - - CUERPO - Más en li­bro­tea.com

NO ES QUE A US­TED LE GUS­TE

EL DRA­MA: el oto­ño nos po­ne a to­dos un po­co tris­tes (en­tre otras ra­zo­nes, hay me­nos luz, por lo que ba­ja el ni­vel de se­ro­to­ni­na, la hor­mo­na del hu­mor). FAES Farma pro­po­ne sus pro­bió­ti­cos Pro­faes4 Dual-Vit pa­ra pa­liar es­tos des­ajus­tes, “que afec­tan a ni­vel emo­cio­nal y di­ges­ti­vo”. In­di­ca­dos pa­ra eta­pas de can­san­cio o fa­ti­ga, mo­men­tos de so­brees­fuer­zo y pe­rio­dos de con­va­le­cen­cia (tras gri­pe o res­fria­do). Lle­va­mos un ibu­pro­feno en el bol­so por si nos due­le la ca­be­za, pe­ro tam­bién unas ti­ri­tas o unos so­bres pa­ra el es­tó­ma­go. Y el far­ma­céu­ti­co del ba­rrio nos sa­lu­da. La cues­tión es que las co­sas no siem­pre fue­ron así. An­tes, en los qui­ró­fa­nos ha­bía cu­chi­llos, gri­tos y do­lor. Un ti­po lla­ma­do Jo­seph Lis­ter con­tri­bu­yó a con­ver­tir la me­di­ci­na en lo que co­no­ce­mos hoy en día. En las pá­gi­nas de De ma­ta­sa­nos a ci­ru­ja­nos. Jo­seph Lis­ter y la re­vo­lu­ción que trans­for­mó el tru­cu­len­to mun­do de la me­di­ci­na vic­to­ria­na, Lind­sey Fitz­ha­rris cuen­ta la his­to­ria de es­te mé­di­co, una ra­ra avis en su épo­ca. Lis­ter com­ba­tía la ho­meo­pa­tía y car­ga­ba con el mi­cros­co­pio con­tra to­do. Su fa­ce­ta co­mo in­ves­ti­ga­dor le dis­tan­ció de los co­le­gas, que se­guían vien­do la me­di­ci­na co­mo un tra­ba­jo ar­te­sa­nal más cer­cano al de un fon­ta­ne­ro. Pe­ro la vi­sión de Lis­ter redujo el nú­me­ro de muer­tes por in­fec­cio­nes en qui­ró­fano, y uno de los en­jua­ges bucales más fa­mo­sos del mun­do fue bau­ti­za­do co­mo Lis­te­ri­ne en su ho­nor.

De ma­ta­sa­nos a ci­ru­ja­nos, de Lind­seyFitz­ha­rris ( De­ba­te).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.