Fen­ta­ni­lo pa­ra los pre­sos del co­rre­dor de la muer­te

Ne­va­da y Ne­bras­ka de­ci­den usar en pró­xi­mas eje­cu­cio­nes el po­de­ro­so y le­tal opiá­ceo

El País (Catalunya) - - PÁGINA 2 - Jan M. Ah­rens | Was­hing­ton

Cien ve­ces más po­ten­te que la mor­fi­na y cin­cuen­ta que la he­roí­na, el fen­ta­ni­lo se ha vuel­to una de las dro­gas más le­ta­les de la his­to­ria. Su uso com­bi­na­do es­tá de­trás de la te­rro­rí­fi­ca epi­de­mia de opiá­ceos que azo­ta Es­ta­dos Uni­dos y que so­lo el año pa­sa­do cos­tó más vi­das nor­te­ame­ri­ca­nas que to­da la gue­rra de Viet­nam. Con es­tos an­te­ce­den­tes, no es de ex­tra­ñar que la sus­tan­cia que un día na­ció pa­ra mi­ti­gar el do­lor de los en­fer­mos de cáncer ha­ya en­tra­do en los co­rre­do­res de la muer­te.

Ne­va­da y Ne­bras­ka han de­ci­di­do em­plear el fen­ta­ni­lo en las eje­cu­cio­nes. Har­tos de los pro­ble­mas de su­mi­nis­tro con las far­ma­céu­ti­cas, am­bos Es­ta­dos han ha­lla­do en es­te opioi­de sin­té­ti­co una so­lu­ción abun­dan­te y ba­ra­ta pa­ra la in­yec­ción le­tal. Su idea es uti­li­zar­lo des­pués del dia­ze­pam (se­da­ti­vo) y re­ma­tar con ci­sa­tra­cu­rio, un blo­quea­dor neu­ro­mus­cu­lar.

Es­ta com­bi­na­ción, aplau­di­da en el gre­mio de los ver­du­gos por su ge­nio in­no­va­dor, ha es­pan­ta­do a las or­ga­ni­za­cio­nes que lu­chan con­tra la pe­na capital. El fen­ta­ni­lo no ha si­do cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­do pa­ra tal fin y te­men que se re­pi­tan es­per­pen­tos co­mo el que su­frió el 29 de abril de 2014 el re­clu­so Clay­ton Loc­kett. Tras ser­le in­yec­ta­do un fár­ma­co po­co es­tu­dia­do en apli­ca­cio­nes ter­mi­na­les, su ago­nía de­vino en un tor­be­llino de atro­ces con­vul­sio­nes. Ata­do a una ca­mi­lla, tar­dó 43 mi­nu­tos en mo­rir.

Aho­ra, la co­ba­ya del fen­ta­ni­lo se­rá Scott Do­zier. Tie­ne 47 años y es un ti­po du­ro. Con­de­na­do por ma­tar y des­mem­brar en 2002 a un com­pin­che tras una dispu­ta por dro­gas en Las Ve­gas, ha­ce dos años de­jó de ape­lar y so­li­ci­tó al juez que pro­ce­die­se a la pe­na capital. “No es que quie­ra mo­rir, pe­ro pre­fie­ro es­tar muer­to a se­guir aquí”, ex­pli­có. La pe­ti­ción to­mó por sor­pre­sa a Ne­va­da. El Es­ta­do lle­va­ba des­de 2006 sin ajus­ti­ciar a na­die y tu­vo que sa­lir en bus­ca de con­te­ni­do pa­ra la in­yec­ción. Ve­ta­dos los pro­duc­tos ha­bi­tua­les, los ver­du­gos vie­ron la luz con el fen­ta­ni­lo. La eje­cu­ción es­tá pre­vis­ta pa­ra es­te año. Do­zier, sin em­bar­go, no es­tá con­ten­to y lo ha ar­gu­men­ta­do. An­tes que ser atur­di­do y nar­co­ti­za­do, pre­fie­re mo­rir an­te un pe­lo­tón de fu­si­la­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.