Vie­na.

La me­jor ciu­dad pa­ra vi­vir, se­gún el Glo­bal Li­vea­bi­lity In­dex, don­de, ade­más, hay un res­tau­ran­te ve­gano con es­tre­lla Mi­che­lin.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: JUAN PE­LE­GRÍN

TT­res­cien­tos mil ár­bo­les (iden­ti­fi­ca­dos y re­gis­tra­dos), 850 par­ques y más de 3 mi­llo­nes de flo­res al año ha­cen de Vie­na una de las ciu­da­des más ver­des del pla­ne­ta. El 60% de su su­per­fi­cie, más de 20.000 hec­tá­reas, es­tá ocu­pa­da por zo­nas ver­des, bos­ques o ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, in­clu­yen­do 1.300 ki­ló­me­tros de ca­rril bi­ci. El par­que del Pra­ter, los jar­di­nes del Pa­la­cio de Belvedere o el par­que na­cio­nal del Da­nu­bio, cu­ya ter­ce­ra par­te se en­cuen­tra en te­rreno ur­bano, son so­lo al­gu­nos ejem­plos de en­tor­nos po­bla­dos a ca­si to­das ho­ras por co­rre­do­res, ci­clis­tas y ca­mi­nan­tes.

To­do es­to no es fru­to de la ca­sua­li­dad, el cli­ma o una inusual adap­ta­ción de cier­tas es­pe­cies al eco­sis­te­ma ur­bano de la ca­pi­tal aus­tria­ca. “En Vie­na te­ne­mos una ley por la que el 60% de nues­tro es­pa­cio ha de es­tar ca­ta­lo­ga­do co­mo áreas ver­des y zo­nas re­crea­ti­vas. Es par­te de nues­tra iden­ti­dad y por esa ley, y por elec­ción pro­pia, no se pue­den de­di­car esas áreas a nin­gún otro uso”, ase­gu­ra Do­mi­nic Weiss, di­rec­tor de Smart City Agency, una em­pre­sa pri­va­da que pro­por­cio­na ser­vi­cios de con­sul­to­ría al con­sis­to­rio vie­nés que, a su vez, es uno de sus ac­cio­nis­tas. “Es po­si­ble que no seamos los pri­me­ros en nin­guno de los pa­rá­me­tros que eva­lúan la ha­bi­ta­bi­li­dad”, re­co­no­ce Weiss, “pe­ro sí es­ta­mos en­tre los pues­tos se­gun­do y sex­to en to­dos. Así, en la su­ma ge­ne­ral, que­da­mos me­jor va­lo­ra­dos que el res­to de las ciu­da­des. Vie­na ha he­cho bien sus de­be­res en los úl­ti­mos 15 años, en los que ha su­fri­do un cam­bio drás­ti­co”.

Uno de los pun­tos fuer­tes de su ha­bi­ta­bi­li­dad es el ac­ce­so a la vi­vien­da, opi­na Weiss: “El 50% de la gen­te que vi­ve aquí lo ha­ce en uno de los 290.000 pi­sos pro­pie­dad del Ayun­ta­mien­to. ¡Es la ma­yor em­pre­sa in­mo­bi­lia­ria del mun­do!”. Le­jos de ob­te­ner de ellos el má­xi­mo be­ne­fi­cio, el pre­cio pa­ra su al­qui­ler es­tá re­gu­la­do por ley. “No se pue­de co­brar más de 7,5 eu­ros por me­tro cua­dra­do, lo mis­mo en los dis­tri­tos his­tó­ri­cos que en los más pe­ri­fé­ri­cos. Se pue­de vi­vir por ese pre­cio en edi­fi­cios an­ti­guos, con te­chos de

1 Ca­sas de co­lo­res con for­mas or­gá­ni­cas. El ar­tis­ta Frie­dens­reich Hun­dert­was­ser re­ci­bió el en­car­go de cons­truir un edi­fi­co de vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial (com­ple­jo Hun­dert­was­ser­haus), a prin­ci­pios de los 80. La úni­ca con­di­ción que pu­so fue li­ber­tad to­tal.

