Co­ma­ne­gra da el sal­to a la na­rra­ti­va ca­ta­la­na ac­tual

Sie­te au­to­res ho­me­na­jean a ‘Fran­kens­tein’ en un jue­go li­te­ra­rio

El País (Catalunya) - - CULTURA - CAR­LES GELI, Bar­ce­lo­na

Asen­ta­da tras cum­plir una dé­ca­da, edi­to­rial Co­ma­ne­gra, has­ta aho­ra cen­tra­da en la no fic­ción, sal­ta a la are­na de la na­rra­ti­va ca­ta­la­na con­tem­po­rá­nea. “La edi­ción li­te­ra­ria en ca­ta­lán ne­ce­si­ta un revulsivo: no nos in­tere­sa tra­du­cir a los No­bel o a los gran­des pre­mios in­ter­na­cio­na­les sino que co­ge­re­mos a la gen­te que es­cri­be bien aquí en ca­ta­lán y la pu­bli­ca­re­mos por­que mu­chos no en­cuen­tran hoy dón­de ha­cer­lo; es gen­te que bus­ca, más que di­ne­ro, un editor que cui­de y tra­ba­je sus ori­gi­na­les y ahí he­mos de­tec­ta­do un hue­co”, de­li­mi­ta con su ya clá­si­ca con­tun­den­cia de ideas el editor y fun­da­dor del se­llo, Joan Sa­la. Esa sa­li­da ha­bía de te­ner, ade­más, una pues­ta en es­ce­na acor­de con la ca­sa, mar­ca­da por el buen ha­cer grá­fi­co, ideas sin­gu­la­res y Bar­ce­lo­na co­mo te­lón de fon­do. Y así ha si­do por­que el es­treno lo con­for­man sie­te no­ve­las en un jue­go li­te­ra­rio pro­pues­to por la pro­pia edi­to­rial: to­das de­bían es­tar am­bien­ta­das en Bar­ce­lo­na en fe­chas cla­ve en­tre 1818 y 2018, dos­cien­tos años que de­bían ser cru­za­dos por un per­so­na­je trans­ver­sal a to­das ellas y tam­bién ren­dir ho­me­na­je tá­ci­to al Fran­kens­tein de Mary She­lley, que cum­ple su bi­cen­te­na­rio. El guan­te lo han re­co­gi­do Ada Cas­tells, Su­san­na Ra­fart, Ju­lià de Jò­dar, Jor­di Co­ca, Nú­ria Ca­de­nes, Mar Bosch y Mi­quel de Pa­lol.

Francesc Cas­tany atra­vie­sa las sie­te no­ve­las “siem­pre re­co­no­ci­ble, a pe­sar de lla­mar­se di­fe­ren­te y co­mo au­tor de un li­bro, El nue­vo Pro­me­teo”, des­li­za co­mo una de las es­ca­sas pis­tas so­bre el pro­yec­to el editor Jor­di Puig, pa­dre de la idea jun­to a la tam­bién editora Al­ba Ca­yón, en un pro­yec­to di­ri­gi­do por Puig y el fi­ló­lo­go Fran­ces­co Ar­do­lino y don­de “Fran­kens­tein lo im­preg­na to­do”, ya sea a par­tir de mons­truos fí­si­cos o es­pi­ri­tua­les. Pa­ra Ar­do­lino, el fri­so fi­nal se­rá “una es­pe­cie de la gran no­ve­la de Bar­ce­lo­na, que en el si­glo XXI ha de ser po­li­fó­ni­ca o no se­rá”.

El pro­yec­to, bau­ti­za­do Ma­tar el mons­tre, se pla­ni­fi­có re­par­tien­do au­to­res y años “in­tu­yen­do qué po­día gus­tar y dón­de se po­dría sen­tir más có­mo­do ca­da au­tor”, re­ve­la Puig. Ba­jo esa pre­mi­sa, arran­ca Cas­tells con La pri­ma­ve­ra pen­dent, am­bien­ta­da en 1818 y con la bo­da de la hi­ja de un pa­trón de una fá­bri­ca de in­dia­nos con un mis­te­rio­so jo­ven. “El pa­pel de esa mu­jer que de­be cam­biar su rol so­cial es un pi­lar de la no­ve­la”, di­ce su au­to­ra, que re­fle­jó un sen­tir ge­ne­ral: no le in­co­mo­dó el es­cri­bir con al­gu­nas cartas mar­ca­das.

