SI TIE­NE UNAS DÉ­CI­MAS, AGUÁNTESE.

El País - Buena Vida - - • LO MEJOR -

Se ha con­ver­ti­do en un sín­to­ma de alar­ma sin ra­zón. “So­lo en un pe­que­ño por­cen­ta­je de ca­sos la fie­bre se tor­na en al­go ur­gen­te. Hay quien pien­sa que si es muy al­ta pue­de afec­tar al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, pe­ro es­to so­lo es cier­to si su­pera los 42º de for­ma man­te­ni­da”, acla­ra Mo­ra­les. Es­te ex­per­to en Far­ma­co­lo­gía clí­ni­ca re­su­me: hay que evi­tar los fár­ma­cos si no se pa­sa de 38,5º y no hay ma­les­tar ge­ne­ral; a par­tir de 37,5º es fie­bre, pe­ro si no se su­da co­pio­sa­men­te o no se tie­ne do­lor de ca­be­za, mus­cu­lar o ar­ti­cu­lar, po­dría no uti­li­zar­se na­da, de­jar evo­lu­cio­nar la fie­bre y ver có­mo se re­suel­ve la en­fer­me­dad, “al me­nos has­ta los 38,5º en adul­tos y 38º en ni­ños, que en Eu­ro­pa ya se con­si­de­ra fie­bre al­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.