‘Nar­co­tour’ en el co­ra­zón de la ven­ta de la he­roí­na

Los ve­ci­nos del Ra­val or­ga­ni­zan una vi­si­ta al ba­rrio bar­ce­lo­nés pa­ra de­nun­ciar la pro­li­fe­ra­ción de pi­sos de­di­ca­dos a tra­fi­car con es­tu­pe­fa­cien­tes Los re­si­den­tes de­nun­cian que en 50 ca­sas ocu­pa­das se ofre­ce dro­ga

El País (Catalunya) - - ESPAÑA - A. L. CONGOSTRINA, Bar­ce­lo­na

“Aho­ra hay 50 nar­co­pi­sos [in­mue­bles que fue­ron oku­pa­dos por ca­me­llos y que uti­li­zan pa­ra ven­der dro­ga] en El Ra­val. Na­die lo so­lu­cio­na. Quie­ren de­ses­pe­rar­nos, echar­nos de nues­tras ca­sas. Ne­ce­si­ta­mos que al­guien nos dé un por qué”, Car­los (na­die en es­te ba­rrio quie­re re­ve­lar su ape­lli­do) lan­za­ba ayer un gri­to de so­co­rro a aquel que qui­sie­ra es­cu­char­le. Es uno de los ve­ci­nos que por de­seo o ne­ce­si­dad aca­bó vi­vien­do de es­ta par­te del co­ra­zón de Bar­ce­lo­na jus­to al la­do de la icó­ni­ca Ram­bla.

La vi­da en El Ra­val siem­pre ha si­do ca­na­lla y com­pli­ca­da. Des­de ha­ce un año se ha con­ver­ti­do en “im­po­si­ble”. Los ve­ci­nos po­co o na­da tie­nen que per­der y ayer die­ron un ul­ti­má­tum. Una de­ce­na pre­pa­ra­ron una ori­gi­nal pro­tes­ta a la que invitaron a 35 me­dios de co­mu­ni­ca­ción ba­jo un lla­ma­ti­vo pro­gra­ma: Nar­co­tour por El Ra­val. Un re­co­rri­do de dos ho­ras don­de mos­tra­ron, al me­nos, ocho pun­tos don­de con­vi­ven la mi­se­ria, la su­cie­dad, la dro­ga —en oca­sio­nes la pros­ti­tu­ción— y la de­lin­cuen­cia. Una com­bi­na­ción que se con­vier­te en le­tal cuan­do se le aña­de la gen­tri­fi­ca­ción y la pre­sión in­mo­bi­lia­ria que se ha apo­de­ra­do de la zo­na y que, co­mo cri­ti­ca Car­los, ex­pul­sa a los ve­ci­nos.

Los miem­bros de la re­cien­te­men­te cons­ti­tui­da Aso­cia­ción de Ve­ci­nos de la Is­la Ro­ba­dors-Pi­cal­quer-Roig (ca­lles don­de hay, ha ha­bi­do y, si na­die lo re­me­dia, ha­brá nar­co­pi­sos) ac­tua­ron co­mo guías im­pro­vi­sa­dos de es­ta vi­si­ta que mos­tra­ba el la­do más feo y su­cio del ba­rrio.

Luis, pro­pie­ta­rio de un pi­so de la ca­lle d’En Roig, sa­be có­mo ac­túan los nar­cos: “Es­tán or­ga­ni­za­dos. Tie­nen cóm­pli­ces pa­sean­do por el ba­rrio y de­tec­tan­do pi­sos que tar­dan un chas­qui­do en ocu­par”. El ros­tro de los ve­ci­nos es de en­fa­do e in­dig­na­ción. Su mi­ra­da, de au­tén­ti­co pa­vor. No du­dan un se­gun­do en con­tes­tar una pre­gun­ta pa­ra cu­ya res­pues­ta han acu­mu­la­do me­ses de ex­pe­rien­cia: “¿Có­mo se vi­ve sien­do ve­cino de un nar­co­pi­so?”. Ro­si, de la ca­lle Sant Vi­ce­nç, vi­ve de­lan­te de un lo­cal re­con­ver­ti­do en un “nar­co­pi­so de tres plan­tas” por el que pa­san adic­tos —al­gu­nos di­cen que más de un cen­te­nar a la ho­ra— ca­si cons­tan­te­men­te. “El lo­cal se ha in­cen­dia­do dos ve­ces y es­tá re­ple­to de bom­bo­nas de bu­tano y de bi­ci­cle­tas que tu­nean cons­tan­te­men­te”, de­nun­cia. Va­ne­sa, de la mis­ma ca­lle, de­ta­lla: “He­mos apren­di­do el mo­dus ope­ran­di de to­dos. La ma­yo­ría de clien­tes no tie­nen di­ne­ro. Por ca­da bi­ci­cle­ta ro­ba­da les dan el equi­va­len­te a 10 eu­ros. O lo que es lo mis­mo, pa­ra un speed­ball, una com­bi­na­ción de cin­co eu­ros de he­roí­na y cin­co de co­caí­na y to­do en ve­na”, acla­ra Va­ne­sa.

