El cau­ti­va­dor si­len­cio del pri­mer MI­NI hí­bri­do

De di­se­ño ex­qui­si­to, el MI­NI Country­man Hí­bri­do En­chu­fa­ble com­bi­na emi­sio­nes y con­su­mo mí­ni­mos con el brío de un ‘cros­so­ver’ con trac­ción in­te­gral. Y con dis­tin­ti­vo 0 emi­sio­nes de la DGT.

El País - Buena Vida - - BUENAVIDA PARA MINI -

qué si­len­cio. El co­che es­tá de­te­ni­do en el se­má­fo­ro y, des­de su asien­to, el co­pi­lo­to mi­ra de­lan­te y atrás, cu­rio­sea en la guan­te­ra, ba­ja la ven­ta­ni­lla… “¡Qué si­len­cio!”, re­pi­te. Lue­go el MI­NI Country­man Hí­bri­do En­chu­fa­ble em­pie­za a mo­ver­se con la ex­clu­si­va de­li­ca­de­za de los co­ches eléc­tri­cos y, en lo que se tar­da en de­cir el nom­bre del mo­de­lo, el con­duc­tor ya ha te­ni­do tiem­po de que­dar cau­ti­va­do por el pri­mer hí­bri­do de la his­to­ria de MI­NI.

Es­te MI­NI enamo­ra por su di­se­ño arre­ba­ta­dor, por la am­pli­tud y la ca­li­dad de su ha­bi­tácu­lo, por el no­ta­ble ma­le­te­ro (405 li­tros) y, so­bre to­do, por las sen­sa­cio­nes al vo­lan­te. Cuan­do se po­ne en mar­cha, el mo­do de con­duc­ción hí­bri­da ac­ti­va el mo­tor eléc­tri­co has­ta los 80 km/h y el co­che se des­pla­za co­mo si no es­tu­vie­ra, sin con­su­mo de ga­so­li­na ni emi­sio­nes. Sien­ta bien mo­ver­se sin mo­les­tar. Y con ale­gría: la po­ten­cia lle­ga ins­tan­tá­nea­men­te en cuan­to se apo­ya el pie en el pe­dal. A más de 80 km/h el mo­tor de ga­so­li­na en­tra en ac­ción, pe­ro no lo pa­re­ce. La tran­si­ción es ca­si im­per­cep­ti­ble. Qué si­len­cio y qué sua­vi­dad. En­tre tan­to, al pi­sar el freno la ba­te­ría de li­tio va re­cu­pe­ran­do ener­gía.

Pe­ro no es obli­ga­to­rio gas­tar ga­so­li­na. Un to­que en el bo­tón eD­ri­ve bas­ta pa­ra ele­gir el mo­do com­ple­ta­men­te eléc­tri­co (y lim­pio) has­ta los 125 km/h. Per­fec­to pa­ra des­pla­za­mien­tos ur­ba­nos de has­ta 41 ki­ló­me­tros. El cen­tro de la ciu­dad es una de­li­cia con el MI­NI Country­man Hí­bri­do En­chu­fa­ble: con el dis­tin­ti­vo 0 emi­sio­nes de la DGT evi­ta las res­tric­cio­nes de trá­fi­co, ya sean por con­ta­mi­na­ción o por de­ci­sio­nes de mo­vi­li­dad. “¿Y por qué no has pa­ga­do en el par­quí­me­tro?”, pre­gun­ta in­tri­ga­do el co­pi­lo­to. Cier­to. Otra ven­ta­ja: en la ca­lle el es­ta­cio­na­mien­to es ili­mi­ta­do y gra­tui­to en ciu­da­des co­mo Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.