Fa­mi­lia de có­mi­cos

Jesús Cas­te­jón re­cuer­da a sus pa­dres, que de­di­ca­ron to­da su vi­da a la es­ce­na

El País (Catalunya) - - CULTURA - Mar­cos Ordóñez

Ha­bla Jesús Cas­te­jón: “Fa­mi­lia de có­mi­cos, sí se­ñor. Mis pa­dres, don Ra­fael y do­ña Pepa, de­di­ca­ron to­da su vi­da al tea­tro. Zar­zue­la, sai­ne­te, Ar­ni­ches, Mu­ñoz Se­ca… Bor­da­ron to­do eso y se re­ti­ra­ron en 2008 con La le­yen­da del be­so, don­de ha­cían de pa­triar­cas gi­ta­nos. No­so­tros les sa­li­mos tam­bién de la fa­rán­du­la: Ra­fa y Nu­ria, mis her­ma­nos, y yo, al que le pi­có an­tes el bi­cho por­que soy el ma­yor. Cre­cí en­tre ca­jas, en el des­apa­re­ci­do Oa­sis, de Za­ra­go­za, don­de mis pa­dres ha­cían pa­re­ja có­mi­ca, y en el ca­me­rino me cui­da­ban los ma­ra­vi­llo­sos trans­for­mis­tas de la sa­la. Y Luis Lu­ce­na, el can­tan­te. Mu­chí­si­mos años más tar­de, a los 35, John Stras­berg me plan­teó pre­gun­tas cla­ve so­bre mi de­di­ca­ción. Fue el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo. Nu­ria siem­pre qui­so bai­lar. Di­ría que des­de los cua­tro años. Ra­fa, el pe­que­ño, tu­vo más du­das. Hi­zo vo­de­vi­les con Sa­za y mu­cha zar­zue­la, co­mo yo, has­ta que en­tró en el es­tu­dio de Juan Car­los Co­raz­za, y creo que Co­raz­za fue pa­ra él lo que Stras­berg pa­ra mí: dos guías”.

Don Ra­fael Cas­te­jón y do­ña Pepa Ro­sa­do, me cuen­ta, “ha­bían si­do au­tén­ti­cos có­mi­cos de la le­gua, co­mo los que tan bien re­tra­tó Fer­nán Gó­mez en El via­je a nin­gu­na par­te. Cuan­do eran jó­ve­nes, re­co­rrían Es­pa­ña en aque­llas com­pa­ñías don­de las mu­je­res iban en ca­rro y los hom­bres an­dan­do. O, eso lo re­cuer­do yo, en va­go­nes de ter­ce­ra, y en al­gu­nos lu­ga­res se que­da­ban por­que no se po­dían mar­char. En Mé­ri­da, fue­ron pa­ra una se­ma­na y aca­ba­ron ha­cien­do tem­po­ra­da pa­ra ver si en­tra­ba di­ne­ro y po­dían pa­gar las pen­sio­nes. To­das esas au­sen­cias las vi­vía­mos con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad: era lo que to­ca­ba. ¡Ima­gí­na­te un año en­te­ro de gi­ra por Amé­ri­ca! Mi pa­dre in­ten­tó di­sua­dir­me de ser có­mi­co, con lo de ‘pan pa­ra hoy, ham­bre pa­ra ma­ña­na’, pe­ro lo de­cía con la bo­ca pe­que­ña. Y a mí me en­can­ta­ba la zar­zue­la, ha­cien­do ca­si siem­pre de te­nor có­mi­co. Un día eras un pa­le­to y al si­guien­te, ca­pi­tán de los Ter­cios de Flan­des. Esa fue mi es­cue­la”.

Es un pla­cer es­cu­char a Jesús ha­blan­do de sus pa­dres. “Mi ma­dre era vo­ca­ción pu­ra. Era pe­que­ña, pe­ro en es­ce­na cre­cía y arra­sa­ba con to­do. Una de sus fra­ses que más re­cuer­do era ‘yo no sé en­sa­yar’. Sa­bía lo que te­nía que ha­cer, y sin pú­bli­co no le veía sen­ti­do, pe­ro ama­ba to­dos y ca­da uno de los mo­men­tos del tea­tro. Mi pa­dre es­ta­ba en el es­ce­na­rio co­mo en el sa­lón de ca­sa, y le pa­sa­ba co­mo a ella: cla­va­ba ca­da es­ce­na, aun­que con buen pú­bli­co cre­cía lo in­de­ci­ble. Eran có­mi­cos de ra­za que ne­ce­si­ta­ban el in­ter­cam­bio, la res­pues­ta”.

Le pre­gun­to por sus me­jo­res con­se­jos: “El pri­me­ro fue un con­se­jo-bron­ca, cuan­do lle­gué tar­de. Nues­tro pa­dre no to­le­ra­ba eso. Me di­jo: ‘Tú pue­des lle­gar tar­de a cual­quier tra­ba­jo, me­nos a ope­rar a un pa­cien­te y a te­lón le­van­ta­do’. Nues­tra ma­dre no era de dar con­se­jos, pe­ro cuan­do qui­se ‘de­di­car­me a es­to’, co­mo de­cían, fue quien más me apo­yó. Y siem­pre re­cor­da­ré el mon­ta­je de El ni­ño ju­dío, don­de coin­ci­di­mos los tres her­ma­nos. Es­ta­ba des­bor­da­da, or­gu­llo­sí­si­ma. Y don Ra­fael ni te cuen­to. Sí, es­tá sien­do una bue­na vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.