“La Co­pa nos cam­bió la vi­da”

Na­cho Ro­di­lla, MVP de la sor­pren­den­te Co­pa de 1998, re­me­mo­ra el pri­mer título de la his­to­ria del Va­len­cia. Hoy co­mien­za el tor­neo con el Madrid co­mo fa­vo­ri­to

El País (Catalunya) - - DEPORTES - FAUS­TINO SÁEZ, Las Pal­mas

El avis­ta­mien­to del cam­bio de mi­le­nio al­te­ró de ma­ne­ra mís­ti­ca los bio­rrit­mos del ba­lon­ces­to es­pa­ñol pa­ra es­cri­bir un fas­ci­nan­te cur­so del 98. La no­ve­la iné­di­ta co­men­zó en­cum­bran­do al Pa­me­sa Va­len­cia en la Co­pa del Rey en mi­tad del frío seco del pa­be­llón Pi­suer­ga de Va­lla­do­lid y se ce­rró co­ro­nan­do al TDK co­mo cam­peón de Li­ga abra­za­do al so­fo­can­te fer­vor del Nou Con­gost de Manresa. La glo­ria des­co­no­ci­da se ges­tó en un his­tó­ri­co epi­so­dio co­pe­ro que lle­vó a la má­xi­ma ex­pre­sión la esen­cia in­ve­ro­sí­mil de un tor­neo que es­te año al­can­za su 82ª edi­ción, y que par­te con el Madrid de Pablo La­so, ga­na­dor las cua­tro úl­ti­mas ve­ces, co­mo gran fa­vo­ri­to.

En aque­lla oca­sión, ca­ye­ron en cuar­tos los dos gran­des, Real Madrid y Bar­ce­lo­na; el lí­der só­li­do de la ACB, TAU; y un clá­si­co, Es­tu­dian­tes. A cam­bio, es­tre­nó su pal­ma­rés un equi­po que ape­nas dos años an­tes es­ta­ba en la Li­ga EBA. “La Co­pa es el tor­neo que más te ha­ce cre­cer en me­nos tiem­po. No­so­tros lle­ga­mos co­mo unos ni­ños y sa­li­mos sien­do hom­bres. En cua­tro días nos cam­bió por com­ple­to la vi­da y cam­bió la di­men­sión del club”, re­me­mo­ra Na­cho Ro­di­lla 20 años des­pués.

Con la pi­za­rra del drui­da ser­bio Mi­ki Vu­ko­vic y el ti­món del pu­jan­te Ro­di­lla, 22 años en­ton­ces, el Pa­me­sa be­só el san­to en su pri­me­ra fa­se fi­nal de la Co­pa. “Es com­pli­ca­do que ha­ya tan­tas sor­pre­sas jun­tas co­mo las que hu­bo aque­lla vez. El ca­mino fue gi­ran­do, los gran­des fue­ron ca­yen­do y se abrió la ilu­sión pa­ra el res­to”, cuen­ta el in­ape­la­ble MVP del pri­mer título de la his­to­ria del club ta­ron­ja. “Sor­pren­di­mos al TAU en cuar­tos y, al ga­nar al equi­po que lle­ga­ba en me­jo­res con­di­cio­nes, nos con­ven­ci­mos de que el sue­ño era po­si­ble”, pro­si­gue Ro­di­lla, eje­cu­tor del plan de Vu­ko­vic jun­to al trío es­ta­dou­ni­den­se for­ma­do por Reg­gie Fox, Aa­ron Swin­son y Tim Perry, al pí­vot ser­bio Sa­sa Ra­du­no­vic y a una nó­mi­na de na­cio­na­les des­ca­ra­dos (Víc­tor Luen­go, Ber­ni Ál­va­rez, Al­fon­so Al­bert, Jo­sé Luis Ma­luen­da...). “To­dos acep­ta­mos los ro­les que mar­có Vu­ko­vic”, cuen­ta el exjugador de Llí­ria, que di­ri­ge la can­te­ra del Fuen­la­bra­da.

