¿Por qué lla­mar a un 902 cues­ta di­ne­ro y a un 900 es gratis?

El País - Buena Vida - - HABLA BIMI -

En el pri­mer ca­so, quien lla­ma se ha­ce car­go del cos­te de la lla­ma­da. En el se­gun­do, quien la re­ci­be es el que pa­ga. Con el 901, su­ce­de al­go in­ter­me­dio: se abo­na una par­te de es­ta (nor­mal­men­te cues­ta co­mo una lla­ma­da lo­cal) y el pro­pie­ta­rio del nú­me­ro se ha­ce car­go del res­to. Es ha­bi­tual en la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y su pre­cio de­pen­de del ope­ra­dor, pe­ro se dis­pa­ra si se lla­ma des­de un mó­vil. El 902 es fre­cuen­te en los ser­vi­cios de aten­ción al clien­te, pe­ro to­das las com­pa­ñías de gas y luz es­tán obli­ga­das a te­ner un nú­me­ro gratis. Des­de un fi­jo, el cos­te es pa­re­ci­do al de una lla­ma­da in­ter­pro­vin­cial; des­de el mó­vil, mu­cho más al­to, pues no es­tán in­clui­das en las ta­ri­fas pla­nas y sue­len alar­gar­se (pri­me­ro po­nen en es­pe­ra, lue­go hay que ex­pli­car la que­ja...). Ni los 902 ni los 901 fue­ron di­se­ña­dos pa­ra que las em­pre­sas se en­ri­que­cie­ran con las lla­ma­das, pe­ro las com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas las in­cen­ti­van pa­ra que los usen de­bi­do al al­to mar­gen de be­ne­fi­cios. Por otro la­do, exis­ten nú­me­ros pen­sa­dos pa­ra pres­tar un ser­vi­cio, por lo que mar­car­los es ca­ro; y es­tán de­fi­ni­dos por las tres pri­me­ras ci­fras: 803 (ser­vi­cios pa­ra adul­tos), 806 (ta­rot, jue­gos…) y 807 (mé­di­cos, ase­so­rías…).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.