Junc­ker pi­de uni­fi­car las pre­si­den­cias del Con­se­jo y la Co­mi­sión

El je­fe del bra­zo eje­cu­ti­vo de la UE re­cla­ma aca­bar con la bi­ce­fa­lia ins­ti­tu­cio­nal

El País (Catalunya) - - INTERNACIONAL - ÁL­VA­RO SÁN­CHEZ, Bru­se­las

El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Europea, Jean-Clau­de Junc­ker, abo­gó ayer por re­for­mar la ac­tual es­truc­tu­ra de po­der de las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias. Du­ran­te una com­pa­re­cen­cia en Bru­se­las, el po­lí­ti­co lu­xem­bur­gués de­fen­dió el fin de la bi­ce­fa­lia que hoy di­ri­ge la UE: pro­po­ne fu­sio­nar las pre­si­den­cias de la Co­mi­sión Europea y el Con­se­jo Eu­ro­peo en una per­so­na. La in­ten­ción no es nue­va: ya fue plan­tea­da sin éxi­to por el ex­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Jo­sé Ma­nuel Du­rão Ba­rro­so y por el pro­pio Junc­ker en su dis­cur­so so­bre el es­ta­do de la Unión pro­nun­cia­do en sep­tiem­bre. Pe­ro pe­se a la au­sen­cia de avan­ces, la idea si­gue vi­va, y con ella bus­ca acotar ries­gos fu­tu­ros.

An­ti­ci­pán­do­se a even­tua­les des­en­cuen­tros, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión ca­li­fi­có de “pe­sa­di­lla” la po­si­bi­li­dad de que un día los lí­de­res de am­bos or­ga­nis­mos no com­par­tan una ho­ja de ru­ta co­mún y abo­quen a Eu­ro­pa al blo­queo.

La re­for­ma no lle­ga­ría a tiem­po pa­ra el man­da­to de su su­ce­sor, que em­pe­za­rá en 2019, pe­ro el je­fe del bra­zo eje­cu­ti­vo de la UE apues­ta por que esa suer­te de su­per­pre­si­den­te sea una reali­dad tar­de o tem­prano. El Con­se­jo Eu­ro­peo, don­de es­tán re­pre­sen­ta­dos los Es­ta­dos miem­bros, es­tá hoy pre­si­di­do por el po­la­co Do­nald Tusk.

La con­vi­ven­cia en­tre am­bos di­ri­gen­tes, de la mis­ma fa­mi­lia po­lí­ti­ca, la del gru­po po­pu­lar, no ha te­ni­do por aho­ra gra­ves so­bre­sal­tos. El úl­ti­mo ri­fi­rra­fe se pro­du­jo ha­ce dos me­ses con una dispu­ta en torno a las cuo­tas de re­fu­gia­dos que de­ben acep­tar los Es­ta­dos miem­bros, a las que Tusk se opo­ne con­tra la opi­nión de la Co­mi­sión Junc­ker.

Una vez que Eu­ro­pa da por su­pe­ra­da la cri­sis eco­nó­mi­ca —con al­gu­nos ries­gos to­da­vía la­ten­tes—, Junc­ker vi­ra de nue­vo su dis­cur­so ha­cia la ac­ción po­lí­ti­ca. Quie­re blin­dar la UE y cor­tar de raíz hi­po­té­ti­cas di­sen­sio­nes in­ter­nas en­tre sus dos gran­des ins­ti­tu­cio­nes, aun­que acla­ra que su am­bi­ción tie­ne lí­mi­tes: en un men­sa­je di­ri­gi­do a aca­bar con las in­si­nua­cio­nes del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, —al que no nom­bró— ne­gó que el mo­vi­mien­to sea el ger­men de un su­per­es­ta­do eu­ro­peo. “Es­toy to­tal­men­te en con­tra de un su­per­es­ta­do eu­ro­peo. Es un sin­sen­ti­do”. “No so­mos Es­ta­dos Uni­dos, so­mos la Unión Europea”, aña­dió.

Nú­me­ro de co­mi­sa­rios

El de­ba­te so­bre có­mo de­be or­ga­ni­zar­se la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de la UE lo ha ex­ten­di­do al nú­me­ro de co­mi­sa­rios. Ac­tual­men­te, ca­da uno de los Vein­tio­cho paí­ses que con­for­man la UE tie­ne una car­te­ra en el Eje­cu­ti­vo eu­ro­peo. La Co­mi­sión cree que re­du­cir su ci­fra per­mi­ti­ría tra­ba­jar de for­ma más efi­cien­te, pe­ro te­me las con­se­cuen­cias del cie­rre del re­le­van­te ca­nal de co­mu­ni­ca­ción que su­po­nen los co­mi­sa­rios pa­ra los Es­ta­dos que se que­da­rían sin re­pre­sen­tan­tes.

Junc­ker dio pin­ce­la­das de por dón­de de­be­ría ir la UE pos­te­rior a su man­da­to. Pa­ra acer­car la po­lí­ti­ca co­mu­ni­ta­ria a los ciu­da­da­nos, in­sis­tió en que en las elec­cio­nes de ma­yo de 2019 se uti­li­ce la fór­mu­la del “can­di­da­to prin­ci­pal”. Es­te sis­te­ma, del que re­ce­la Em­ma­nuel Ma­cron, obli­ga a que los gru­pos po­lí­ti­cos ha­gan pú­bli­co an­tes de las elec­cio­nes el nom­bre de su can­di­da­to a pre­si­dir la Co­mi­sión Europea. “Yo no fui pre­sen­ta­do co­mo can­di­da­to en 2014 has­ta dos me­ses an­tes de los co­mi­cios, y ni si­quie­ra pu­de ir a to­dos los paí­ses”, la­men­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.