LA PAS­TI­LLA ‘DEL DÍA DES­PUÉS’ DE LA PIZ­ZA

LOS AVAN­CES MÉ­DI­COS ABREN LA PUER­TA A QUE LOS CE­LÍA­COS O IN­TO­LE­RAN­TES PUE­DAN CO­MER GLU­TEN SIN PA­DE­CER VÓ­MI­TOS, DIA­RREA O HIN­CHA­ZÓN. AN­TES DE IR PRECALENTANDO EL HORNO, UNA AD­VER­TEN­CIA: ES PRO­BA­BLE QUE SU IN­TES­TINO NO SO­POR­TE UNA CUA­TRO QUE­SOS FA­MI­LIAR.

El País - Buena Vida - - CUERPO -

Di­fe­ren­tes gru­pos de in­ves­ti­ga­ción tra­ba­jan des­de ha­ce años en una pas­ti­lla an­ti­glu­ten. Uno de ellos es el del pro­fe­sor Hoon Sun­woo, de la Uni­ver­si­dad de Al­ber­ta, en Ca­na­dá, que ha desa­rro­lla­do un su­ple­men­to a par­tir de la ye­ma de hue­vo de ga­lli­na que se une al glu­ten en el es­tó­ma­go y lo neu­tra­li­za. Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en el la­bo­ra­to­rio han fa­vo­re­ci­do un acuer­do de co­la­bo­ra­ción en­tre el cien­tí­fi­co y las com­pa­ñías IGY y Ve­tan­da Group pa­ra su desa­rro­llo co­mer­cial, que po­dría lle­gar el pró­xi­mo año si se cum­plen los pla­zos pre­vis­tos por los pro­mo­to­res. “Es­pe­ra­mos que es­te su­ple­men­to me­jo­re la ca­li­dad de vi­da de quie­nes pa­de­cen la en­fer­me­dad ce­lía­ca y la in­to­le­ran­cia al glu­ten”, va­ti­ci­na el pro­fe­sor Su­woo.

LA EN­ZI­MA QUE RE­DU­CE EL GLU­TEN.

Lo que sí es­tá ya dis­po­ni­ble en el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano es la en­zi­ma ANPEP, ob­te­ni­da de un hon­go que im­pi­de que bue­na par­te del glu­ten lle­gue al in­tes­tino del­ga­do (allí es don­de se pro­du­ce la reacción que pro­vo­ca los sín­to­mas de la sen­si­bi­li­dad a es­ta pro­teí­na: dia­rrea, hin­cha­zón, et­cé­te­ra). Se ha de­mos­tra­do en un es­tu­dio con per­so­nas in­to­le­ran­tes al glu­ten que re­du­ce más del 80% la can­ti­dad de pro­teí­na que lle­ga al in­tes­tino. Pa­ra es­te tra­ba­jo, 18 per­so­nas con sen­si­bi­li­dad a es­ta sus­tan­cia co­mie­ron una pa­pi­lla que in­cluía dos ga­lle­tas de ha­ri­na de tri­go, y des­pués to­ma­ron una do­sis de ANPEP. A las tres ho­ras de la co­mi­da, los in­ves­ti­ga­do­res mi­die­ron los ni­ve­les de glu­ten en el es­tó­ma­go y en el in­tes­tino del­ga­do y cons­ta­ta­ron sus ba­jos ni­ve­les.

“No su­ge­ri­mos que es­ta pas­ti­lla otor­gue a los ce­lia­cos y sen­si­bles al glu­ten la ca­pa­ci­dad de co­mer grandes can­ti­da­des de piz­za o pas­ta, pe­ro sí que pue­den sen­tir­se me­jor si lo con­su­men por error”, advierte la investigadora. Es­tos re­sul­ta­dos fue­ron pre­sen­ta­dos en la Di­ges­ti­ve Di­sea­se Week (DDW) 2017, la ma­yor reunión in­ter­na­cio­nal de es­pe­cia­lis­tas en gas­troen­te­ro­lo­gía, ce­le­bra­da el pa­sa­do no­viem­bre en Chica­go.

