Ha­blan­do de be­lle­za…

Cos­mé­ti­ca ve­ga­na y sin glu­ten: si su prio­ri­dad no es la efec­ti­vi­dad…

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Mar­ta del Va­lle

h)Hoy exis­ten cien­tos de op­cio­nes pa­ra cui­dar la piel. Y en la ca­rre­ra por sa­tis­fa­cer­nos a to­dos ca­ben mu­chas co­sas: “Se­gui­mos in­ves­ti­gan­do in­gre­dien­tes y acer­cán­do­nos ca­da vez más a esa fron­te­ra que nos mar­ca la le­gis­la­ción so­bre dón­de po­de­mos ope­rar. La ten­den­cia por lo na­tu­ral con­ti­núa cre­cien­do: la gen­te exi­ge a su cui­da­do fa­cial lo que es­pe­ra de su co­mi­da. El desafío es que no to­dos los in­gre­dien­tes que se uti­li­zan aho­ra pue­den ser ve­ga­nos y con la tec­no­lo­gía po­dría­mos fa­bri­car­los… Lo del glu­ten no tie­ne sen­ti­do y en­ca­re­ce los pro­duc­tos. Pe­ro una vez que se con­vier­te en un mo­vi­mien­to mun­dial, no te pue­des que­dar fue­ra…”. A pe­sar de con­fir­mar que nos en­con­tra­mos en un buen mo­men­to pa­ra la in­ves­ti­ga­ción en la in­dus­tria, Neuser re­cuer­da que la re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca de la be­lle­za su­ce­dió en los años 90. “Hay mar­cas que lle­van mu­chos más años en el mer­ca­do –Olay lle­va unos 66–, pe­ro creo

que fue en­ton­ces cuan­do la cien­cia co­bró im­por­tan­cia, cuan­do se in­tro­du­jo el to­que clí­ni­co-mé­di­co en cos­mé­ti­ca. Es tam­bién cuan­do se co­men­zó a usar SPF [el pa­rá­me­tro con el que se mi­de la pro­tec­ción con­tra los ra­yos ul­tra­vio­le­ta]”. ¿Y cuán­to se ha me­jo­ra­do des­de en­ton­ces? “Es di­fí­cil de­cir si la efi­ca­cia ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te… Aho­ra hay más va­rie­dad de pro­duc­tos, pe­ro una bue­na hi­dra­tan­te de en­ton­ces si­gue sien­do una bue­na hi­dra­tan­te aho­ra. Los re­sul­ta­dos pue­de que ha­yan cre­ci­do de un 91% a un 92%93%… Los pa­sos se ha­cen más cor­tos, sin em­bar­go, si­guen sien­do im­por­tan­tes”.

Pa­ra sa­ber si la evo­lu­ción ha me­re­ci­do la pe­na, le pre­gun­ta­mos de qué par­te de la efi­ca­cia son res­pon­sa­bles los ac­ti­vos que se han ido des­cu­brien­do y tes­tan­do: “De­pen­de de a lo que lla­mes ac­ti­vos… En una hi­dra­tan­te, el 50% vie­ne de la fór­mu­la ba­se [gli­ce­ri­na, emo­lien­tes, agua, si­li­co­nas, oclu­si­vos…]. El otro

40%-50% de la nia­ci­na­mi­da, los pép­ti­dos… que se aña­den”. ¿Y qué hay de los in­gre­dien­tes más so­fis­ti­ca­dos de las cre­mas an­ti­edad? “En nues­tros es­tu­dios clí­ni­cos, a ve­ces el pro­duc­to con­trol pue­de no ser ab­so­lu­ta­men­te na­da, so­lo una emul­sión, y otras, la mis­ma hi­dra­tan­te sin ac­ti­vos ex­tra, pa­ra así po­der me­dir qué ha­ce el pro­duc­to más allá de la hi­dra­ta­ción. No que­re­mos gas­tar di­ne­ro en in­gre­dien­tes si la efi­ca­cia vie­ne de la gli­ce­ri­na. ¡Es­ta­ría­mos con­ten­tos si es­to fue­ra así! Pe­ro lo ha­ce­mos pa­ra ver cuán­to mue­ven la

agu­ja los otros in­gre­dien­tes. No in­clui­mos mo­lé­cu­las que cues­tan di­ne­ro y no ha­cen na­da…”. Neuser es una fir­me de­fen­so­ra del mi­ni­ma­lis­mo cos­mé­ti­co: de la no ne­ce­si­dad de que las cre­mas lle­ven (y ha­gan) de to­do. El úl­ti­mo lan­za­mien­to de la mar­ca lle­va fil­tros con­tra los ra­yos UV, pe­ro no con­tra los in­fra­rro­jos (IR) o la luz vi­si­ble, am­bos protagonistas es­te pa­sa­do ve­rano de to­do so­lar que qui­sie­ra ha­cer­se un hue­co en el mer­ca­do. “Es una de mis dis­cu­sio­nes fa­vo­ri­tas”, re­co­no­ce. “He­mos rea­li­za­do al­gu­nos es­tu­dios y hay un par de desafíos. Uno, que es muy di­fí­cil me­dir su efec­to ais­la­do por­que siem­pre vie­nen acom­pa­ña­dos de los ul­tra­vio­le­ta. Y no hay mé­to­dos es­tan­da­ri­za­dos [co­mo el SPF] de me­dir­los. Por otro la­do, tam­po­co he­mos en­con­tra­do efec­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en la piel. No des­mien­to que la luz azul per­tur­be el des­can­so y da­ñe la vis­ta, no di­go que no ha­ya cien­cia en ello. Pe­ro en la piel… Y si te­ne­mos en cuen­ta que más de la mi­tad de las mu­je­res no usan fil­tro so­lar… Mien­tras no lo ha­gan, no creo que de­ban preo­cu­par­se

