Gi­noi­des

El País (Catalunya) - - PÁGINA 2 - Ja­vier Sam­pe­dro

Si un ro­bot que imi­ta a un hom­bre es un an­droi­de, el que imi­ta a una mu­jer es una gi­noi­de. Las gi­noi­des no son nue­vas en la es­tan­te­ría de fic­ción. Uno de los fo­to­gra­mas más fa­mo­sos de la his­to­ria del ci­ne, ex­traí­do de la des­lum­bran­te Me­tró­po­lis de Fritz Lang (1926), nos pre­sen­ta una an­droi­de crea­da pa­ra su­plan­tar a Ma­ría, una ac­ti­vis­ta per­se­gui­da por el ré­gi­men. Ay, cuán­to lle­ga­mos a la­men­tar que Lang y su pa­re­ja de la épo­ca, Thea von Har­bou, tu­vie­ran tan­ta ra­zón en pre­de­cir el ré­gi­men que pron­to ha­bría de ve­nir. Or­well re­fle­jó el na­zis­mo en su 1984 de 1948 y Hux­ley en su Mun­do fe­liz de 1931, pe­ro na­die se an­ti­ci­pó tan­to co­mo Lang y Von Har­bou en 1926. Un he­cho des­lum­bran­te de la his­to­ria del si­glo XX es que Thea von Har­bou aca­ba­ra tra­ba­jan­do pa­ra la Ale­ma­nia na­zi de los años trein­ta. No ten­go nin­gu­na teo­ría so­bre es­to, pe­ro es­toy se­gu­ro de que ha­brá al­gu­na, en al­gún rin­cón de la men­te hu­ma­na que aún no com­pren­de­mos. Qué co­sas.

Aho­ra que los au­tó­ma­tas han re­cu­pe­ra­do la no­to­rie­dad pú­bli­ca, con­vie­ne pre­gun­tar­se si la ro­bó­ti­ca tie­ne al­gún án­gu­lo de gé­ne­ro. En nues­tra ín­fi­ma mi­cro­par­ce­la del cos­mos, los hu­ma­nos nos ve­mos en­vuel­tos en cues­tio­nes de gé­ne­ro ca­da 100 mi­li­se­gun­dos, que es más o me­nos lo que tar­da­mos en en­te­rar­nos de al­go. Pe­ro los ro­bots no ten­drían por qué na­cer las­tra­dos por esos ses­gos. Po­drían ser án­ge­les sin se­xo, o sin de­sigual­dad en­tre se­xos, que ca­si es lo mis­mo. Pe­ro aquí, ami­gos, nos tro­pe­za­mos con un obs­tácu­lo for­mi­da­ble.

Y eso no ayu­da. To­me­mos la obra maes­tra del ci­ne ro­bó­ti­co, el Bla­de Run­ner que Rid­ley Scott es­tre­nó en 1982, una pe­lí­cu­la de cul­to de la que se han de­ri­va­do se­cue­las. Allí ha­bía un pe­que­ño gru­po de re­pli­can­tes (ro­bots de car­ne, o al me­nos con un mon­tón de car­ne) que se ha­bía re­be­la­do con­tra su ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da, con­tra su des­tino fa­tal, con­tra el dios hu­mano que los ha­bía crea­do. En el gru­po re­bel­de de ro­bots ha­bía una mu­jer, sí, in­ter­pre­ta­da por Daryl Han­nah, pe­ro no era más que un ro­bot se­xual, con el ti­po de for­mas que ex­ci­tan a los hom­bres he­te­ro­se­xua­les, y se­gu­ra­men­te tam­bién a los re­pli­can­tes mas­cu­li­nos, acro­bá­ti­ca y téc­ni­ca­men­te per­fec­ta. Ese es el pa­pel que la éli­te de la cien­cia fic­ción ha re­ser­va­do a la mu­jer, sea de car­ne o de si­li­cio.

Nues­tros sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ya es­tán ab­sor­bien­do los mis­mos pre­jui­cios se­xis­tas que no­so­tros. Es ló­gi­co, pues su ce­re­bro de si­li­cio se ali­men­ta de los da­tos que no­so­tros pro­du­ci­mos, de for­ma cons­cien­te o no. Si en el fu­tu­ro hay gi­noi­des, es pro­ba­ble que es­tén tan dis­cri­mi­na­das co­mo sus mo­de­los de car­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.