2 No sin pro­bar un vino. Meinl’s wi­ne­bar (Gra­ben,19) es un si­tio in­tere­san­te pa­ra co­no­cer los cal­dos aus­tria­cos. Hay 40 ti­pos de uva en Aus­tria: 26 blan­cas y 14 ro­jas, apro­ba­das pa­ra la pro­duc­ción de “vino de ca­li­dad”. El Es­ta­do de Nie­de­rös­te­rreich (no­res­te de Aus­tria) es el ma­yor pro­duc­tor.

cua­tro me­tros, en el mis­mo cen­tro de la ciu­dad”. Edu­ca­ción y sa­lud pú­bli­cas son dos de los pa­rá­me­tros que tam­bién se eva­lúan en los ran­king co­mo el Mer­cer Qua­lity of Li­ving, y que Vie­na lle­va ocho años se­gui­dos en­ca­be­zan­do. Am­bos ob­tie­nen pun­tua­cio­nes so­bre­sa­lien­tes y son ser­vi­cios gra­tui­tos pa­ra to­dos los vie­ne­ses, que los dis­fru­tan des­de el jar­dín de in­fan­cia has­ta la Uni­ver­si­dad, con un pro­yec­to edu­ca­ti­vo de ca­li­dad.

No lo du­de, apar­que el co­che y sú­ba­se a un au­to­bús. Es­ta ciu­dad tie­ne en el trans­por­te y su in­fluen­cia en el me­dioam­bien­te otra de sus gran­des for­ta­le­zas. “Yo ten­go co­che, pe­ro ape­nas lo uso una vez al mes, no lo ne­ce­si­to”, cuen­ta Weiss . “La red de trans­por­te pú­bli­co es­tá for­ma­da por 5 lí­neas de me­tro, 28 de tran­vía y 130 de au­to­bús”, enu­me­ra Mi­chael Un­ger, por­ta­voz de Wie­ner­li­nien, la em­pre­sa pú­bli­ca de trans­por­tes. Em­plea a 8.700 per­so­nas y abrió su úl­ti­ma ex­pan­sión de me­tro en sep­tiem­bre del año pa­sa­do.

Y ade­más es ba­ra­to: un eu­ro al día. “El abono anual cues­ta 365 eu­ros. Te­ne­mos 800.000 abo­na­dos (Vie­na tie­ne 1,8 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) y el 80% se mue­ve por nues­tra red sin de­jar la me­nor hue­lla en el me­dioam­bien­te. El trans­por­te pú­bli­co es la pri­me­ra op­ción pa­ra la mo­vi­li­dad (38%), se­gui­do, con un 27%, del co­che com­par­ti­do”, re­cal­ca Un­ger.

Los ín­di­ces a ve­ces pue­den ser fríos, pe­ro pa­ra los ex­per­tos son un fiel re­fle­jo de la si­tua­ción, aña­de: “Es­ta pa­ra mí es la me­jor ciu­dad pa­ra vi­vir. El trans­por­te es una bue­na ra­zón, pe­ro hay mu­chas más. La ar­qui­tec­tu­ra, la na­tu­ra­le­za, la edu­ca­ción, la cul­tu­ra… Sen­ci­lla­men­te, es una ciu­dad de gran ca­li­dad en mu­chos as­pec­tos di­fe­ren­tes”. Y dis­fru­te de Klimt y de su be­so. Vie­na es pa­ra­dig­ma de ciu­dad con am­plia ofer­ta de ac­ti­vi­da­des. De­ci­dir cuá­les son las me­jo­res es ta­rea im­po­si­ble. La pla­za del Mu­seums­quar­tier con­cen­tra al­gu­nas de las pi­na­co­te­cas más im­por­tan­tes, des­de el Mu­seo Leo­pold, que aco­ge el grue­so de la obra de Gus­ta­ve Klimt o Egon Schie­le, has­ta el Al­ber­ti­na, a es­pal­das de la Ópe­ra Na­cio­nal, que alo­ja, en­tre otras ma­ra­vi­llas, la lie­bre de Du­re­ro con­ver­ti­da en mas­co­ta de la ciu­dad. Beet­ho­ven estrenó al­gu-

Es el pa­raí­so del de­por­tis­ta de ciu­dad. El par­que na­cio­nal Da­nu­bio-Auen, cu­ya ter­ce­ra par­te se en­cuen­tra en te­rri­to­rio ur­bano, es so­lo un ejem­plo de en­torno po­bla­do por co­rre­do­res y ci­clis­tas.

