Gue­rre­ro nie­ga que la Jun­ta ma­ne­ja­ra fon­dos re­ser­va­dos pa­ra los ERE

El País (Catalunya) - - ESPAÑA - JA­VIER MAR­TÍN-ARRO­YO, Sevilla

El ex di­rec­tor ge­ne­ral de Tra­ba­jo an­da­luz Ja­vier Gue­rre­ro re­ma­tó ayer su de­cla­ra­ción en el jui­cio del ca­so ERE con una de­fen­sa en­cen­di­da de la Jun­ta. Y el ven­ti­la­dor que do­si­fi­có du­ran­te los seis años de ins­truc­ción pa­ra impu­tar a la cú­pu­la del Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co se apa­gó ayer de sú­bi­to an­te el tri­bu­nal. Gue­rre­ro ase­gu­ró que sus pa­la­bras ha­bían si­do “ter­gi­ver­sa­das” pa­ra dar la im­pre­sión de que la Jun­ta ma­ne­jó “fon­dos re­ser­va­dos” al pa­gar 855 mi­llo­nes pa­ra ERE. Du­ran­te sus seis de­cla­ra­cio­nes an­te la po­li­cía, la Guardia Ci­vil y las dos jue­ces de ins­truc­ción del ca­so ERE, Ja­vier Gue­rre­ro in­cul­pó a sus su­pe­rio­res, re­co­no­ció ejer­cer un bur­do ne­po­tis­mo, la fal­ta de so­por­te do­cu­men­tal pa­ra otor­gar mu­chas sub­ven­cio­nes pú­bli­cas mi­llo­na­rias, la con­ce­sión de una pó­li­za de 258.539 a su sue­gra y 1,5 mi­llo­nes a su chó­fer en dos sub­ven­cio­nes, en­tre otras su­pues­tas ile­ga­li­da­des. El ex­di­rec­tor de Tra­ba­jo afron­ta 8 años de cár­cel en es­te pro­ce­so y otros 10 años por una cau­sa que exa­mi­na los con­tra­tos fan­tas­ma de trabajadores ads­cri­tos a su di­rec­ción ge­ne­ral.

Y, sin em­bar­go, ayer re­su­mió su ac­tua­ción con una fra­se la­pi­da­ria: “Siem­pre he tra­ba­ja­do des­de la le­ga­li­dad”. Du­ran­te su bre­ve ale­ga­to, ne­gó ha­ber pro­nun­cia­do an­te la po­li­cía —que la gra­bó y la plas­mó en un ates­ta­do— su fa­mo­sa de­fi­ni­ción pa­ra los ERE: “Un fon­do de rep­ti­les”. “Yo nun­ca he ha­bla­do de un fon­do de rep­ti­les, no po­día por­que el fon­do y su me­mo­ria pre­su­pues­ta­ria te­nían una do­ta­ción pa­ra un fin con­cre­to”, des­cri­bió ayer. A con­ti­nua­ción, aña­dió: “No sa­lió de mi bo­ca, se ha ter­gi­ver­sa­do y ha ser­vi­do pa­ra pen­sar que aquí te­nía­mos unos fon­dos re­ser­va­dos. Na­da cier­to”.

Des­pués de ne­gar­se a ra­ti­fi­car to­das sus de­cla­ra­cio­nes po­li­cia­les y an­te la juez Mer­ce­des Ala­ya, ayer ava­ló su de­cla­ra­ción an­te la ins­truc­to­ra Ma­ría Nú­ñez, que reali­zó a pe­ti­ción pro­pia en 2015. En su de­fen­sa a ul­tran­za del me­ca­nis­mo de pa­go que uti­li­zó la Jun­ta an­da­lu­za pa­ra los ERE, Gue­rre­ro in­clu­so de­fen­dió la in­tro­duc­ción en los ex­pe­dien­tes de los in­tru­sos [un cen­te­nar de per­so­nas aje­nas a las em­pre­sas be­ne­fi­cia­das, a las que la Jun­ta re­cla­ma aho­ra sus pó­li­zas]. “No son in­tru­sos, sino per­so­nas que te­nían pri­va­do el de­re­cho al tra­ba­jo y reunían los re­qui­si­tos”, opi­nó.

Tras Gue­rre­ro, de­cla­ró el ex­con­se­je­ro de Em­pleo Jo­sé An­to­nio Vie­ra, que sí con­tes­tó a las pre­gun­tas de la fis­ca­lía. Vie­ra de­fen­dió el con­ve­nio mar­co que fir­mó pa­ra ini­ciar el pa­go de los ERE en 2001 por su “ab­so­lu­ta apa­rien­cia de le­ga­li­dad”.

Vie­ra de­fen­dió que el ori­gen del con­ve­nio fue la ne­ce­si­dad del Go­bierno an­da­luz pa­ra ha­llar “una fór­mu­la le­gal, ágil y rá­pi­da” pa­ra la con­ce­sión de las ayu­das. La In­ter­ven­ción Ge­ne­ral ha­bía pues­to pe­gas los años an­te­rio­res al con­ve­nio pa­ra abo­nar de­ter­mi­na­das sub­ven­cio­nes ex­cep­cio­na­les. Vie­ra ad­mi­tió las “co­li­sio­nes” con los in­ter­ven­to­res, pe­ro ase­gu­ró que “ja­más” re­ci­bió de ellos un in­for­me so­bre “una si­tua­ción de ile­ga­li­dad”. Y res­pec­to a su impu­tación, aña­dió se­ve­ro: “No pue­do acep­tar que se plan­tee que un con­se­je­ro es­té or­ga­ni­zan­do sal­tar­se los con­tro­les de los in­ter­ven­to­res y co­me­ter frau­de”.

/ RAÚL CA­RO (EFE)

Ja­vier Gue­rre­ro, ayer du­ran­te su de­cla­ra­ción en el jui­cio de los ERE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.