¿PO­DRÍA UNA AS­PI­RI­NA PRE­VE­NIR LA OBE­SI­DAD Y EL CÁNCER? NO, PE­RO…

El País - Buena Vida - - CUERPO - por Án­ge­les Gó­mez Ló­pez

SI LA IN­FLA­MA­CIÓN CRÓ­NI­CA ES­TÁ EN EL ORI­GEN DE LA MA­YO­RÍA DE LOS MA­LES QUE NOS QUI­TAN EL SUE­ÑO (EN­VE­JE­CI­MIEN­TO, TU­MO­RES, ALZ­HÉI­MER...), LOS FÁR­MA­COS QUE LA ATAJAN SE PER­FI­LAN, EN TEO­RÍA, CO­MO UNA PO­SI­BLE SO­LU­CIÓN PA­RA CA­SI TO­DO. LA PRÁC­TI­CA, SIN EM­BAR­GO, ES MU­CHO MÁS COM­PLE­JA. ¿LO QUE SÍ SE SA­BE QUE FUN­CIO­NA? MO­VER­SE, CO­MER VER­DU­RAS Y VI­VIR EN PAZ.

SSue­na mal, pe­ro no siem­pre lo es. La in­fla­ma­ción es un pro­ce­so fi­sio­ló­gi­co de lo más vul­gar. “La for­ma que tie­ne nues­tro or­ga­nis­mo de de­tec­tar da­ños e in­ten­tar re­pa­rar­los. Si ca­re­cié­se­mos de ella, po­dría­mos su­frir pro­ble­mas muy gra­ves al no po­der per­ci­bir que te­ne­mos una in­fec­ción o he­ri­da”, apun­ta Áfri­ca Gon­zá­lez, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de In­mu­no­lo­gía (SEI). Ben­di­ta se­ñal de alar­ma. Pe­ro, en oca­sio­nes, “la in­fla­ma­ción no fi­na­li­za, se cro­ni­fi­ca, es exa­ge­ra­da y, fi­nal­men­te, de­te­rio­ra los ór­ga­nos, da­do que al in­ten­tar re­pa­rar­los lo ha­ce de for­ma anó­ma­la (con fi­bro­sis, des­truc­ción de te­ji­dos, cal­ci­fi­ca­cio­nes, et­cé­te­ra)”, aña­de la in­mu­nó­lo­ga. Es­ta in­fla­ma­ción cró­ni­ca, a di­fe­ren­cia de la agu­da, es­tá in­vo­lu­cra­da en el desa­rro­llo de mul­ti­tud de en­fer­me­da­des, des­de las au­to­in­mu­nes (ar­tri­tis reuma­toi­de, lu­pus, en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria in­tes­ti­nal…) has­ta hi­per­ten­sión, al­te­ra­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res, cáncer, obe­si­dad, dia­be­tes o tras­tor­nos men­ta­les.

La lis­ta de pro­ble­mas de sa­lud que tie­nen la in­fla­ma­ción co­mo pun­to en co­mún se alar­ga con­ti­nua­men­te con los re­sul­ta­dos de nue­vas investigaciones que de­mues­tran esa co­ne­xión. Sin em­bar­go, in­fla­ma­ción es tam­bién una es­pe­cie de ca­jón de sas­tre en el que ca­ben nu­me­ro­sas afec­cio­nes, aun­que ca­da una des­en­ca­de­ne una res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria di­fe­ren­te. “Ima­gi­ne­mos la in­fla­ma­ción co­mo el cua­dro de fu­si­bles que nos en­con­tra­mos en una ca­sa nue­va. Po­de­mos bus­car el in­te­rrup­tor que en­cien­de la luz del

sa­lón o el que apa­ga la alar­ma (del mis­mo mo­do que es­pe­ra­mos ti­rar de la pa­lan­ca que desactiva el cáncer o la pla­ca de ate­ro­ma), pe­ro el cir­cui­to es des­con­cer­tan­te: al­gu­nos in­te­rrup­to­res es­tán mar­ca­dos en ro­jo (no to­car), otros no tie­nen nin­gún in­di­ca­dor y otros es­tán des­cri­tos en un idio­ma ex­tran­je­ro”, es­bo­za en un ar­tícu­lo en The New York Ti­mes, Sidd­hart­ha Muk­her­jee, on­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia (EE UU) y Pre­mio Pu­lit­zer

2011 por una bio­gra­fía no­ve­la­da del cáncer que él mis­mo pa­de­ció.