A los de­trac­to­res de las si­li­co­nas: “No se de­be ge­ne­ra­li­zar. Pue­den en­mas­ca­rar la sen­sa­ción pe­ga­jo­sa de ac­ti­vos esen­cia­les co­mo la gli­ce­ri­na, que pa­re­cen miel. ¡Y quién quie­re eso en la ca­ra!”.

por los in­fra­rro­jos o la luz vi­si­ble. Otros aña­den an­ti­oxi­dan­tes… Pe­ro ¿me­re­ce la pe­na com­prar un pro­duc­to es­pe­cí­fi­co con­tra la luz o es me­jor in­ver­tir en un cos­mé­ti­co de bue­na ca­li­dad que, pro­ba­ble­men­te, ha­ga al­go tam­bién con­tra es­to?”, se pre­gun­ta la cien­tí­fi­ca.

Su opi­nión res­pec­to a los pro­duc­tos con­tra la po­lu­ción no es muy di­fe­ren­te: “He­mos es­tu­dia­do mu­cho su efec­to. Y tam­bién va siem­pre uni­do al de los ra­yos UV. Efec­ti­va­men­te cau­sa da­ños, ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to y de­bi­li­ta la ba­rre­ra epi­dér­mi­ca. Pe­ro, don­de vi­vi­mos (yo en EE UU y tú en Eu­ro­pa), la ra­dia­ción es un pro­ble­ma ma­yor. Si es­tu­vié­ra­mos en In­dia o Chi­na (los dos paí­ses con más con­ta­mi­na­ción del mun­do), se­ría otra co­sa… En un es­tu­dio de dis­tin­tas et­nias com­pro­ba­mos que allí tie­nen la ba­rre­ra de­bi­li­ta­da, pe­ro ¿po­de­mos ase­gu­rar que es el re­sul­ta­do de lle­var 30-40 o 50 años vi­vien­do en esas con­di­cio­nes? La con­ta­mi­na­ción no ha­ce na­da bueno, pe­ro te­ne­mos suer­te de que aquí no sea una prio­ri­dad”.

Si tie­ne que ele­gir un in­gre­dien­te fa­vo­ri­to, no du­da: “La nia­ci­na­mi­da. La he­mos usa­do des­de los años 90 y tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra pie­les de to­do ti­po y edad. La ma­gia vie­ne de có­mo la com­bi­nas con otros in­gre­dien­tes. ¡Ca­si es más fá­cil de­cir lo que no ha­ce! Re­fuer­za la ba­rre­ra de la piel, ha­ce que pro­duz­ca más de los com­po­nen­tes que la con­for­man, por lo que man­tie­ne me­jor la hi­dra­ta­ción y que es­té más pro­te­gi­da con­tra la po­lu­ción y otros agre­so­res ex­ter­nos; re­du­ce pe­que­ñas arru­gas y la pro­duc­ción de se­bo (me­jo­ran­do la apa­rien­cia de los po­ros). Pe­ro, so­bre to­do, tie­ne un rol crí­ti­co en el me­ta­bo­lis­mo de las cé­lu­las sin el que mu­chas co­sas no fun­cio­nan. Des­co­no­ce­mos va­rios de los me­ca­nis­mos de es­tos efec­tos, pe­ro uno bien cons­ta­ta­do es el de in­hi­bir las man­chas: in­te­rrum­pe el pro­ce­so por el que la me­la­ni­na (el pig­men­to) se en­cie­rra en las cé­lu­las que suben a la su­per­fi­cie de la piel. Es una lo­cu­ra to­do lo que un so­lo in­gre­dien­te pue­de ha­cer, por lo que si bus­cas una hi­dra­tan­te ba­ra­ta, eli­ge una que lle­ve gli­ce­ri­na y nia­ci­na­mi­da”. ¿Y si que­re­mos al­go más? “Los pép­ti­dos son muy in­tere­san­tes, el re­ti­nol, las vi­ta­mi­nas A, C y E, los an­ti­oxi­dan­tes…”. Por or­den: “Gli­ce­ri­na y nia­ci­na­mi­da a los 20 años; a los 30, pép­ti­dos (no tie­nen efec­tos se­cun­da­rios), y el re­ti­nol co­mo si­guien­te pa­so”.

Lu­mi­nous Whip, de Olay. Una fór­mu­la ul­tra­li­ge­ra “pa­ra ese 50% de mu­je­res que no es­tá a gus­to con la tex­tu­ra de su hi­dra­tan­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.