Ha­ga pe­sas aun sin man­cuer­nas.

Es el ejer­ci­cio con más be­ne­fi­cios.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Mar­ta del Va­lle

Pro­ba­ble­men­te ha­ya no­ta­do que mu­chos ayun­ta­mien­tos han do­ta­do sus par­ques y pa­seos ma­rí­ti­mos con lo que pue­de pa­re­cer un es­par­tano par­que in­fan­til de are­na, con unas ba­rras pa­ra­le­las, unas es­ca­le­ras de hie­rro y po­co más. Si ha via­ja­do a Mia­mi y vi­si­ta­do su South Beach, cu­na del postureo fit­ness, los re­co­no­ce­rá. Son zo­nas de en­tre­na­mien­to pa­ra prac­ti­car la ca­lis­te­nia.

Ser la dis­ci­pli­na que ha con­quis­ta­do el street trai­ning, y el he­cho de que su mo­vi­mien­to más em­ble­má­ti­co y es­pec­ta­cu­lar sea la ban­de­ra (ele­var­se en ho­ri­zon­tal so­lo con la fuer­za de sus bra­zos), pue­de que lo ha­ya en­vuel­to de un ha­lo muy mo­lón; pe­ro es­te sis­te­ma de ejer­ci­cios li­bres pa­ra po­ner­se en for­ma tam­bién pro­po­ne es­ti­ra­mien­tos, gi­ros, ba­lan­ceos, pa­ta­das y sal­tos (se­gún la En­ci­clo­pe­dia Bri­tá­ni­ca), fon­dos, sen­ta­di­llas y ab­do­mi­na­les de lo más nor­mal. No ne­ce­si­ta más que ro­pa có­mo­da (en la are­na se prac­ti­ca des­cal­zo) y su pro­pio pe­so.

Aun­que exis­te po­ca li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca (pe­se a ser una dis­ci­pli­na na­ci­da a prin­ci­pios del XIX), los ex­per­tos ase­gu­ran que me­jo­ra su fuer­za, re­sis­ten­cia, fle­xi­bi­li­dad y coor­di­na­ción, y au­men­ta el bie­nes­tar ge­ne­ral. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción de las Cien­cias del De­por­te y el Ejer­ci­cio de la Uni­ver­si­dad de Pa­ler­mo, es una so­lu­ción efec­ti­va pa­ra me­jo­rar la pos­tu­ra, la fuer­za y la com­po­si­ción cor­po­ral sin apa­ra­tos. “Se tra­ba­ja so­bre to­do la fuer­za, que po­dría­mos con­si­de­rar la con­di­ción fí­si­ca más im­por­tan­te y que ma­yo­res be­ne­fi­cios pue­de apor­tar a ni­vel sa­lu­da­ble”, ex­pli­ca Shai Ri­vas, en­tre­na­dor de Free­dom and Flow Com­pany, de ren­di­mien­to de­por­ti­vo. Los ca­lis­té­ni­cos se enor­gu­lle­cen de con­se­guir su bue­na for­ma fí­si­ca sin ne­ce­si­dad de pe­sas. ¿Tie­ne al­gu­na ven­ta­ja? “No es me­jor ni peor, es di­fe­ren­te. El tra­ba­jo con pe­sas nos va a ayu­dar a au­men­tar la car­ga pa­ra se­guir ge­ne­ran­do adap­ta­cio­nes [me­jo­rar]”, ex­pli­ca Ri­vas. “Y aun­que el tra­ba­jo con el pro­pio pe­so cor­po­ral pue­de ser me­nos le­si­vo que con ins­tru­men­tos ex­ter­nos, co­mo man­cuer­nas, ba­rras o dis­cos, no to­do el mun­do pue­de prac­ti­car la ca­lis­te­nia por la du­re­za de al­gu­nos ejer­ci­cios y la ne­ce­si­dad de con­tro­lar al má­xi­mo el cuer­po en po­si­cio­nes a ve­ces muy for­za­das”, sen­ten­cia su co­le­ga Joel Puen­te, ex­per­to en Acon­di­cio­na­mien­to Fï­si­co y Fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.