Si na­die te­je las re­des, ¿có­mo se pes­ca­rán las an­choas?

DI­CEN LOS CIEN­TÍ­FI­COS QUE LA BIO­MA­SA DEL MAR CAN­TÁ­BRI­CO SE ES­TÁ RE­CU­PE­RAN­DO. ¿Y SI EL NUE­VO PRO­BLE­MA FUE­RA QUE FAL­TAN MA­NOS?

El País - Buena Vida - - LO MEJOR -

Emi lle­ga al puer­to de San­to­ña, el ma­yor de Can­ta­bria, to­dos los días la­bo­ra­bles a las 6 de la ma­ña­na. Su mi­sión con­sis­te en com­prar mer­can­cía (bo­ni­to, atún, an­choa, ven­tres­ca…) pa­ra una de las con­ser­ve­ras de es­te pue­blo de 11.000 ha­bi­tan­tes, si­tua­do a 40 ki­ló­me­tros de San­tan­der. Cuan­do la na­ve to­ca tie­rra, sue­na una fuer­te si­re­na que ru­ge dos ve­ces más pa­ra anun­ciar el co­mien­zo de la subas­ta en la lon­ja. Es­to pue­de pa­sar has­ta 50 ve­ces al día. “Lle­vo el so­ni­do me­ti­do den­tro. Me pa­re­ce es­cu­char­lo los fi­nes de se­ma­na en ca­sa”, suel­ta sin per­der la son­ri­sa.

Ella es una de las mu­je­res que con­for­man lo que se co­no­ce co­mo el “ma­triar­ca­do san­to­ñés”, una je­rar­quía so­cial tí­pi­ca de los puer­tos pes­que­ros. Eduar­do San­fi­lip­po, di­rec­tor de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción de Gru­po Con­sor­cio, prin­ci­pal con­ser­ve­ra del mu­ni­ci­pio, lo ex­pli­ca: “Tra­di­cio­nal­men­te, cuan­do los hom­bres sa­lían a pes­car, las mu­je­res ges­tio­na­ban el di­ne­ro por lo que aca­ba­ban to­man­do las de­ci­sio­nes”. Su pro­pia com­pa­ñía em­plea de for­ma di­rec­ta a 300 per­so­nas, de las que el 90% son fé­mi­nas. So­ba­do­ras (qui­tan la piel de las an­choas y ha­cen un cen­tri­fu­ga­do ma­nual, con los pu­ños), re­de­ras (arre­glan las re­des de la pes­ca) y fi­le­te­ras (cor­tan el pes­ca­do) son al­gu­nos de los ofi­cios más fe­mi­ni­za­dos del sec­tor. Y los más ar­te­sa­na­les se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción. Tam­bién los mas­cu­li­nos. “Bus­ca­mos un apren­diz de maes­tro sa­la­zo­ne­ro [per­so­na que de­tec­ta el mo­men­to exac­to de sa­car las an­choas del ba­rril con sal] de­ses­pe­ra­da­men­te”, re­co­no­cen des­de Gru­po Con­sor­cio. Por­que, ¿quién te­je­rá las re­des cuan­do na­die quie­ra ha­cer­lo?

Pa­ra los san­to­ñe­ses, con­ser­var ca­da pie­za de es­ta he­ren­cia de los pes­ca­do­res ita­lia­nos, que lle­ga­ron a la re­gión en el si­glo XIX y asen­ta­ron las ba­ses de la in­dus­tria al des­cu­brir una an­choa de ca­li­dad su­pe­rior, es un asun­to de su­per­vi­ven­cia. “No es­ta­mos ha­blan­do de que sea di­fí­cil en­con­trar un maes­tro que ha­ga zue­cos de ma­de­ra, al­go ló­gi­co, por­que han caí­do en desuso, sino de mano de obra to­tal­men­te ne­ce­sa­ria. San­to­ña vi­ve de sus cos­te­ras”, re­fle­xio­na el al­cal­de del mu­ni­ci­pio, Ser­gio Abas­cal, que re­co­no­ce que aún im­pe­ra la creen­cia de que “si no va­les pa­ra los es­tu­dios, haz la­bo­res de la mar”.

Cur­sos de for­ma­ción des­de el ám­bi­to pú­bli­co y una me­jo­ra pau­la­ti­na de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les son, a jui­cio de los im­pli­ca­dos, el mo­tor pa­ra la con­ser­va­ción de sus ofi­cios, de los que de­pen­den la eco­no­mía de un pue­blo y 30 mi­llo­nes de ki­los de cap­tu­ras que se dis­tri­bu­yen ca­da cam­pa­ña en­tre Es­pa­ña y el mun­do. Pro­yec­tos eu­ro­peos co­mo Cons­truc­tion In­he­ri­tan­ce ava­lan la ne­ce­si­dad de man­te­ner las la­bo­res ar­te­sa­nas en to­das las es­fe­ras, con pla­nes, en es­te ca­so, de reha­bi­li­ta­ción del pa­tri­mo­nio a par­tir de la trans­mi­sión de co­no­ci­mien­to de ve­te­ra­nos a jó­ve­nes. Al­do Bram­bi­lla, res­pon­sa­ble de com­pra de an­choas de Con­sor­cio, sub­ra­ya: “Si es ar­te­sa­na, sa­be me­jor y su tex­tu­ra es más car­no­sa”. (Por cier­to, la in­tui­ción pa­ra co­no­cer al pez con so­lo mi­rar­lo la ad­qui­rió de su pa­dre).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.