CON­SUL­TAS

Có­mo fun­cio­na eso de com­prar sin sa­car la car­te­ra; có­mo re­cla­mar a un ven­de­dor por te­lé­fono o In­ter­net y al­gu­na co­sa más.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - Por BuenaVida

Mi com­pa­ñía me acu­sa de ma­ni­pu­lar el con­ta­dor de la luz. ¿Có­mo de­mues­tro que es fal­so?

La com­pa­ñía no apli­ca la pre­sun­ción de ino­cen­cia y cul­pa al usua­rio, a ve­ces, sin prue­bas. Y la mul­ta pa­ra evi­tar el cor­te de luz o es­tar en una lis­ta de mo­ro­sos ron­da los 2.000 eu­ros. Lo pri­me­ro es pe­dir a la em­pre­sa el in­for­me de ins­pec­ción y las fo­to­gra­fías que de­mues­tren la ma­ni­pu­la­ción. La vía amis­to­sa no es­tá dan­do bue­nos re­sul­ta­dos, por lo que hay que ir a jui­cio o re­cla­mar an­te la Ad­mi­nis­tra­ción. Nues­tra re­co­men­da­ción: pa­gar pa­ra evi­tar el cor­te de luz; re­lle­nar la de­man­da, im­pri­mir tres co­pias, aña­dir fac­tu­ras, con­tra­to... e ir al juz­ga­do que le co­rres­pon­da. Es­te le con­tac­ta­rá pa­ra un jui­cio ver­bal en el que no ne­ce­si­ta abo­ga­do ni pro­cu­ra­dor, si lo que le pi­de la eléc­tri­ca es in­fe­rior a 2.000 eu­ros. En el peor de los ca­sos so­lo ten­drá que pa­gar cos­tas.

El otro día com­pré al­go a un co­mer­cial en la puer­ta de ca­sa y me he arre­pen­ti­do... ¿Aho­ra qué?

Cuan­do com­pra­mos fue­ra de es­ta­ble­ci­mien­tos (por te­lé­fono, In­ter­net...), hay una re­gu­la­ción es­pe­cial que pro­te­ge nues­tros de­re­chos. Uno es un pla­zo de 14 días na­tu­ra­les pa­ra po­der echar­se atrás y anu­lar la com­pra o con­tra­ta­ción (de­re­cho de desis­ti­mien­to) sin jus­ti­fi­car el mo­ti­vo. An­tes de con­tra­tar, el em­pre­sa­rio de­be in­for­mar de las con­di­cio­nes, pla­zo y pro­ce­di­mien­to pa­ra ejer­cer­lo. Y, si pro­ce­de, in­di­ca­rá que el con­su­mi­dor co­rre con los gas­tos de de­vo­lu­ción. La­men­ta­ble­men­te, los co­mer­cia­les a do­mi­ci­lio no siem­pre in­for­man bien. An­te es­to, hay que sa­ber que, si no lo ha­cen, los 14 días se pro­rro­gan a 12 me­ses. No ca­be de­re­cho de desis­ti­mien­to, por ejem­plo, si el ser­vi­cio se ha eje­cu­ta­do com­ple­ta­men­te o si los bie­nes pue­den de­te­rio­rar­se o no pue­den des­pre­cin­tar­se por hi­gie­ne.

¿Es se­gu­ro pa­gar con el mó­vil?

Mu­chos con­su­mi­do­res son re­ti­cen­tes a pa­gar con el mó­vil por­que des­con­fían de la se­gu­ri­dad de la tec­no­lo­gía, un mie­do que se acen­túa por los bu­los que cir­cu­lan por la web y las no­ti­cias so­bre la fa­ci­li­dad con la que pue­de ro­bar­se di­ne­ro de las tar­je­tas con­tactless (fun­cio­nan so­lo con acer­car­las). Sin em­bar­go, ad­qui­rir al­go con el mó­vil es, si ca­be, más se­gu­ro que con es­te ti­po de tar­je­tas, ya que hay que des­blo­quear la pan­ta­lla del te­lé­fono, por lo que un la­drón ne­ce­si­ta­rá co­no­cer su PIN, pa­trón o te­ner su hue­lla dac­ti­lar (si tie­ne ac­ti­va­das es­tas op­cio­nes). Ade­más, hay pro­tec­ción pa­ra las víc­ti­mas de un frau­de. La Ley de Ser­vi­cios de Pa­go fi­ja en 150 eu­ros el lí­mi­te má­xi­mo de la res­pon­sa­bi­li­dad del ti­tu­lar y al­gu­nas en­ti­da­des ya apli­can el nue­vo lí­mi­te de 50 eu­ros. En ca­so de ro­bo o pér­di­da del te­lé­fono, hay que ac­tuar co­mo si nos pa­sa­ra con la tar­je­ta: po­ner­se en con­tac­to con la en­ti­dad fi­nan­cie­ra pa­ra co­mu­ni­car­lo y blo­quear­las. Pa­gar con el mó­vil tam­bién im­pli­ca cier­tas me­di­das de se­gu­ri­dad, co­mo no de­jar el te­lé­fono a la vis­ta cuan­do no se usa; des­ac­ti­var el sis­te­ma y qui­tar las tar­je­tas si se le da a un ter­ce­ro, por ejem­plo; y a la ho­ra de re­pa­rar­lo, ase­gu­rar­se de po­ner un blo­queo de pan­ta­lla se­gu­ro con un PIN fuer­te, un pa­trón com­pli­ca­do o su hue­lla dac­ti­lar a ser po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.