Cas­ti­go do­ble por vi­vir en un gue­to da­nés

El Go­bierno quie­re erra­di­car es­tos en­cla­ves pa­ra 2030, pe­ro mien­tras tan­to im­po­ne le­yes es­pe­cia­les a sus ve­ci­nos

El País (Catalunya) - - INTERNACIONAL - BE­LÉN DO­MÍN­GUEZ CE­BRIÁN Co­pen­ha­gue

Muham­mad As­lam, de 52 años, emi­gró en los se­ten­ta jun­to a su fa­mi­lia de Pa­kis­tán a Co­pen­ha­gue cuan­do so­lo te­nía sie­te años. Las au­to­ri­da­des, co­mo a tan­tos otros tra­ba­ja­do­res de Orien­te Pró­xi­mo y Asia, les ofre­cie­ron un tra­ba­jo y les die­ron un apar­ta­men­to en Mjol­ner­par­ken. As­lam cre­ció, ma­du­ró, se ca­só y tu­vo cua­tro re­to­ños en es­te hu­mil­de ba­rrio. Pe­ro Mjol­ner­par­ken, con 1.752 ve­ci­nos en 2017, es mu­cho más. Des­de 2010, el Go­bierno ac­tua­li­za una lis­ta ne­gra de áreas con un al­to por­cen­ta­je de per­so­nas “no oc­ci­den­ta­les”. Son los ofi­cial­men­te de­no­mi­na­dos gue­tos. En Di­na­mar­ca hay 25 y el Go­bierno de Lars Lok­ke Ras­mus­sen (cen­tro­de­re­cha) quie­re erra­di­car­los pa­ra 2030 en pos de la in­te­gra­ción. Pe­ro mien­tras tan­to, las au­to­ri­da­des dis­cu­ten has­ta 22 me­di­das, al­gu­nas res­tric­ti­vas a la li­ber­tad in­di­vi­dual, só­lo pa­ra los ha­bi­tan­tes de es­tas zo­nas.

“El Go­bierno uti­li­za la palabra gue­to pa­ra que la gen­te crea que hay pro­ble­mas y que las au­to­ri­da­des ac­túan. Pe­ro los pro­ble­mas que di­cen que hay, no exis­ten”, sen­ten­cia As­lam, bar­ba pro­mi­nen­te, pan­ta­lo­nes y ca­mi­so­la blan­ca ba­jo un abri­go azul. El frío ya se no­ta en es­ta épo­ca.

Di­na­mar­ca ce­le­bra elec­cio­nes en 2019. Y los par­ti­dos de la de­re­cha tra­di­cio­nal —que lle­ga­ron al Go­bierno gra­cias al apo­yo del xe­nó­fo­bo Par­ti­do Po­pu­lar Da­nés (DF)— han he­cho de los gue­tos uno de los pun­tos de la pre­cam­pa­ña. “Hay una com­pe­ti­ción en el Par­la­men­to pa­ra ver quién es más du­ro con­tra la gen­te con orí­ge­nes en Áfri­ca, Orien­te Pró­xi­mo y Asia. Y hay quien di­ce que es­tas le­yes van di­rec­ta­men­te con­tra los mu­sul­ma­nes”, con­ti­núa As­lam. El es­cri­tor da­nés Mor­ten Pa­pe, de 31 años, cre­ció en uno de es­tos ba­rrios y tie­ne cla­ro que los gue­tos se han con­ver­ti­do en una es­pe­cie de chi­vo ex­pia­to­rio. “Se es­tá creando un es­ce­na­rio de te­mor [ha­cia los gue­tos], y el mie­do es la me­jor ar­ma po­lí­ti­ca”.

En la mez­qui­ta su­ní más cer­ca­na —un lo­cal dis­cre­to que con­tras­ta con el tem­plo de cú­pu­las ce­les­tes chií que hay jus­to en­fren­te—, el imán, de 27 años, char­la con Ma­ría (nom­bre fal­so), una da­ne­sa ru­bia de 55 años cu­bier­ta de la ca­be­za a los pies con un cha­dor os­cu­ro. Se con­vir­tió al is­lam ha­ce una dé­ca­da. “Fue el Go­bierno quien pu­so a los in­mi­gran­tes en los gue­tos, y aho­ra di­cen que no es bueno”. Ase­gu­ra que los mu­sul­ma­nes es­tán en el pun­to de mi­ra. Ca­da vier­nes de re­zo, la po­li­cía re­vi­sa la ora­ción pa­ra com­pro­bar que no sea de­ma­sia­do ra­di­cal, ex­pli­ca el lí­der re­li­gio­so, de Ban­gla­dés, con te­mor a de­cir al­go que en­fa­de a sus ve­ci­nos. Llue­ve en Mjol­ner­par­ken, una ur­ba­ni­za­ción se­mi­ce­rra­da de blo­ques de la­dri­llo co­nec­ta­dos por par­ques don­de un pu­ña­do de ni­ñas jue­ga al pi­lla-pi­lla. Las au­to­ri­da­des di­cen que son “so­cie­da­des pa­ra­le­las” y por eso quie­ren le­gis­lar de for­ma es­pe­cial pa­ra los más de 55.000 re­si­den­tes en gue­tos en el país; cas­ti­gos ma­yo­res pa­ra los mis­mos de­li­tos, ve­to a la rea­gru­pa­ción fa­mi­liar, cua­tro años de pri­sión a los pa­dres que fuer­cen a sus hi­jos a via­jar a sus paí­ses de ori­gen —en lo que se lla­man “via­jes de re­edu­ca­ción”—, en­tre otras me­di­das. El DF­pro­pu­so un to­que de que­da a las ocho de la tar­de pa­ra los ni­ños, pe­ro no sa­lió ade­lan­te.

