La mar­cha de dos his­tó­ri­cos agra­va la cri­sis del so­cia­lis­mo fran­cés

La for­ma­ción de­ba­te su es­tra­te­gia pa­ra las eu­ro­peas de ma­yo

El País (Catalunya) - - INTERNACIONAL - SIL­VIA AYUSO, Pa­rís

To­do era tan sim­bó­li­co. El vier­nes, el Par­ti­do So­cia­lis­ta Fran­cés ce­rra­ba, de­fi­ni­ti­va­men­te, la puer­ta de su his­tó­ri­ca se­de en el 10 de la ca­lle Sol­fé­rino de Pa­rís, que tu­vo que po­ner a la ven­ta tras su de­ba­cle elec­to­ral del año pa­sa­do. Un día más tar­de, ayer, mien­tras aún par­tían de su vie­jo bas­tión los úl­ti­mos ca­mio­nes de mu­dan­za, el PS ce­le­bra­ba un con­se­jo na­cio­nal pa­ra de­ba­tir la orien­ta­ción de ca­ra a las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo. Iba a ser una de­mos­tra­ción de que, pe­se a to­do, la for­ma­ción si­gue ade­lan­te con vi­gor. El pro­ble­ma es que no es so­lo el pa­la­ce­te de Sol­fé­rino el que se ha que­da­do va­cío. Dos nue­vos miem­bros del ala iz­quier­da de la for­ma­ción han anun­cia­do en las úl­ti­mas 24 ho­ras su mar­cha de un par­ti­do al que di­cen ver aca­ba­do. Con­ti­núa así la san­gría de un mo­vi­mien­to que, de go­ber­nar el úl­ti­mo quin­que­nio, ha pa­sa­do a te­ner un pe­so mí­ni­mo en la po­lí­ti­ca na­cio­nal mien­tras lu­cha por no des­apa­re­cer del to­do.

El úl­ti­mo por­ta­zo al PS es de los que más due­len. La se­na­do­ra Ma­rie-Noë­lle Lie­ne­mann anun­cia­ba ayer, a tra­vés del Jour­nal du Di­man­che, que aban­do­na el par­ti­do del que era miem­bro des­de que Fra­nçois Mit­te­rrand for­ja­ra el pro­yec­to en el con­gre­so de Epi­nay, en 1971, y en el que era una fi­gu­ra his­tó­ri­ca del sec­tor más iz­quier­dis­ta de la for­ma­ción. Y no so­lo de­ja el par­ti­do, sino que pre­vé crear uno nue­vo el año que vie­ne con el que bus­ca­rá ha­cer lis­ta co­mún an­te las eu­ro­peas con la for­ma­ción de iz­quier­da Fran­cia In­su­mi­sa, li­de­ra­da por otro ex­se­na­dor so­cia­lis­ta, Jean-Luc Mé­len­chon, la gran ame­na­za a la iz­quier­da del PS. La par­ti­da de Lie­ne­mann se co­no­ce so­lo un día des­pués de otro por­ta­zo so­no­ro, el del eu­ro­dipu­tado Em­ma­nuel Mau­rel, del que tam­bién se es­pe­ra un acer­ca­mien­to a Mé­len­chon.

Pa­ra Lie­ne­mann, el PS es “un po­llo sin ca­be­za” que se en­cuen­tra “al fin de un ci­clo abier­to en 1971 en Epi­nay. Hoy en día, el PS avan­za ha­cia una muer­te len­ta, no quie­re ni asu­mir las lec­cio­nes del quin­que­nio de Fra­nçois Ho­llan­de ni eva­luar la di­men­sión del di­vor­cio con la po­bla­ción de iz­quier­das”, cri­ti­có.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PS, Olivier Fau­re, ele­gi­do ha­ce so­lo seis me­ses, en ple­na cri­sis de un par­ti­do que ha­ce un año co­se­chó, con el can­di­da­to Be­noît Ha­mon —otro que se ha mar­cha­do pa­ra fun­dar su pro­pio mo­vi­mien­to de iz­quier­das, Gé­né­ra­tion.s— el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria, 6,3% en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, mos­tró ayer su amar­gu­ra por la úl­ti­ma olea­da de aban­do­nos.

“Cuan­do se pre­ten­de re­con­ci­liar a las iz­quier­das no se em­pie­za por di­vi­dir­las”, di­jo en su dis­cur­so al con­se­jo na­cio­nal so­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.