Medina Azahara cre­ce ha­cia el es­te del pa­la­cio ca­li­fal

Un equi­po his­pa­noa­le­mán ha­lla un edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo en el com­ple­jo cor­do­bés

El País (Catalunya) - - CULTURA - VI­CEN­TE G. OLA­YA, Ma­drid

Pri­me­ro lle­ga­ron los be­re­be­res con sus teas y pren­die­ron fue­go a la ciu­dad pa­la­cie­ga en 1010. Lue­go, las te­chum­bres cru­jie­ron y las te­jas fue­ron las pri­me­ras en caer; los mu­ros que­da­ron sin pro­tec­ción y tam­bién se de­rrum­ba­ron. Más tar­de apa­re­cie­ron los sa­quea­do­res. Mil años des­pués, ex­per­tos del Ins­ti­tu­to Ar­queo­ló­gi­co Ale­mán, de la Jun­ta de An­da­lu­cía y de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid han es­tu­dia­do la es­pec­ta­cu­lar des­truc­ción de la pla­za de Ar­mas del pa­la­cio del ca­li­fa en Medina Azahara (Cór­do­ba). Allí mis­mo, tal y co­mo ade­lan­ta EL PAÍS, han des­cu­bier­to un enor­me edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo de dos plan­tas, ad­ya­cen­te, que pu­do ser la se­de de la po­li­cía de la ciu­dad, el con­jun­to pa­la­tino ára­be del si­glo X me­jor con­ser­va­do del mun­do y Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unesco des­de el pa­sa­do ju­lio.

El ca­li­fa ome­ya Ab­de­rra­mán III or­de­nó cons­truir Medina Azahara en el pri­mer ter­cio del si­glo X, a unos ocho ki­ló­me­tros de Cór­do­ba. A gran­des ras­gos, se tra­ta de un rec­tán­gu­lo ho­ri­zon­tal (de más de 110 hec­tá­reas) en cu­ya par­te su­pe­rior se ha­lla­ría la ciu­dad pa­la­cie­ga, en su cen­tro los jar­di­nes reales y en los la­te­ra­les las áreas des­ti­na­das a la po­bla­ción. Fue des­trui­da por completo un si­glo des­pués de su fun­da­ción por las gue­rras ci­vi­les y du­ran­te la Edad Me­dia fue sa­quea­da.

En el si­glo XX se ini­cia­ron las ex­ca­va­cio­nes que, has­ta el mo­men­to, han des­en­te­rra­do apro­xi­ma­da­men­te el 10% del ya­ci­mien­to. “Hay tra­ba­jo pa­ra nues­tros hi­jos, nues­tros nie­tos y pa­ra los hi­jos de es­tos”, ex­pli­ca Al­ber­to Can­to, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Prehis­to­ria y Ar­queo­lo­gía de la Au­tó­no­ma de Ma­drid y di­rec­tor de la ex­ca­va­ción. Can­to es uno de los diez in­te­gran­tes del equi­po his­pa­noa­le­mán que ha em­pren­di­do la pri­me­ra gran in­cur­sión ar­queo­ló­gi­ca al es­te del pa­la­cio.

Con un pre­su­pues­to de 200.000 eu­ros, se co­men­zó en 2017 a es­tu­diar la des­apa­re­ci­da pla­za de Ar­mas (unos 10.000 me­tros cua­dra­dos). Los ex­per­tos te­nían cin­co años pa­ra su in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro el pa­sa­do ju­nio se to­pa­ron al es­te de la ex­pla­na­da con una es­truc­tu­ra de unos 1.500 me­tros cua­dra­dos de plan­ta, con dos pi­sos y tres naves. Creen con ca­si to­tal se­gu­ri­dad que se tra­ta de un edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo del com­ple­jo pa­la­cie­go y las pri­me­ras hi­pó­te­sis apun­tan a que pu­die­ra aco­ger la se­de de la po­li­cía del ca­li­fa “o las ofi­ci­nas del se­ñor de la medina”. “Es una zo­na que nun­ca ha­bía si­do ex­ca­va­da. Aho­ra he­mos ha­lla­do los mu­ros, los pi­la­res de un pór­ti­co y di­ver­sos ele­men­tos cons­truc­ti­vos, co­mo las te­jas de la te­chum­bre, las pri­me­ras que ca­ye­ron tras la des­truc­ción del edi­fi­cio”, aña­de.

Pa­re­des re­cu­bier­tas

El edi­fi­cio con­ta­ba con una zo­na de re­cep­ción y tres naves. Po­si­ble­men­te, la es­truc­tu­ra es­tu­vie­se por­ti­ca­da. De he­cho, y a sim­ple vis­ta, son fá­cil­men­te vi­si­bles las lo­sas, las ba­ses de los mu­ros y has­ta frag­men­tos re­cu­bier­tos de las pa­re­des.

Se pre­vé que el pro­yec­to, que di­ri­gen Fé­lix Ar­nold, del Ins­ti­tu­to Ar­queo­ló­gi­co Ale­mán, y Al­ber­to Mon­te­jo, es­pe­cia­lis­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía, es­ta­rá com­ple­ta­do en 2023, un año des­pués de lo pre­vis­to de­bi­do a la mag­ni­tud del ya­ci­mien­to.

Cuan­do es­té ter­mi­na­do, los es­pe­cia­lis­tas quie­ren que la pla­za de Ar­mas se con­vier­ta “en la nue­va en­tra­da de Medina Azahara”. “Se­ría un buen ele­men­to de dis­tri­bu­ción de los vi­si­tan­tes y re­cu­pe­ra­ría, en cier­ta for­ma, su mi­sión ori­gi­nal: ar­ti­cu­lar el trán­si­to en­tre el pa­la­cio y la zo­na ad­mi­nis­tra­ti­va de la ciu­dad”, se­ña­la Can­to. Na­da más en­trar, y a su iz­quier­da, el edi­fi­cio de la po­li­cía o los fun­cio­na­rios del ca­li­fa los es­ta­ría vi­gi­lan­do pa­ra que no co­me­tie­sen nin­gu­na tro­pe­lía. Ya es pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad.

/ INS­TI­TU­TO AR­QUEO­LÓ­GI­CO ALE­MÁN

Re­cons­truc­ción di­gi­tal del edi­fi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.