La dro­ga en El Ra­val se dis­tri­bu­ye por ca­lles. “An­tes, so­lo ha­bía en El Ra­val Sur y aho­ra en to­do el ba­rrio”, son­ríe Eli. Tam­bién por na­cio­na­li­da­des: “En la ma­yo­ría de pi­sos los que ven­den son do­mi­ni­ca­nos y ru­ma­nos. Hay mu­chos con­su­mi­do­res mo­chi­le­ros

La aso­cia­ción pre­pa­ra una reunión de afec­ta­dos de to­da Es­pa­ña

que son ita­lia­nos y, ca­pi­tu­lo apar­te, los fi­li­pi­nos”, des­ta­ca Va­ne­sa. La ve­ci­na de la ca­lle Sant Vi­ce­nç re­mar­ca que, has­ta aho­ra, es­ta úl­ti­ma na­cio­na­li­dad era la que tra­ba­ja­ba de for­ma más dis­cre­ta. “Ellos ven­den sha­bú. Vie­nen de­ce­nas de fi­li­pi­nos en bi­ci­cle­tas. Ha­cen un rui­do muy pe­cu­liar con la bo­ca y no tie­nen na­da más que de­cir. Al se­gun­do se van con su mer­can­cía”, re­mar­ca.

El nar­co­tour co­men­zó en el nú­me­ro 22 de la ca­lle d’En Roig, el edi­fi­cio don­de con­vi­vie­ron tres nar­co­pi­sos y don­de co­men­za­ron las que­jas ve­ci­na­les. Ha­ce se­ma­nas que los pi­sos fue­ron ta­pia­dos. En la es­ca­le­ra si­gue ha­bien­do je­rin­gui­llas, ki­los de su­cie­dad y san­gre sal­pi­ca­da en las pa­re­des. A dos ca­lles, en Ro­ba­dors, Lau­ra de­nun­cia lo que su­po­ne vi­vir ro­dea­da de meu­blés. “Qui­zás no se dro­guen pe­ro suben y ba­jan chi­cas y clien­tes con­ti­nua­men­te. Hay pe­leas, ex­plo­ta­ción se­xual, y yo, que ten­go que pa­sar con el ca­rri­to de mi hi­jo, en me­dio”.

Car­los anun­ció que en pri­ma­ve­ra ten­drá lu­gar un en­cuen­tro na­cio­nal de ve­ci­nos víc­ti­mas de los nar­co­pi­sos: “Nos re­uni­re­mos los ve­ci­nos del Ra­val con los de Puen­te de Va­lle­cas y La­va­piés de Madrid y otros ba­rrios de Sevilla y Va­len­cia”.

El Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na creo en oto­ño una co­mi­sión pa­ra afron­tar la pro­ble­má­ti­ca. El Con­sis­to­rio ad­mi­te que la pro­li­fe­ra­ción co­men­zó en 2016 cuan­do va­rios ca­me­llos se con­cen­tra­ron en el ba­rrio des­pués de que di­ver­sas ope­ra­cio­nes de los Mos­sos mer­ma­ran el trá­fi­co de la Mi­na en Sant Adrià del Be­sos. El Con­sis­to­rio man­tie­ne que la po­li­cía au­to­nó­mi­ca es la que tie­nen com­pe­ten­cias en ma­te­ria de in­ves­ti­ga­ción de de­li­tos. La Guardia Ur­ba­na es so­lo un co­la­bo­ra­dor con el que han rea­li­za­do en 2017 46 en­tra­das a do­mi­ci­lio y 60 de­ten­cio­nes. En mu­chas oca­sio­nes los in­mue­bles, pro­pie­dad de fon­dos bui­tres o ban­cos, vuel­ven a ser ocu­pa­dos y uti­li­za­dos pa­ra vol­ver a ven­der.

/ AL­BERT GAR­CIA

Una ve­ci­na mues­tra fotos de je­rin­gui­llas re­co­gi­das en el ba­rrio del Ra­val de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.