Ra­fart (7 de mar­zo) to­ma­rá el re­le­vo con La fu­gi­da d’Urà­nia ,en la que en la Bar­ce­lo­na de la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1888 am­bien­ta la his­to­ria de un fo­tó­gra­fo “ex­per­to en mi­ra­das, pe­ro que, ob­nu­bi­la­do con la Ex­po­si­ción, no en­ten­de­rá qué es­tá pa­san­do: se da una re­vo­lu­ción so­cial que no ve”.

De Jò­dar, desafiado por in­ter­pre­tar en ese per­so­na­je trans­ver­sal a “un fal­so li­be­ra­dor que pue­de aca­bar tra­yen­do el to­ta­li­ta­ris­mo”, ba­sa su pro­pues­ta (Els vul­ne­ra­bles, en mar­zo) en un te­mi­ble Frank Golds­tein, que ex­pe­ri­men­ta con trabajadores po­bres pa­ra al­can­zar “el Su­per­hom­bre Me­ta­lúr­gi­co” en la Bar­ce­lo­na de la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de 1929.

El per­so­na­je mis­te­rio­so tie­ne un pa­pel más se­cun­da­rio en Els ulls dels ho­mes men­ti­ders (17 de ma­yo), de Co­ca, que ha im­preg­na­do la no­ve­la de los há­li­tos del Ma­yo del 68 y de al­gu­nas ex­pe­rien­cias per­so­na­les, a par­tir de tres ejes: el po­lí­ti­co, des­de un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio; el de un in­ces­to y el cul­tu­ral, des­de el ar­te emer­gen­te en el Pa­rís de 1969, “fru­to re­sa­co­so de la de­rro­ta que fue el Ma­yo del 68”, ase­gu­ra Co­ca.

Si bien los au­to­res no se le­ye­ron en­tre sí, hay fe­li­ces con­co­mi­tan­cias, co­mo el hi­lo del mun­do tex­til en­tre las obras de Cas­tells y Jò­dar o Pa­rís, don­de aca­ba la no­ve­la de Nú­ria Ca­de­nes (Se­cun­da­ris), si bien sus coor­de­na­das son Can Tu­nis, Wad Ras o el alu­mi­nó­si­co Tu­ró de la Pei­ra: “Soy de allí, en ca­sa lo su­fri­mos… Mi idea era mos­trar la otra ca­ra de la Bar­ce­lo­na del 92 que tam­bién exis­tía… y exis­te”. Esa en­tre­ga sal­drá con la de Mar Bosch, Vin­dràs amb mi des­prés del di­lu­vi, ter­cer li­bro de la au­to­ra ge­run­den­se y en el que sí apa­re­ce un mons­truo en esa Bar­ce­lo­na del Fò­rum de les Cul­tu­res. “Son dos her­ma­nos que so­bre­vi­ven tras un diluvio per­so­nal: man­tie­ne un punto de rea­lis­mo má­gi­co sub­te­rrá­neo, por lo que igual si­gue esa eti­que­ta que me han pues­to de ‘Pere Cal­ders con­te­ni­da’, que no me des­agra­da”.

Pa­lol, con An­gè­li­ca i Ra­fel (en di­ciem­bre), es quien lo te­nía más di­fí­cil por par­ti­da do­ble: era el úl­ti­mo, por lo que “el per­so­na­je me ha lle­ga­do ya muy va­pu­lea­do”, y por­que la am­bien­ta en la Bar­ce­lo­na de hoy. “He de­ja­do la si­tua­ción po­lí­ti­ca am­bi­gua y ahí he per­ge­ña­do una his­to­ria de es­pio­na­je per­fec­ta pa­ra afron­tar el pul­so en­tre ver­dad y men­ti­ra a par­tir de un fi­ló­so­fo que re­fle­ja la re­la­ti­vi­za­ción de los va­lo­res has­ta la na­da”.

/ CO­MA­NE­GRA

De pie: Ra­fart, De Pa­lol, Co­ca y Ca­de­nes; sen­ta­dos: Cas­tells, Bosch y De Jò­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.