MAPI HERMIDA.

Blog La Gas­tró­no­ma. Nun­ca se co­me en­te­ros los pla­tos que fo­to­gra­fía.

El País - Buena Vida - - CUERPO -

“En la cul­tu­ra vas­ca un co­ci­ne­ro gran­de trans­mi­tía con­fian­za. Siem­pre co­mien­do, al pie del fo­gón. Sen­tar­nos a la me­sa es un lo­gro que tar­dó en Es­pa­ña”, Fer­nan­do Ca­na­les.

No es co­ci­ne­ra, pe­ro se ex­po­ne a las ten­ta­cio­nes cu­li­na­rias con la mis­ma fre­cuen­cia que un es­tre­lla Mi­che­lin. En 2004, es­ta

foo­die, ade­más de res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de una com­pa­ñía cer­ve­ce­ra, creó una web es­pe­cia­li­za­da en gas­tro­no­mía que la ha lle­va­do a con­ver­tir­se en una de las pres­crip­to­ras más in­flu­yen­tes de nues­tro país. Y, tam­bién, a co­mer fue­ra de ca­sa en­tre seis y sie­te ve­ces a la se­ma­na pa­ra va­lo­rar las car­tas de los res­tau­ran­tes. Hay días que desa­yu­na va­rias ve­ces. “Y tam­bién pue­do te­ner ce­nas por du­pli­ca­do: una a las 19.00 y otra a las 21.00 en si­tios dis­tin­tos”, con­cre­ta. En cuan­to al nú­me­ro de in­ges­tas por jor­na­da y su re­la­ción con el pe­so hay cier­ta con­tro­ver­sia, aun­que ga­na te­rreno la te­sis que se­ña­la Nés­tor Be­ní­tez, die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta y pro­fe­sor del Gra­do en Nu­tri­ción Hu­ma­na y Dietética de la Uni­ver­si­dad Isa­bel I: “Des­de ha­ce años se di­ce que hay que co­mer cin­co ve­ces al día, pe­ro es una cues­tión sin fun­da­men­to. Lo im­por­tan­te es sa­ber qué co­me­mos, có­mo es la ali­men­ta­ción que lle­va­mos, y no tan­to el nú­me­ro de co­mi­das que es ne­ce­sa­rio ha­cer. Ca­da per­so­na de­be­rá mar­car­las aten­dien­do a sus ne­ce­si­da­des”.

El se­cre­to de Hermida pa­ra es­qui­var los ki­los de más re­si­de en la pla­ni­fi­ca­ción (siem­pre mi­ra la agen­da de la se­ma­na y pro­cu­ra no te­ner más de tres co­mi­das ni más de tres ce­nas fue­ra de ca­sa: al fin y al ca­bo, es­tá com­pro­ba­do que en es­tos even­tos en­gu­lli­mos 500 ki­lo­ca­lo­rías de más). Sus otros dos bá­si­cos: pres­cin­dir del al­cohol en­tre se­ma­na (aun­que su re­la­ción con el so­bre­pe­so es­tá más re­la­cio­na­da con con­su­mos pun­tuaa­co­ta

les ex­ce­si­vos o fre­cuen­tes de en­ver­ga­du­ra (más de cua­tro be­bi­das dia­rias en hom­bres y más de tres en mu­je­res, se­gún una re­vi­sión de Cu­rrent Obe­sity

Re­ports) y nun­ca co­mer­se la to­ta­li­dad del pla­to. “A me­nu­do, so­lo la mi­tad. Y, si quie­ro cro­que­tas, me co­mo una, y no me­dia ra­ción”, pun­tua­li­za.

Se echa a tem­blar con los menús de­gus­ta­ción de 10 pla­tos pa­ra arri­ba, aun­que no se cor­ta en su­ge­rir­le al co­ci­ne­ro si lle­van de­ma­sia­dos fri­tos o les fal­ta pes­ca­do. En los días que tie­ne li­bres, una en­sa­la­di­ta en ca­sa, “que es lo que me pi­de el cuer­po”. ¿Más ru­ti­nas que su­pe­ran la prue­ba del al­go­dón de los ex­per­tos? Reír­se de la com­pen­sa­ción. Ya sa­be: co­mer po­co al me­dio­día pa­ra fo­rrar­se en la ce­na… no cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.