Vie­na es lo con­tra­rio a los vai­ve­nes del pi­co­teo in­con­sis­ten­te y frí­vo­lo. Es una in­vi­ta­ción a la pro­fun­di­dad, a las es­tan­cias lar­gas, a ca­mi­nar sin rum­bo fi­jo re­fle­xio­nan­do so­bre la uti­li­dad del ar­te… Una co­sa se­ria, co­mo sus vi­nos.

nas de sus par­ti­tu­ras más in­mor­ta­les en el re­co­le­to Thea­ter an der Wien, una de las múl­ti­ples sa­las de­di­ca­das a la mú­si­ca, ade­más del cé­le­bre ho­gar del Con­cier­to de Año Nue­vo: el Mu­sik­ve­rein. Pe­ro hay más: el Pa­be­llón de ex­po­si­cio­nes de la Se­ce­sión, el Belvedere, eri­gi­do por Jo­seph Ma­ria Ol­brich en­tre 1897 y 1898, don­de cuel­ga El

be­so, de Klimt; do­ce­nas de edi­fi­cios his­tó­ri­cos; la ca­te­dral de San Es­te­ban… La lis­ta es tan in­ter­mi­na­ble que un trek­king pa­ra re­co­rrer­la com­ple­ta re­sul­ta­ría tan lar­go co­mo un ma­ra­tón.

La gas­tro­no­mía, has­ta ha­ce unos años do­mi­na­da por el tra­di­cio­nal sch­nit­zel (filete em­pa­na­do vie­nés), tam­bién se ha uni­do a la fies­ta. Aun­que el 80% de los lo­ca­les lo si­guen sir­vien­do, res­tau­ran­tes co­mo el dos es­tre­llas Mi­che­lin de Kons­tan­tin Fi­lip­pou dan un vuel­co a la tra­di­ción, “ha­cien­do,” —en sus pro­pias pa­la­bras—, “co­sas lo­cas”. El Tian Vien­na, ve­ge­ta­riano con una es­tre­lla de Paul Ivic en pleno cen­tro, es otro pro­ta­go­nis­ta de ese mo­vi­mien­to. El chef cree, ade­más, que su la­bor va más allá de ser­vir pla­tos: “Los co­ci­ne­ros no so­mos ar­qui­tec­tos de co­mi­da. De­be­mos en­viar un men­sa­je a la gen­te pa­ra que co­ma me­jor. Es su sa­lud. Te­ne­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad”. Él la afron­ta pu­bli­can­do li­bros de co­ci­na. Po­si­ble­men­te, las re­ce­tas sa­nas, la aten­ción a los pro­duc­to­res lo­ca­les y el cui­da­do de la bue­na me­sa su­men una úl­ti­ma cen­té­si­ma pa­ra esa ha­bi­ta­bi­li­dad so­bre­sa­lien­te de la que pre­su­me con or­gu­llo la ciu­dad im­pe­rial.

7 En tran­vía por la an­ti­gua mu­ra­lla. Las lí­neas 1 y 2 de tran­vía re­co­rren la Rings­tras­se, co­no­ci­da tam­bién co­mo Ring, ave­ni­da que ro­dea el cen­tro his­tó­ri­co cons­trui­da so­bre el tra­za­do de la an­ti­gua mu­ra­lla.8 Ca­rril bi­ci ki­lo­mé­tri­co. Bi­ci­cle­tas, pa­ti­nes y otros vehícu­los de mo­vi­li­dad cir­cu­lan por los 1.300 ki­ló­me­tros de ca­rril bi­ci. Hay una am­plia red de al­qui­ler de bi­ci­cle­tas con pre­cios des­de dos eu­ros al día.

9 El tar­tar..., de ter­ne­ra. Lin­gen­hel es uno de los mu­chos lo­ca­les vie­ne­ses que sir­ven es­te pla­to irre­sis­ti­ble. 10 La top de las sal­chi­chas. La Kä­se­krai­ner, re­lle­na de que­so, es la rei­na en los pues­tos ca­lle­je­ros, de los que aquí hay cien­tos y de gran va­rie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.