La vi­da den­tro de un gue­to di­fie­re mu­cho de la vi­da fue­ra de él. Cuan­do un be­bé cum­ple un año en un gue­to, las au­to­ri­da­des se lo lle­van du­ran­te 30 ho­ras a la se­ma­na pa­ra que apren­da el idio­ma y los va­lo­res da­ne­ses. Si los pa­dres in­cum­plen, se les re­ti­ran las ayu­das so­cia­les. Pe­ro si el be­bé —con idén­ti­cos pa­dres, ape­lli­dos, re­li­gión y co­lor de piel— na­ce al otro la­do de la ca­lle, es­to no su­ce­de. “Es in­hu­mano”, se la­men­ta As­lam, que en 2017 fue ele­gi­do pre­si­den­te de Mjol­ner­par­ken.

Pa­pe cre­ció en el gue­to de Ur­ban­pla­nen. “Ca­da vez que de­cía de dón­de era, la gen­te se reía de mí”. En su li­bro Pla­nen (Po­li­ti­kens For­lag, 2015) re­fle­ja la vi­da en una de es­tas ba­rria­das don­de el ex­tran­je­ro era él. “Nun­ca tu­ve pro­ble­mas pa­ra en­con­trar em­pleo, pe­ro mis ami­gos, con co­lor de piel y ape­lli­dos di­fe­ren­tes, es­ta­ban al fi­nal de la lis­ta en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo”. El es­tig­ma en Di­na­mar­ca tie­ne nom­bre de ca­lle.

Ai­res xe­nó­fo­bos

Pe­ro Ur­ban­pla­nen ya no es­tá en la lis­ta ne­gra. El Go­bierno es­ta­ble­ce unos cri­te­rios pa­ra que una zo­na pa­se a ser un gue­to, pe­ro cam­bia los in­di­ca­do­res pa­ra que los ba­rrios en­tren o sal­gan ca­da año en el lis­ta­do. En 2017 ha­bía 22 gue­tos; hoy, 25.

Pa­ra que un gue­to sea tal, los ba­rrios de­ben cum­plir al me­nos dos —en 2017 eran tres— de los si­guien­tes requisitos: que el 50% de sus ve­ci­nos sea de un país “no oc­ci­den­tal” o ten­ga al me­nos un pro­ge­ni­tor “no oc­ci­den­tal”; que el 40% de la po­bla­ción lle­ve al me­nos dos años sin tra­ba­jar; que el 2,7% de los ve­ci­nos ha­ya si­do con­de­na­do por de­li­tos de ar­mas o dro­gas, un um­bral ba­jo en zo­nas de ex­clu­sión so­cial; que el 60% só­lo ten­ga edu­ca­ción pri­ma­ria “da­ne­sa”, y que las fa­mi­lias ten­gan in­gre­sos ba­jos.

Los ai­res xe­nó­fo­bos ca­da vez se sien­ten más. “Aho­ra la gen­te di­ce en al­to co­sas que an­tes eran im­pen­sa­bles”, di­ce Li­se-Lot­te Duch, de Fak­ti, una ONG que tra­ba­ja con mu­je­res in­mi­gran­tes, ca­si to­das mu­sul­ma­nas. A po­cos me­tros se oye un vio­lín. Vein­te mu­je­res apren­den da­nés al com­pás de la mú­si­ca de Met­te Smidl, que ad­mi­te que mu­chas mu­je­res no es­tán in­te­gra­das.

Al­gu­nas, co­mo Zoh­reh, ira­ní de 48 años, vi­ven en ca­sas en gue­tos que les dio el Go­bierno. “Es muy di­fí­cil sa­lir de ahí”. Re­cuer­da que cuan­do lle­gó, en 1999, el país la re­ci­bió “con los bra­zos abier­tos”, pe­ro la ac­ti­tud re­cien­te de la so­cie­dad no le ha­ce sen­tir­se bienvenida. As­lam, en la mis­ma lí­nea, re­su­me: “El país se es­tá yen­do ca­da vez más a la de­re­cha”.

En es­tos ba­rrios más del 50% de los ve­ci­nos es “no oc­ci­den­tal”

“Se es­tá creando un es­ce­na­rio de te­mor ha­cia es­tas áreas”, di­ce un es­cri­tor

/ SAÚL RUIZ

Muham­mad As­lam, en uno de los ac­ce­sos al gue­to de Mjol­ner­par­ken el pa­sa­do 12 de sep­tiem­bre.

/S.R.

Mu­je­res in­mi­gran­tes, en cla­ses de da­nés en la ONG Fak­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.