Pla­nes pa­ra des­pués de la qui­mio­te­ra­pia

En­ri­que, de 15 años, afron­ta un cáncer des­de ha­ce dos. Anual­men­te son diag­nos­ti­ca­dos otros 1.400 me­no­res

El País (Catalunya) - - ESPAÑA -

los efec­tos ad­ver­sos de la me­di­ca­ción.

La on­co­lo­gía pe­diá­tri­ca tie­ne en Es­pa­ña unas ta­sas de su­per­vi­ven­cia a cin­co años del 80%, ex­pli­ca Luis Ma­de­ro, je­fe del ser­vi­cio co­rres­pon­dien­te del Hos­pi­tal Ni­ño Jesús de Madrid (en el con­jun­to de la po­bla­ción la su­per­vi­ven­cia es­tá en el 53%, de acuer­do con la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca); pe­ro los efec­tos secundarios pue­den ser tan fuer­tes que a los 10 años del diag­nós­ti­co la su­per­vi­ven­cia ba­ja al 75%, “y la ma­yor par­te es por las com­pli­ca­cio­nes en la me­di­ca­ción”. Co­mo hay po­cos ca­sos de cáncer in­fan­til, hay po­co de­sa­rro­llo es­pe­cí­fi­co: los tra­ta­mien­tos pa­ra los ni­ños son los que se em­plean en adul­tos, en me­nor do­sis. Tam­bién hay po­cos es­pe­cia­lis­tas. Por eso, Ma­de­ro afir­ma que es pre­fe­ri­ble que exis­tan unos cen­tros de re­fe­ren­cia con ex­pe­rien­cia. Ade­más, en su hos­pi­tal, el Ni­ño Jesús, aca­ban de ini­ciar un pro­gra­ma de se­gui­mien­to pa­ra to­dos los ex­pa­cien­tes. Con la ini­cia­ti­va, pa­tro­ci­na­da por la Fun­da­ción Are­ces, se pre­ten­de re­unir to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble pa­ra pre­ve­nir com­pli­ca­cio­nes.

An­te la ne­ce­si­dad de aban­do­nar la qui­mio­te­ra­pia, En­ri­que re­ci­be aho­ra un tra­ta­mien­to de in­mu­no­te­ra­pia ex­pe­ri­men­tal. Es­te tra­ta­mien­to es mu­cho me­nos agre­si­vo y más sen­ci­llo. Se in­yec­ta en ape­nas dos ho­ras y el efec­to es que las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio del pa­cien­te ata­can a las can­ce­ro­sas. A En­ri­que le es­tá yen­do bien. “El úl­ti­mo TAC-PET [las prue­bas de ima­gen a que se so­me­te ca­da dos me­ses] dio que el tu­mor es­ta­ba pa­ra­do”, di­ce su pa­dre. “Si el pró­xi­mo lo confirma ya le he di­cho que ire­mos de cru­ce­ro”, aña­de Yo­lan­da, su ma­dre.

Des­de el diag­nós­ti­co, la fa­mi­lia vi­ve en con­di­cio­nal: to­do de­pen­de de có­mo va­ya En­ri­que. “No ha­ce­mos pla­nes, va­mos día a día”, afir­ma Yo­lan­da. Aun­que la nue­va te­ra­pia les ha da­do áni­mos. El mu­cha­cho ha vuel­to al co­le­gio, y ya pien­sa en en­tre­nar otra vez. “Po­co a po­co”, le di­ce su pa­dre, “no hay que em­pe­zar por nadar 4.000 me­tros”. Se­rá su prue­ba de fue­go. Ya no tie­ne que evi­tar si­tios con­cu­rri­dos ni ir a la ca­lle con mas­ca­ri­lla, co­mo al prin­ci­pio del tra­ta­mien­to, cuan­do sus de­fen­sas es­ta­ban muy ba­jas; su her­mano pe­que­ño le ve en el pa­tio del co­le­gio —“y lo ce­le­bra co­mo si fue­ra una fies­ta”, y él se pre­pa­ra po­co a po­co pa­ra vol­ver a ser un chi­co más. Aun­que nun­ca se­rá exac­ta­men­te co­mo los de­más. “Va­lo­ro más el día a día, los pe­que­ños de­ta­lles”, afir­ma.

Su ma­dre re­su­me la ma­du­rez del mu­cha­cho con lo que En­ri­que le di­jo no ha­ce mu­cho: “Ma­má, no te creas, si no fue­ra por es­to se­ría un gi­li­po­llas de 15 años co­mo to­dos los de­más”.

/ C. ÁL­VA­REZ

En­ri­que Barba y su ma­dre, Yo­lan­da Igle­sias, el mar­tes en su ca­sa de Madrid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.