El error de Ox­fam

El País (Catalunya) - - OPINIÓN -

Hay con­duc­tas que siem­pre son re­pro­ba­bles, pe­ro aún lo son más cuan­do se pro­du­cen en el seno de una or­ga­ni­za­ción que tie­ne co­mo fun­da­men­to de su exis­ten­cia los va­lo­res y prin­ci­pios éti­cos. Re­sul­ta del to­do inacep­ta­ble que miem­bros de Ox­fam con­tra­ta­ran pros­ti­tu­tas y or­ga­ni­za­ran or­gías en 2011 mien­tras es­ta­ban en mi­sión hu­ma­ni­ta­ria en Hai­tí tras el te­rri­ble terremoto que aso­ló la is­la. El he­cho es es­pe­cial­men­te gra­ve si se tie­ne en cuen­ta que el res­pon­sa­ble de la mi­sión ya ha­bía te­ni­do una con­duc­ta si­mi­lar en Chad en 2006. La re­pe­ti­ción in­di­ca que, al me­nos en ese mo­men­to, los con­tro­les in­ter­nos so­bre la con­duc­ta éti­ca del per­so­nal eran dé­bi­les o inexis­ten­tes.

La or­ga­ni­za­ción ex­pre­sa aho­ra su “tris­te­za, in­dig­na­ción y ver­güen­za” y es­tá bien que en­to­ne un mea cul­pa sin­ce­ro. Tam­bién lo es que a con­se­cuen­cia del es­cán­da­lo ha­yan pre­sen­ta­do su di­mi­sión al­tos res­pon­sa­bles de la en­ti­dad. Pe­ro lo más im­por­tan­te es ga­ran­ti­zar que al­go así no pue­da re­pe­tir­se nun­ca más. Aun­que es cier­to que la con­duc­ta re­pro­ba­ble es impu­table a una ín­fi­ma par­te de sus 10.000 trabajadores, tie­ne con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras pa­ra to­do el sec­tor de las ONG. He­chos co­mo es­te no so­lo da­ñan el pres­ti­gio de una or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria que ope­ra en 90 paí­ses, tie­ne más de 2.000 pro­gra­mas en cur­so y cuen­ta con mi­llo­nes de co­la­bo­ra­do­res; tam­bién cau­sa un da­ño di­rec­to irre­pa­ra­ble a los mi­llo­nes de per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad que pue­den be­ne­fi­ciar­se de la solidaridad in­ter­na­cio­nal a tra­vés de es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes.

Hay que aplau­dir la vo­lun­tad de Ox­fam de re­cu­pe­rar la con­fian­za de la ciu­da­da­nía y ce­le­brar su anun­cio de que apli­ca­rá me­di­das de con­trol in­terno ri­gu­ro­sas y efi­ca­ces pa­ra evi­tar que he­chos tan gra­ves se re­pi­tan. Ello re­que­ri­rá un gran es­fuer­zo y mu­cha trans­pa­ren­cia. No hay otro ca­mino pa­ra re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad de una or­ga­ni­za­ción que, co­mo el res­to de ONG, es y se­gui­rá sien­do muy ne­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.