PASEAR Y OB­SER­VAR, DOS LU­JOS ASE­QUI­BLES.

El País - Buena Vida - - ENTORNO - Por

John Bu­rroughs era un ti­po so­cia­ble. Un día se iba de acam­pa­da con el pre­si­den­te de EE UU Fran­klin D. Roo­se­velt y al otro se em­bo­rra­cha­ba con Os­car Wil­de. Tam­bién era un na­tu­ra­lis­ta, un ca­mi­nan­te, un observador. “Si ver las co­sas es un ar­te, se tra­ta del ar­te de man­te­ner los ojos y los oí­dos abier­tos”, es­cri­be al co­mien­zo de es­te li­bro que es, en reali­dad, un pa­seo di­vi­di­do en va­rias eta­pas. A tra­vés de los ojos del es­cri­tor, ve­mos aves y ca­za­do­res, nos co­la­mos en ca­ba­ñas, co­no­ce­mos a los cam­pe­si­nos, des­cu­bri­mos –o igual so­lo re­cor­da­mos– los pla­ce­res de la vi­da sen­ci­lla. La con­tem­pla­ción es un ar­te que prac­ti­ca co­mo na­die el ser al que Walt Whit­man de­fi­nió co­mo “el ge­nuino hom­bre de los bos­ques, el úni­co na­ti­vo en­tre los ár­bo­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.