El ob­je­ti­vo que qui­ta el sue­ño a la co­mu­ni­dad mé­di­ca es des­en­tra­ñar có­mo fun­cio­na ese com­ple­jo cua­dro de lu­ces, pe­ro tam­bién co­no­cer qué po­si­bi­li­da­des hay de que una mo­lé­cu­la de la res­pues­ta in­mu­ne ac­túe co­mo in­te­rrup­tor pa­ra en­fer­me­da­des di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, se ha en­con­tra­do que los afec­ta­dos por in­fla­ma­ción in­tes­ti­nal tie­nen un 23% más po­si­bi­li­da­des de su­frir un ata­que al co­ra­zón. Y los me­no­res de

40 años son los de ma­yor ries­go.

Otros es­tu­dios se­ña­lan un víncu­lo en­tre la obe­si­dad, la dia­be­tes ti­po 2 y al­gu­nos ti­pos de cáncer. Jor­ge Mos­cat, di­rec­tor del Pro­gra­ma de Metabolismo del Cáncer del Ins­ti­tu­to San­ford Burn­ham Prevys, en La Jo­lla (Ca­li­for­nia), ex­pli­ca: “La obe­si­dad es una for­ma de in­fla­ma­ción cró­ni­ca. En es­ta se con­ju­gan dos grandes me­ca­nis­mos cla­ros de pro­mo­ción tu­mo­ral: la hi­per­nu­tri­ción (que ali­men­ta a los tu­mo­res) y la dia­be­tes ti­po 2, que pro­mue­ve la tu­mo­ro­gé­ne­sis de­bi­do a la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na en el hí­ga­do, la gra­sa, et­cé­te­ra”. La con­jun­ción de to­dos es­tos fac­to­res da lu­gar, se­gún Mos­cat, “a una tor­men­ta per­fec­ta pa­ra la pro­gre­sión tu­mo­ral”.

El alz­héi­mer y la de­pre­sión son otros can­di­da­tos a en­gro­sar la lis­ta de en­fer­me­da­des en las que es­tá in­vo­lu­cra­da la in­fla­ma­ción cró­ni­ca. Kee­nan Wal­ker, de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, en Bal­ti­mo­re (EE UU), ha com­pro­ba­do que las per­so­nas de en­tre 40 y 50 años con ni­ve­les ele­va­dos en san­gre de cin­co mar­ca­do­res re­la­cio­na­dos con la in­fla­ma­ción ge­ne­ra­li­za­da, tie­nen el vo­lu­men ce­re­bral re­du­ci­do dé­ca­das des­pués (una pér­di­da de es­tas cé­lu­las se re­la­cio­na con el alz­héi­mer), y me­nos me­mo­ria.

Otro tra­ba­jo, li­de­ra­do por el ge­ron­tó­lo­go Ber­trand Fou­gè­re, del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Tou­lou­se (Fran­cia), des­ta­ca que el en­ve­je­ci­mien­to bio­ló­gi­co se ca­rac­te­ri­za por un ni­vel de in­fla­ma­ción cró­ni­ca de ba­jo gra­do. “El fe­nó­meno re­ci­be el nom­bre de ‘en­ve­je­ci­mien­to in­fla­ma­to­rio’ y es un fac­tor de ries­go al­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la mor­bi­li­dad y la mor­ta­li­dad en las per­so­nas ma­yo­res”, ob­ser­va. Se­gún su in­ve­ti­ga­ción, se de­be a cau­sas co­mo el es­trés oxi­da­ti­vo del or­ga­nis­mo, des­ajus­tes en el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, cam­bios hor­mo­na­les y/o des­gas­te de los te­ló­me­ros (bra­zos de los cro­mo­so­mas). “El re­sul­ta­do es que el en­ve­je­ci­mien­to in­fla­ma­to­rio desem­pe­ña un pa­pel en el ini­cio y pro­gre­sión de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la edad, co­mo ma­yor fra­gi­li­dad, os­teo­po­ro­sis y cáncer”.

