“Na­da hay más te­rro­rí­fi­co que una ce­na fa­mi­liar”

M. NIGHT SH­YA­MA­LAN Di­rec­tor de ci­ne

El País (Catalunya) - - CULTURA - LAU­RA FER­NÁN­DEZ, Sit­ges

Pue­de que el ci­ne de M. Night Sh­ya­ma­lan (Mahé, In­dia, 1970), di­rec­tor de El sex­to sen­ti­do o El bos­que, na­cie­ra en un su­per­mer­ca­do. En reali­dad, a la vuel­ta de ese su­per­mer­ca­do, cuan­do su pa­dre, que no te­nía as­pec­to de hé­roe, que era, di­ce, “gor­di­to y ba­ji­to”, se atre­vió a ha­cer fren­te a un más que po­si­ble la­drón. El di­rec­tor era un crío. Re­cuer­da que la puer­ta de ca­sa es­ta­ba abier­ta y que los Sh­ya­ma­lan se te­mie­ron lo peor. Al fi­nal, fue to­do una fal­sa alar­ma. “Lo más pro­ba­ble es que fue­se co­sa del fel­pu­do, una es­tu­pi­dez”, se­ña­la. La cla­se de es­tu­pi­dez que pue­de con­ver­tir­te en di­rec­tor de un ci­ne de te­rror que trans­for­ma lo co­ti­diano en pe­sa­di­lla. “Na­da hay más te­rro­rí­fi­co que una ce­na fa­mi­liar”, aña­de el pro­pio Sh­ya­ma­lan.

Se ha de­ja­do cre­cer el pe­lo. Son­ríe a me­nu­do. Pa­re­ce ha­ber re­cu­pe­ra­do lo que fue­ra que per­dió en la dé­ca­da en la que com­pu­so El in­ci­den­te y Af­ter Earth, la pe­lí­cu­la que, se­gún su pro­ta­go­nis­ta (Will Smith), ca­si aca­ba con su ca­rre­ra. ¿Por qué? Ha de­ja­do de tra­ba­jar pa­ra los de­más. “Des­de que hi­po­te­qué mi ca­sa, me sien­to más li­bre”. Des­de su sui­te en el Me­lià de Sit­ges (Bar­ce­lo­na), en cu­yo au­di­to­rio ayer se pro­yec­ta­ron 20 mi­nu­tos de su pró­xi­ma cin­ta, Glass, Sh­ya­ma­lan ad­mi­te que le gus­ta ser su pro­pio jefe, im­po­ner­se sus lí­mi­tes. El fil­me mar­ca el cie­rre de la tri­lo­gía su­per­he­roi­ca que arran­có en 2000 —“un año en que me con­si­de­ra­ban un nerd

por ha­cer una pe­lí­cu­la de su­per­hé­roes”— con El pro­te­gi­do, y con­ti­nuó, en 2016, con Múl­ti­ple, don­de una psi­quia­tra in­ten­ta li­diar con las 24 per­so­na­li­da­des de Ke­vin Wen­dell Crumb (Ja­mes McA­voy), un su­per­vi­llano co­no­ci­do co­mo La Hor­da.

Quie­re ser ra­ro. “Me en­can­ta­ría ha­cer al­go co­mo lo que Char­les Burns hi­zo en Agu­je­ro ne­gro”,

sub­ra­ya. “Cre­cí le­yen­do Spi­der­man y Lin­ter­na Ver­de. Le hi­ce a mi ma­dre com­prar­me un ani­llo y fin­gía que po­día trans­for­mar­me”. Lue­go cre­ció y se cru­za­ron en su ca­mino Hitch­cock —aún man­tie­ne el cameo en ca­da uno de sus fil­mes y los per­so­na­jes que in­ter­pre­ta tie­nen ca­da vez más lí­neas y son “más ab­sur­dos”— y Lynch. “Siem­pre que es­toy es­cri­bien­do, ten­go cer­ca Ter­cio­pe­lo azul. La veo pa­ra ins­pi­rar­me”.

Su vuel­ta al ci­ne de su­per­hé­roes era cues­tión de tiem­po. Sa­muel L. Jack­son lo sa­bía. Por eso, ca­da vez que se cru­za­ba con él en un ro­da­je, en Los Án­ge­les, le pre­gun­ta­ba “pa­ra cuán­do la se­cue­la de El pro­te­gi­do”. “Él ha na­ci­do pa­ra in­ter­pre­tar a Mr. Glass”, el vi­llano que da nom­bre a su nue­va pe­lí­cu­la. Un cru­ce de mun­dos de fic­ción en el que Da­vid Dunn, es de­cir, Bruce Wi­llis, tie­ne que vér­se­las con Glass y con La Hor­da, y en el que la fi­gu­ra del psi­quia­tra vuelve a ser cla­ve.

“Mi mu­jer es psi­có­lo­ga, no sé,

mis per­so­na­jes ne­ce­si­tan sen­tir­se com­pren­di­dos y mi ci­ne tie­ne mu­cho de eso. Es­ta es una pe­lí­cu­la so­bre quié­nes cree­mos que so­mos y quié­nes so­mos en reali­dad”. Po­dría de­cir­se que las múl­ti­ples per­so­na­li­da­des de su úl­ti­ma crea­ción ten­drían al­go que ver con la po­si­bi­li­dad in­fi­ni­ta de vi­das que pue­de ex­pe­ri­men­tar un crea­dor a tra­vés de sus obras y no se es­ta­ría erran­do el dis­pa­ro. “Me gus­ta pen­sar que hay un sen­ti­do del des­tino, que for­ma­mos par­te de al­go ma­yor y ca­da una de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos nos di­ri­ge en una u otra di­rec­ción”.

La cin­ta, que se es­tre­na­rá el 18 de enero, no da mar­gen al ci­ne “blan­den­gue” que hi­zo en otro mo­men­to. “Pri­me­ro fui un ti­po re­tor­ci­do, pe­ro lue­go me con­ver­tí

en pa­dre y me vol­ví un sen­ti­men­tal: soy la cla­se de ti­po que llo­ra ca­da día. Aho­ra que mis tres hi­jas son ma­yo­res, lo que quie­ro es asus­tar­las, así que mi ci­ne vuelve a ser re­tor­ci­do, y me en­can­ta que lo sea”, apun­ta. No se sien­te es­cla­vo del fi­nal sor­pre­sa, por más que sea jus­to lo que es­pe­ra el es­pec­ta­dor cuan­do va a ver sus pe­lí­cu­las. Di­ce que, en el ca­so de en­con­trar­se su ci­ne en al­gún ti­po de cár­cel, “es una que me he cons­trui­do yo mis­mo, y en la que es­toy sú­per có­mo­do”. ¿Tie­ne pla­nes de co­nec­tar al­gu­na de sus otras pe­lí­cu­las y crear así un pe­que­ño uni­ver­so Sh­ya­ma­lan? “No, sen­tí la ten­ta­ción de in­cor­po­rar per­so­na­jes de La Vi­si­ta en una par­te de Glass, pe­ro la es­qui­vé. Creo que se­ría ir de­ma­sia­do le­jos”.

/ MIT­CHELL LEFF (GETTY IMAGES)

M. Night Sh­ya­ma­lan, en Fi­la­del­fia en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.