Ro­bles des­ca­li­fi­ca los abu­cheos al pre­si­den­te en el des­fi­le del 12-O

El País (Catalunya) - - ESPAÑA - MI­GUEL GON­ZÁ­LEZ,

La mi­nis­tra de De­fen­sa, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, des­ca­li­fi­có ayer a quie­nes uti­li­za­ron el des­fi­le de la Fies­ta Na­cio­nal, el pa­sa­do vier­nes, pa­ra abu­chear e in­sul­tar al pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez. “En la Es­pa­ña de hoy, plu­ral y to­le­ran­te, ca­ben to­dos”, ase­gu­ró la mi­nis­tra, “y so­lo pue­den sen­tir­se ex­clui­dos aque­llos que ha­cen del in­sul­to, de la des­ca­li­fi­ca­ción, del abu­cheo, su for­ma de ex­pre­sión”.

Ro­bles ase­gu­ró que la crí­ti­ca po­lí­ti­ca es bienvenida, pe­ro que “los in­sul­tos, los abu­cheos, las des­ca­li­fi­ca­cio­nes, son una fal­ta de res­pe­to”. E in­sis­tió en que “aque­llas per­so­nas que no son ca­pa­ces de res­pe­tar no so­lo las ins­ti­tu­cio­nes sino el pro­pio ac­to [en alu­sión al des­fi­le], se des­ca­li­fi­can por sí mis­mas”. “Esa no es la Es­pa­ña que quie­ren las Fuer­zas Ar­ma­das”, apos­ti­lló.

La mi­nis­tra hi­zo es­tas de­cla­ra­cio­nes du­ran­te su vi­si­ta a una ex­po­si­ción con­me­mo­ra­ti­va del 175º aniver­sa­rio de la ban­de­ra de Es­pa­ña, de la que di­jo que “nun­ca de­be ser ob­je­to de con­tro­ver­sia”, pues re­pre­sen­ta “lo que nos une, no lo que nos se­pa­ra”.

Los que “no tie­nen ca­bi­da” en la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca, in­sis­tió, “son quie­nes ha­cen de la fal­ta de res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes su mo­do de con­vi­ven­cia”.

Sin ci­tar­lo, Ro­bles cri­ti­có al pre­si­den­te del PP, Pa­blo Ca­sa­do, que ha di­fun­di­do un ví­deo lla­man­do a co­lo­car ban­de­ras es­pa­ño­las en los bal­co­nes. “Nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co tie­ne de­re­cho a pa­tri­mo­nia­li­zar­la”, di­jo la mi­nis­tra de la en­se­ña na­cio­nal. Quie­nes lo ha­cen, aña­dió, “es­tán dis­tor­sio­nan­do la ban­de­ra, que no es pa­tri­mo­nio de nin­gún par­ti­do sino de to­dos los es­pa­ño­les”.

Por su par­te, el por­ta­voz del PSOE en la Asam­blea de Ma­drid, Án­gel Ga­bi­lon­do, ase­gu­ró de la Ca­sa de Su Ma­jes­tad el Rey, que fue­ron las de que per­ma­ne­cie­ran en el Sa­lón del Trono del Pa­la­cio Real con Sus Ma­jes­ta­des has­ta que los si­guien­tes in­vi­ta­dos lle­ga­ran”.

Co­mo quie­ra que la lle­ga­da de los res­tan­tes in­vi­ta­dos se pro­du­jo “de for­ma in­me­dia­ta, el rit­mo ha­bi­tual de sa­lu­do fue re­cu­pe­ra­do sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad y se pro­du­jo la si­tua­ción so­bre­ve­ni­da”, agre­ga. Es de­cir, Sán­chez y su es­po­sa de­bían que­dar­se con la Fa­mi­lia Real pa­ra que es­ta no se que­da­ra so­la, pe­ro esa si­tua­ción nun­ca se lle­gó a pro­du­cir. que “no hay que ocul­tar” que el pre­si­den­te fue abu­chea­do du­ran­te el des­fi­le ni “dar­le un sig­ni­fi­ca­do dis­tin­to al que tie­ne”.

Pa­ra Ga­bi­lon­do, “los ciu­da­da­nos pue­den ex­pre­sar li­bre y de­mo­crá­ti­ca­men­te lo que pien­san en los es­pa­cios pú­bli­cos” y el Go­bierno de­be es­cu­char y ana­li­zar si es “ra­zo­na­ble lo que se pi­de”.

Sán­chez res­tó im­por­tan­cia al abu­cheo y se li­mi­tó a co­men­tar a los pe­rio­dis­tas, con los que con­ver­só en la re­cep­ción del Pa­la­cio Real: “No voy a ser me­nos que [Fe­li­pe] Gon­zá­lez y [Jo­sé Luis Ro­drí­guez] Za­pa­te­ro”, en alu­sión a que sus an­te­ce­so­res so­cia­lis­tas en La Mon­cloa su­frie­ron epi­so­dos si­mi­la­res.

/ JAI­ME VI­LLA­NUE­VA

La mi­nis­tra Mar­ga­ri­ta Ro­bles, a la iz­quier­da, en la ex­po­si­ción so­bre la ban­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.