Pe­ro ¿quién pue­de aho­rrar en la Es­pa­ña real?

El País (Catalunya) - - OPINIÓN - Jesús Mo­ta

Ma­riano Ra­joy, pre­si­den­te del Go­bierno, es la me­jor de­mos­tra­ción de que exis­ten uni­ver­sos que se su­per­po­nen en el tiem­po y en el es­pa­cio, pe­ro que no es­tán co­nec­ta­dos en­tre sí; ni se ven ni se to­can. Ra­joy, Mon­to­ro, De Guin­dos y Bá­ñez ha­bi­tan un Uni­ver­so Ma­croe­co­nó­mi­co cu­ya es­truc­tu­ra es­pa­cio­tem­po­ral son las es­ta­dís­ti­cas agre­ga­das. “Sube el cre­ci­mien­to, ba­ja el pa­ro, au­men­ta el em­pleo” es to­do cuan­to ne­ce­si­tan sa­ber pa­ra dar por bueno que el Uni­ver­so Real vi­ve en el me­jor mun­do po­si­ble. La reali­dad que­da pli­sa­da en mó­du­los de eu­fo­ria re­pe­ti­ti­va hue­ros de sig­ni­fi­ca­do. En ese uni­ver­so cual­quier ex­pec­ta­ti­va de re­for­ma eco­nó­mi­ca real ha si­do sus­ti­tui­da por la re­tó­ri­ca ver­bal de las re­for­mas; y en ese uni­ver­so, el pre­si­den­te pue­de amo­nes­tar a los es­pa­ño­les del Uni­ver­so Real, men­tes “no­bles pe­ro in­fan­ti­les” (gra­cias, Ma­no­lo Mo­rán), pa­ra que au­men­ten el aho­rro pri­va­do co­mo com­ple­men­to a las pen­sio­nes pú­bli­cas.

Pe­ro en el Uni­ver­so Real, la Es­pa­ña de hoy, la es­truc­tu­ra del es­pa­cio­tiem­po es bien dis­tin­ta. Más de seis mi­llo­nes de per­so­nas lu­chan con­tra la reali­dad con sa­la­rios in­fe­rio­res al sa­la­rio mí­ni­mo; ade­más, hay otros 2,3 mi­llo­nes de mi­leu­ris­tas, un po­co por en­ci­ma del SMI, de for­ma que 8,4 mi­llo­nes de es­pa­ño­les ca­re­cen de po­si­bi­li­dad de ese aho­rro al que se les in­ci­ta má­gi­ca­men­te des­de el Uni­ver­so Ma­cro. Tam­bién po­dría ex­pli­car­se que la ren­ta­bi­li­dad de un fon­do de pen­sio­nes es tan ba­ja (2,56% el año pa­sa­do) que no in­cen­ti­va el aho­rro de quie­nes lo van a ne­ce­si­tar en su ju­bi­la­ción; su ven­ta­ja más apre­cia­ble es fis­cal: pa­ra las ren­tas a par­tir de los 60.000 eu­ros anua­les, la des­gra­va­ción pre­sen­te siem­pre se­rá su­pe­rior a la car­ga tri­bu­ta­ria que se im­po­ne en el mo­men­to de la per­cep­ción del capital aho­rra­do. Re­sul­ta pues que quie­nes ne­ce­si­tan de ver­dad el com­ple­men­to al fi­nal de su vi­da la­bo­ral ca­re­cen de in­cen­ti­vo pa­ra aho­rrar... aun­que pu­die­ran ha­cer­lo.

Pro­si­ga­mos con la des­crip­ción de esa Es­pa­ña real. Po­dría­mos re­cor­dar que en los úl­ti­mos 10 años el nú­me­ro de ocu­pa­dos ha des­cen­di­do en 1,357 mi­llo­nes de per­so­nas; la tan exal­ta­da re­cu­pe­ra­ción no ha con­se­gui­do to­da­vía al­can­zar el ni­vel de ocu­pa­ción de an­tes de la cri­sis. O que la ta­sa de tem­po­ra­li­dad de los con­tra­tos (el 27,4%) no so­lo es la más al­ta de Eu­ro­pa, sino que la bre­cha de tem­po­ra­li­dad con Eu­ro­pa no ha de­ja­do de au­men­tar des­de 2012 (9,2 pun­tos cin­co años atrás; 13,7 pun­tos, el año pa­sa­do). O que por ca­da pa­ra­do que se re­du­jo el des­em­pleo en 2017 se hi­cie­ron 74 con­tra­tos. O que la su­ma de pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción más los de sin em­pleo an­te­rior su­ma ya el 53,4% del to­tal (es de­cir, que hay una es­truc­tu­ra en­quis­ta­da de pa­ra­dos sin es­pe­ran­za). O que los be­ne­fi­cia­rios de las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo caen en pi­ca­do (2,162 mi­llo­nes en 2015; 1,901 mi­llo­nes en 2017, y ca­yen­do). Y así su­ce­si­va­men­te.

Adorno evo­có con tris­te­za: “Una vez se lla­mó po­lí­ti­ca al es­fuer­zo cons­cien­te, in­de­pen­dien­te y crí­ti­co por ins­ti­tuir, me­dian­te las ideas y la ac­ción, re­la­cio­nes so­cia­les más dig­nas y no más in­dig­nas”. En Es­pa­ña se lla­ma hoy po­lí­ti­ca al ar­te de des­vin­cu­lar­se de la vis­co­sa reali­dad co­mo si se tra­ta­ra de otro uni­ver­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.