La pre­gun­ta es: ¿se po­drían evi­tar es­tas en­fer­me­da­des tan ha­bi­tua­les con fár­ma­cos an­ti­in­fla­ma­to­rios? Án­gel Gil, ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los (Ma­drid), res­pon­de: “Des­de la apa­ri­ción de los me­di­ca­men­tos in­mu­no­mo­du­la­do­res, que ac­túan di­rec­ta­men­te so­bre los fe­nó­me­nos de la in­fla­ma­ción, la si­tua­ción ha cam­bia­do”, tan­to, que en­fer­me­da­des co­mo la ar­tri­tis reuma­toi­de o la en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria in­tes­ti­nal, que has­ta ha­ce po­cos años ca­re­cían de un tra­ta­mien­to efi­caz, “den­tro de un tiem­po po­drían ser anec­dó­ti­cas”. Otros an­ti­in­fla­ma­to­rios, co­mo la as­pi­ri­na, el ibu­pro­feno o los cor­ti­coi­des, que tie­nen una efi­ca­cia re­co­no­ci­da pa­ra mul­ti­tud de pro­ble­mas de sa­lud, “no son re­co­men­da­bles co­mo pre­ven­ción pri­ma­ria de en­fer­me­da­des crónicas, co­mo pue­den ser las car­dio­vas­cu­la­res, por los efec­tos ad­ver­sos que pro­vo­can”, advierte Gil.

Con to­do, es se­duc­to­ra la idea de que to­man­do un sim­ple an­ti­in­fla­ma­to­rio se po­drían pre­ve­nir al­gu­nos ti­pos de cáncer, una hi­pó­te­sis que, de en­tra­da, ad­mi­te Jor­ge Mos­cat: “De he­cho, aun­que to­da­vía es con­tro­ver­ti­do, la as­pi­ri­na se per­fi­la co­mo una for­ma de pre­ve­nir el cáncer de co­lon. Sin em­bar­go, es­to da­ría lu­gar a efec­tos ad­ver­sos in­de­sea­dos. Ade­más, aun­que es­tá cla­ro que la in­fla­ma­ción cró­ni­ca es fun­da­men­tal en el ini­cio y desa­rro­llo tu­mo­ral, to­da­vía des­co­no­ce­mos los me­ca­nis­mos exac­tos y, por lo tan­to, re­sul­ta di­fí­cil es­ta­ble­cer las dia­nas te­ra­péu­ti­cas ade­cua­das”. En su opi­nión, no hay que ce­rrar la puer­ta a usar as­pi­ri­na pa­ra pre­ve­nir cáncer co­lo­rrec­tal, in­clu­so me­la­no­ma, de ova­rio o pán­creas, pe­ro que­dan mu­chos ca­bos suel­tos que es ne­ce­sa­rio de­fi­nir de­bi­do a sus con­se­cuen­cias, advierte el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cáncer de Es­ta­dos Uni­dos. Eso sí, re­fle­xio­na el ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va: “Efec­tos si­mi­la­res los po­de­mos ob­te­ner con un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble”.

El es­trés y las ten­sio­nes

a lar­go pla­zo, co­mo el cui­da­do de un

fa­mi­liar, pa­re­cen au­men­tar los ni­ve­les en san­gre de mar­ca­do­res in­fla­ma­to­rios, aun­que fal­ta más in­ves­ti­ga­ción.

