LA AMA­BI­LI­DAD Y LA GE­NE­RO­SI­DAD SON CONTAGIOSAS: EM­PIE­CE US­TED LA CA­DE­NA.

El País - Buena Vida - - MENTE -

En oca­sio­nes, bas­ta un ma­yor po­si­ti­vis­mo en nues­tra con­duc­ta pa­ra po­ten­ciar la es­ti­ma de al­guien, y en otras, in­clu­so, pa­ra sa­car lo me­jor del ca­rác­ter ajeno por muy ocul­to que pa­rez­ca a

prio­ri. Así lo re­co­no­ció la psi­có­lo­ga Son­ja Lyu­bo­mirsky, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ri­ver­si­de (EE UU) y au­to­ra del li­bro Los mi­tos de

la fe­li­ci­dad (Urano), cuan­do des­cu­brió que la ge­ne­ro­si­dad de unos po­cos en el am­bien­te la­bo­ral con­se­guía irra­diar a ni­vel ge­ne­ral un buen­ro­llis­mo de for­ma au­to­má­ti­ca. Ob­ser­vó la in­ter­re­la­ción en­tre los com­pa­ñe­ros que eran ama­bles, los que re­ci­bían ese tra­to po­si­ti­vo y quie­nes sim­ple­men­te ob­ser­va­ban. Y vio que tan­to los re­cep­to­res de las bue­nas ac­cio­nes co­mo los ob­ser­va­do­res pa­si­vos co­men­za­ron de manera es­pon­tá­nea a ser más ge­ne­ro­sos con los de­más, in­clu­so se­ma­nas más tar­de de que aca­ba­ra el ex­pe­ri­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.