En cuar­tos, el Pa­me­sa rin­dió al TAU de Sca­rio­lo (72-64). En se­mi­fi­na­les de­rro­tó al an­fi­trión, el Fó­rum Va­lla­do­lid de Aran­za­na (78-73), que ha­bía sor­pren­di­do al Madrid. Y en la fi­nal ca­yó el Jo­ven­tut de Ba­da­lo­na de Jul­be (89-75), que se pre­sen­tó a la ci­ta tras de­jar en el ca­mino al Ba­rça y al TDK. “La sen­sa­ción de ga­nar por pri­me­ra vez es tre­men­da. Ahí em­pe­zó to­do. Los tí­tu­los cam­bian a los clu­bes. Con el des­cen­so, el Va­len­cia cam­bió de men­ta­li­dad y se con­si­guió sa­ber adón­de que­ría­mos ir. Y con la Co­pa nos me­ti­mos en el gru­po de los equi­pos im­por­tan­tes”, re­pa­sa Ro­di­lla, pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­to de la ges­ta va­len­cia­na.

“En nin­gún mo­men­to pen­sé en el MVP. Tan so­lo en los ins­tan­tes fi­na­les de la fi­nal pen­sé. Me sen­tó Mi­ki Vu­ko­vic y se me acer­ca­ron en el ban­qui­llo pa­ra de­cir­me que me ha­bían ele­gi­do el me­jor del tor­neo”, re­la­ta el his­tó­ri­co ju­ga­dor, jun­to con Víc­tor Luen­go, los úni­cos con la ca­mi­se­ta re­ti­ra­da en La Fonte­ta y con una pis­ta en L’Al­que­ria con sus nom­bres.

“La cla­ve fue Mi­ki”

“Tu­ve que ir asu­mien­do to­do aque­llo. Lo­lo Sáinz me em­pe­zó a lle­var a la se­lec­ción, sur­gie­ron ru­mo­res del in­te­rés de otros equi­pos, em­pe­cé a ne­go­ciar con el Va­len­cia un nue­vo con­tra­to… Tie­nes que sa­ber lle­var­lo pa­ra no vol­ver­te lo­co”, con­fie­sa el 40 ve­ces in­ter­na­cio­nal y me­da­lla de pla­ta en el Eu­ro­bas­ket de 1999. “La cla­ve fue Mi­ki [Vu­ko­vic]. Co­gió al equi­po recién des­cen­di­do, re­cu­pe­ra­mos la ca­te­go­ría con él y, en to­do ese re­co­rri­do, nos fue lan­zan­do re­tos de su­pera­ción”, cuen­ta el que fue­ra el pri­mer ba­se al­to (1,92m) del ba­lon­ces­to es­pa­ñol, que cre­ció ido­la­tran­do a Cor­ba­lán y So­lo­zá­bal.

En Va­lla­do­lid, la fi­nal na­ció con po­lé­mi­ca. “Me re­pe­le el jue­go y la es­tra­te­gia del mie­do del Pa­me­sa”, es­pe­tó Jul­be. “Fui­mos aje­nos al de­ba­te del es­ti­lo. Jul­be qui­so me­ter­nos pre­sión pe­ro le sa­lió mal. An­te el Jo­ven­tut nos fui­mos a 89 pun­tos. Si un equi­po quie­re ama­rrar no lle­ga a esas ci­fras. No éra­mos de ju­gar a 60 pun­tos, éra­mos jó­ve­nes y cuan­do creía­mos que po­día­mos co­rrer co­rría­mos y cuan­do ne­ce­si­tá­ba­mos cal­mar el rit­mo tam­bién lo ha­cía­mos. Ga­na­mos por­que fui­mos los me­jo­res”, sen­ten­cia Ro­di­lla.

/ EFE

Los jugadores del Pa­me­sa Va­len­cia le­van­tan la Co­pa, en 1998.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.