La CUP co­rri­ge al res­to de in­ves­ti­ga­dos y ase­gu­ra que se bus­có la in­de­pen­den­cia real

El País (Catalunya) - - ESPAÑA - R. RIN­CÓN / O. LÓ­PEZ FON­SE­CA, Madrid

La ex­pre­si­den­ta del gru­po de la CUP en el Par­la­ment, Mi­reia Bo­ya, de­cla­ró ayer en el Tri­bu­nal Su­pre­mo que su in­ten­ción cuan­do el 27 de oc­tu­bre se vo­tó la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia era que es­ta tu­vie­ra un efec­to real, aun­que la apli­ca­ción Mi­reia Bo­ya ha si­do el pri­mer miembro de la CUP ci­ta­do por el ins­truc­tor de la cau­sa abier­ta en el Tri­bu­nal Su­pre­mo con­tra los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. La de­cla­ra­ción de su com­pa­ñe­ra An­na Ga­briel, que en prin­ci­pio es­ta­ba pre­vis­ta tam­bién pa­ra ayer, se ha re­tra­sa­do una se­ma­na a pe­ti­ción de su abo­ga­do.

Bo­ya de­cla­ró por ser ex­pre­si­den­ta del gru­po par­la­men­ta­rio de la CUP, car­go se­ña­la­do co­mo par­te del co­mi­té es­tra­té­gi­co del pro­cés en el do­cu­men­to En­focats, del ar­tícu­lo 155, di­jo, lo hi­zo im­po­si­ble. Es­ta ver­sión con­tra­di­ce a la del res­to de in­ves­ti­ga­dos que ha sos­te­ni­do que la de­cla­ra­ción fue sim­bó­li­ca. Bo­ya com­pa­re­ció an­te el juez Pablo Lla­re­na co­mo in­ves­ti­ga­da por su ac­tua­ción du­ran­te el pro­cés. Que­dó en li­ber­tad sin me­di­das cau­te­la­res. con­si­de­ra­do por el juez Lla­re­na co­mo la ho­ja de ru­ta del in­de­pen­den­tis­mo. Se­gún el do­cu­men­to, de es­te co­mi­té es­tra­té­gi­co (que es­ta­ba lla­ma­do a coor­di­nar un hi­po­té­ti­co Go­vern de transición tras el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre) for­ma­rían par­te, en­tre otros, los pre­si­den­tes y por­ta­vo­ces de los gru­pos par­la­men­ta­rios in­de­pen­den­tis­tas, por lo que Lla­re­na ha ci­ta­do a de­cla­rar co­mo in­ves­ti­ga­dos a los que ejer­cían es­te car­go en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra.

Pe­ro Bo­ya, la pri­me­ra de es­ta tan­da de impu­tados en de­cla­rar, ase­gu­ró an­te el juez que no tu­vo cons­tan­cia de la exis­ten­cia de En­focats has­ta que le­yó so­bre él en un ates­ta­do de la Guardia Ci­vil. Ade­más, ase­gu­ró, ese do­cu­men­to no res­pon­de a la for­ma de ha­cer y de pen­sar de la CUP, que no com­par­te las es­truc­tu­ras je­rár­qui­cas que ahí se es­ta­ble­cen. Una vez fue­ra del tri­bu­nal, Bo­ya ex­pli­có a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que el En­focats fi­ja una “di­rec­ción clan­des­ti­na en­ce­rra­da en un des­pa­cho al mar­gen de los ciu­da­da­nos”, una es­tra­te­gia con­tra­ria a la que de­fien­de su for­ma­ción. “No tie­ne nin­gún sen­ti­do. No va­mos a par­ti­ci­par en nin­gún co­mi­té es­tra­té­gi­co”, di­jo.

Bo­ya en­tró y sa­lió del Su­pre­mo res­pal­da­da por miem­bros de su for­ma­ción, del PDeCAT y de ERC, ade­más de va­rias de­ce­nas de sim­pa­ti­zan­tes que se ha­bían des­pla­za­do des­de Ca­ta­lu­ña a Madrid. La ex­dipu­tada re­cha­zó con­tes­tar a las pre­gun­tas de la Fis­ca­lía y de la acu­sa­ción po­pu­lar ejer­ci­da por Vox y so­lo res­pon­dió a su abo­ga­do y a al­gu­na pre­gun­ta for­mu­la­da por el juez. En­tre otras cues­tio­nes, Lla­re­na qui­so sa­ber si, pa­ra Bo­ya, la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia vo­ta­da por el Par­la­ment el 27 de oc­tu­bre te­nía un efec­to real o era so­lo una de­cla­ra­ción “sim­bó­li­ca” o “cos­mé­ti­ca”, co­mo han ale­ga­do los miem­bros del Go­vern y de la Me­sa del Par­la­ment que han com­pa­re­ci­do an­te el juez. La ex­dipu­tada se des­mar­có de ellos de­fen­dien­do que la de­cla­ra­ción sí bus­ca­ba un efec­to real por­que, en su ca­so, así lo ha­bían pe­di­do las ba­ses de la CUP, aun­que es­to lue­go no fue po­si­ble de­bi­do a la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción.

Sin vio­len­cia

Bo­ya de­fen­dió tam­bién las mo­vi­li­za­cio­nes que se lle­va­ron a ca­bo du­ran­te los me­ses de sep­tiem­bre y oc­tu­bre. Se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, sos­tu­vo que los ma­ni­fes­tan­tes siem­pre fue­ron pa­cí­fi­cos y que los úni­cos que ejer­cie­ron vio­len­cia fue­ron la Guardia Ci­vil y la Po­li­cía, y re­cor­dó que, el día 20 de sep­tiem­bre, va­rios agen­tes “in­ten­ta­ron asal­tar la se­de de la CUP”, en re­fe­ren­cia a la pre­sen­cia de po­li­cías a las puer­tas de la se­de de la for­ma­ción a la es­pe­ra de una or­den ju­di­cial de re­gis­tro que nun­ca lle­gó. Ade­más, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, la exparlamentaria afir­mó an­te el juez que en los días pre­vios al 1 de oc­tu­bre “agen­tes de pai­sano sa­lie­ron a ca­zar con po­rras a los in­de­pen­den­tis­tas” que se ma­ni­fes­ta­ban a fa­vor del re­fe­rén­dum.

A la sa­li­da del tri­bu­nal, la ex­dipu­tada de la CUP, que no se re­trac­tó an­te el juez de nin­gu­na de sus ac­tua­cio­nes du­ran­te el pro­cés, apro­ve­chó la pre­sen­cia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra de­cir que “las pró­xi­mas de­cla­ra­cio­nes” pre­vis­tas en el Su­pre­mo pa­ra la se­ma­na que vie­ne (en­tre ellas la de Ar­tur Mas y Mar­ta Ro­vi­ra) “ten­drían que pa­re­cer­se” a la que ella hi­zo ayer. Ade­más, ex­pli­có que Lla­re­na no le pre­gun­tó si aca­ta­ba la Cons­ti­tu­ción, pe­ro que ella sí ha­bía di­cho an­te el ins­truc­tor que “la in­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción no se tie­ne que con­ver­tir en un mu­ro pa­ra di­ri­mir un con­flic­to po­lí­ti­co”. “Hay que re­for­mar­la y apos­ta­mos por ha­cer una pro­pia de for­ma par­ti­ci­pa­ti­va, des­de aba­jo, en un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te pro­pio”, afir­mó.

/ ULY MAR­TÍN

Mi­reia Bo­ya, acom­pa­ña­da por el dipu­tado de la CUP Vidal Ara­go­nés, lle­ga al Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.