LAS VI­TA­MI­NAS, ME­JOR QUE VEN­GAN DE UN PLA­TO DE CO­MI­DA.

El País - Buena Vida - - CUERPO -

Ri­car­do Ruiz re­suel­ve: “La me­jor for­ma de be­ne­fi­ciar­se de los nu­trien­tes es a tra­vés de la ali­men­ta­ción”. ¿Tam­bién de la vi­ta­mi­na C? “La cos­mé­ti­ca ri­ca en ella otor­ga cier­tos be­ne­fi­cios, co­mo dar lu­mi­no­si­dad y pre­ve­nir man­chas,

pe­ro nun­ca va a sus­ti­tuir a las que apor­ta la die­ta”, res­pon­de Paloma Cor­ne­jo. ¿Y có­mo re­par­te el cuer­po las vi­ta­mi­nas que in­gie­re? “A tra­vés del to­rren­te san­guí­neo. Y el pro­ce­so de­pen­de­rá de si son hi­dro­so­lu­bles [se eli­mi­nan con la ori­na] o li­po­so­lu­bles [se al­ma­ce­nan]”, in­di­ca Te­re­sa Ure­ta. Ca­da una de las li­po­so­lu­bles tie­ne una fun­ción di­fe­ren­cia­da, igual que el lu­gar don­de se cus­to­dia: la A (res­pon­sa­ble de la re­no­va­ción ce­lu­lar de la piel) en el hí­ga­do; y la D, en piel, hí­ga­do y hue­sos (su al­ma­ce­na­mien­to no tie­ne que ver con los ór­ga­nos a los que agra­cia). En cuan­to a su ab­sor­ción, “de­pen­de­rá del es­ta­do de sa­lud del or­ga­nis­mo y sus ne­ce­si­da­des”. Y ojo con los su­ple­men­tos. “Ne­ce­si­ta­mos can­ti­da­des pe­que­ñas. Si in­ge­ri­mos más vi­ta­mi­nas li­po­so­lu­bles de las ne­ce­sa­rias, se po­dría des­en­ca­de­nar una hi­per­vi­ta­mi­no­sis”, ad­vier­te Ure­ta. ¿Sus es­tra­gos en la piel? De la des­ca­ma­ción al agrie­ta­mien­to de la­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.