PACO RON­CE­RO

La Te­rra­za del Ca­sino, Ma­drid. Co­mien­za el día co­rrien­do y pla­ni­fi­ca ca­da in­ges­ta.

El País - Buena Vida - - CUERPO -

Una de­di­ca­ción ple­na a la co­ci­na de 17 ho­ras dia­rias, sin or­den en las co­mi­das, y mu­cho pi­co­teo dul­ce le lle­va­ron a pe­sar 118 ki­los. Aca­bó per­dien­do

50. Y hoy Paco Ron­ce­ro, dos es­tre­llas Mi­che­lin, re­pre­sen­ta un ejem­plo de su­pera­ción pa­ra in­di­vi­duos con so­bre­pe­so. ¿La cla­ve? In­tro­du­cir en su vi­da al­go más que su de­vo­ción por los fo­go­nes: se cal­za las za­pa­ti­llas pa­ra co­rrer

12 ki­ló­me­tros to­dos los días. Tam­bién pla­ni­fi­ca su me­nú se­ma­nal. “Los co­ci­ne­ros siem­pre co­me­mos mal, a des­ho­ras, abrien­do la ne­ve­ra a la 1 de la ma­ña­na pa­ra co­ger cual­quier co­sa. Me pu­se en ma­nos de una nu­tri­cio­nis­ta y ha­go de­por­te des­de 2009. Or­de­nar las co­mi­das y ha­cer de­por­te me­jo­ró mi es­ti­lo de vi­da. Em­pe­cé muy ra­di­cal, pe­ro ya no… Si quie­ro un crua­sán, me lo co­mo. El ejer­ci­cio ayu­da a com­pen­sar­lo”, se­ña­la el chef. De so­bre­sa­lien­te…, ca­si. Por­que el ejer­ci­cio no de­be en­ten­der­se co­mo una com­pen­sa­ción de los ex­ce­sos, ano­ta el doc­tor Be­ní­tez: “El cuer­po no fun­cio­na así”. Álex Pé­rez es­tá de acuer­do: “Co­mer mal y com­pen­sar con ejer­ci­cio es co­mo con­du­cir a ba­se de fuer­tes ace­le­ro­nes y fre­na­zos pa­ra no pa­sar­se de la ve­lo­ci­dad má­xi­ma, en vez de man­te­ner­la de for­ma cons­tan­te. Im­pli­ca con­su­mir más com­bus­ti­ble y for­zar la má­qui­na. Tan­to pa­ra con­du­cir co­mo en la nu­tri­ción, lo me­jor es la re­gu­la­ri­dad”.

En­tre sus cin­co in­ges­tas dia­rias, la co­mi­da y la ce­na siem­pre van an­tes que las de los clien­tes (bien). “To­das las ma­ña­nas ha­go de­por­te: a ve­ces an­tes del desa­yuno y otras des­pués”, ex­pli­ca. “Y al­gu­nos días to­mo lác­teos an­tes de acos­tar­me, de ma­dru­ga­da, aun­que di­gan que no son tan bue­nos”. Piiiii…, error. La le­che, dic­ta la evi­den­cia, so­lo es ma­la pa­ra los in­to­le­ran­tes y alér­gi­cos. De he­cho, los nu­tri­cio­nis­tas re­co­mien­dan que si el es­tó­ma­go ru­ge an­tes de ir­se a la ca­ma, na­da co­mo pro­teí­nas de al­to va­lor bio­ló­gi­co, “co­mo el yo­gur na­tu­ral”, apun­ta Be­ní­tez.

En cuan­to a sa­lir a co­rrer sin desa­yu­nar, hay apa­ren­tes ven­ta­jas (te­ma que se to­ca unas pá­gi­nas más ade­lan­te). “El ejer­ci­cio en ayuno noc­turno es­ti­mu­la la li­pó­li­sis y la oxi­da­ción de gra­sa pe­ri­fé­ri­ca [que­ma de gra­sas du­ran­te e in­me­dia­ta­men­te des­pués del ejer­ci­cio]”, sen­ten­cia Mar­ga­ri­ta Pé­rez, ca­te­drá­ti­ca de Fi­sio­lo­gía del Ejer­ci­cio en la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Ma­drid. Sin em­bar­go, se des­acon­se­ja a de­por­tis­tas del mon­tón. No a Ron­ce­ro, que ha ter­mi­na­do el Iron Man de Lan­za­ro­te, uno de los triatlo­nes más exi­gen­tes del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.