Me­jor em­pie­ce res­tán­do­le una ho­ra al tra­ba­jo y su­mán­do­se­la

al de­por­te. Vi­vi­mos en un en­torno pla­ga­do de fac­to­res que fa­vo­re­cen la in­fla­ma­ción cró­ni­ca. Áfri­ca Gon­zá­lez los enu­me­ra: “Con­ta­mi­na­ción, ta­ba­quis­mo, la ba­ja ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el es­trés”; ade­más re­sal­ta la im­por­tan­cia del so­bre­pe­so y la obe­si­dad, “con­si­de­ra­dos una in­fla­ma­ción cró­ni­ca –se ha­bla de li­poin­fla­ma­ción– que pue­den desem­bo­car en el sín­dro­me me­ta­bó­li­co (dia­be­tes, hi­per­ten­sión, ar­te­rios­cle­ro­sis, ele­va­ción del co­les­te­rol, tri­gli­cé­ri­dos y áci­do úri­co)”.

Co­no­cien­do los fac­to­res que fa­vo­re­cen el desa­rro­llo de in­fla­ma­ción cró­ni­ca, la opi­nión ge­ne­ra­li­za­da en­tre los cien­tí­fi­cos es que co­rri­gien­do al­gu­nos es po­si­ble ra­len­ti­zar el avan­ce in­fla­ma­to­rio. Es el ca­so de la inac­ti­vi­dad fí­si­ca, re­la­cio­na­da con un ma­yor ta­ma­ño de la cin­tu­ra, que a su vez se aso­cia con va­lo­res más al­tos en la san­gre de pro­teí­na C reac­ti­va (un mar­ca­dor de in­fla­ma­ción cró­ni­ca), apun­ta un es­tu­dio da­nés pu­bli­ca­do en PLOS ONE.

¿Y có­mo des­in­fla­ma el ejer­ci­cio? Alejandro Lu­cía, ca­te­drá­ti­co de Fi­sio­lo­gía del Ejer­ci­cio de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Ma­drid, ex­pli­ca: “Ca­da epi­so­dio agu­do de ejer­ci­cio pro­du­ce la li­be­ra­ción a la san­gre de mio­ci­nas, unas mo­lé­cu­las que tie­nen efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio por­que in­hi­ben la se­cre­ción de sus­tan­cias proin­fla­ma­to­rias”. Y pue­de du­rar unas cuan­tas ho­ras. Los be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio son mul­ti­sis­té­mi­cos (en to­dos los te­ji­dos). “No hay nin­gún fár­ma­co que ha­ga es­to, y fun­cio­na me­dian­te do­sis/res­pues­ta: es de­cir, cuan­to más, me­jor”, sub­ra­ya el ca­te­drá­ti­co. “El ejer­ci­cio pre­vie­ne el desa­rro­llo de mu­chas en­fer­me­da­des car­dio­me­ta­bó­li­cas o crónicas de nues­tro tiem­po, y cuan­do la en­fer­me­dad ya se ha ma­ni­fes­ta­do, el de­por­te pue­de en­len­te­cer su desa­rro­llo”.

El es­trés tam­bién apa­re­ce en el es­ce­na­rio proin­fla­ma­to­rio (pro­mue­ve la in­fla­ma­ción). La psi­có­lo­ga Ju­lia Vidal, miem­bro del con­se­jo de ex­per­tos del Área de Es­trés y Ges­tión de las Emo­cio­nes de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón (FEC) y de la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la An­sie­dad y el Es­trés (SEAS), re­cuer­da que an­te la an­sie­dad, el or­ga­nis­mo res­pon­de con más ten­sión mus­cu­lar o pre­sión san­guí­nea. “Y es­to afec­ta a nues­tros sis­te­mas ner­vio­so, en­do­crino e in­mu­ne. Se se­gre­gan hor­mo­nas y neu­ro­trans­mi­so­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.