Mi­guel Fer­nán­dez Ar­que­ro, del ser­vi­cio de In­mu­no­lo­gía del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Car­los de Ma­drid, con­si­de­ra que el su­ple­men­to a par­tir de ye­ma de hue­vo y la en­zi­ma del hon­go pue­den ac­tuar co­mo la píl­do­ra del día des­pués en per­so­nas con pro­ble­mas con el glu­ten; pa­ra ellas, “pue­de ser una so­lu­ción par­cial”, al re­du­cir la can­ti­dad que pa­sa a su in­tes­tino. Pe­ro re­cal­ca: “Es­tá cla­ro que un in­to­le­ran­te o un ce­lia­co no po­drá co­mer una piz­za en­te­ra, aun­que sí in­ge­rir unas por­cio­nes y, si se ex­ce­de, le pa­sa­rá fac­tu­ra por­que es un efec­to de do­sis-res­pues­ta (cuan­ta más can­ti­dad de pro­teí­na se to­me, más fuer­te se­rá la reacción)”. Por su par­te, el pro­fe­sor Eduar­do Arranz, de la Uni­ver­si­dad de Va­lla­do­lid y miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­dad Ce­lía­ca (SEEC), avi­sa de que “lo pri­me­ro que hay que ha­cer es man­te­ner la die­ta sin glu­ten”, pe­ro ad­mi­te que las pas­ti­llas an­ti­glu­ten “sí pue­den evi­tar ries­gos al co­mer fue­ra de ca­sa, ya que no exis­te la com­ple­ta se­gu­ri­dad de que la co­mi­da es­tá to­tal­men­te li­bre de la pro­teí­na”.

UNA VA­CU­NA QUE AVAN­ZA A BUEN PA­SO.

A los es­pe­cia­lis­tas en es­te te­ma, lo que les in­tere­sa ver­da­de­ra­men­te es el desa­rro­llo de una va­cu­na con­tra el glu­ten. La re­vis­ta The Lan­cet pu­bli­có el pa­sa­do año los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos de cua­tro en­sa­yos en fa­se 1 de la va­cu­na Nex­vax2. Se con­fir­mó su se­gu­ri­dad, to­le­ra­bi­li­dad y bio­ac­ti­vi­dad, lo que apor­ta “una só­li­da ba­se pa­ra avan­zar en el desa­rro­llo clí­ni­co de una va­cu­na te­ra­péu­ti­ca pa­ra pa­cien­tes ce­lia­cos con una die­ta li­bre de glu­ten”, ase­gu­ra Les­lie Wi­lliams, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Im­mu­sah T, la com­pa­ñía que ha apos­ta­do por es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción.

A pe­sar de que aún se en­cuen­tra en un es­ta­dio pre­li­mi­nar, se per­ci­be el en­tu­sias­mo. “Con es­ta va­cu­na se res­tau­ra­ría la to­le­ran­cia a es­tas pro­teí­nas y por eso se di­ce que es te­ra­péu­ti­ca”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Arranz. Aun­que que­dan as­pec­tos por pu­lir: “En la ce­lia­quía hay mu­cha va­ria­bi­li­dad en­tre su­je­tos, tan­to ge­né­ti­ca co­mo de ma­ni­fes­ta­cio­nes”, aco­ta Fer­nán­dez Ar­que­ro. De­ter­mi­nar la do­sis más apro­pia­da pa­ra ca­da pa­cien­te o qué pro­teí­nas tie­ne que in­cluir la va­cu­na (”hay di­fe­ren­cia en los glú­te­nes de dis­tin­tos países”, acla­ra Arranz) se­rán al­gu­nos de los pró­xi­mos re­tos. Con la pru­den­cia de­bi­da, las pers­pec­ti­vas pin­tan bien. Arranz es op­ti­mis­ta: “Sí, pien­so que pue­de ha­ber una va­cu­na cu­ra­ti­va pa­ra de­ter­mi­na­dos ti­pos de ce­lia­quía”. En­ton­ces, ¿los ce­lia­cos po­drán co­mer lo que quie­ran? “En un fu­tu­ro, in­ge­ri­rán piz­za o bo­ca­di­llos de una for­ma con­tro­la­da has­ta su um­bral de to­le­ran­cia, aun­que no to­do lo que deseen”, re­su­me Fer­nán­dez Ar­que­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.