Ho­lan­da hun­de a Ale­ma­nia

La se­lec­ción de Koe­man pro­pi­na una tun­da a la del cues­tio­na­do Löw

El País (Catalunya) - - DEPORTES - L. J. MOÑINO

La fres­ca Ho­lan­da que tra­ta de re­cons­truir Ro­nald Koe­man pro­lon­gó la cri­sis de Ale­ma­nia, que no le­van­ta ca­be­za des­de su apa­ra­to­so to­pe­ta­zo en el Mun­dial de Ru­sia, don­de fue eli­mi­na­da en la pri­me­ra fa­se. La du­ra y cru­da de­rro­ta es otro gol­pe tre­men­do pa­ra el cues­tio­na­do Joa­chim Löw. Só­lo el arreón ini­cial del se­gun­do tiem­po, cuan­do en­tra­ron Drax­ler y Sa­né por Em­re Can y Tho­mas Mü­ller, dig­ni­fi­có al­go a una se­lec­ción que ofre­ce sín­to­mas cla­ros de ha­ber per­di­do la bue­na re­la­ción con la pe­lo­ta que la co­ro­nó cam­peo­na del mun­do en 2014. Con el re­sul­ta­do co­se­cha­do, Ale­ma­nia ocu­pa la úl­ti­ma po­si­ción de su gru­po, su­pe­ra­da por Ho­lan­da y Fran­cia, y pe­li­gra su per­ma­nen­cia en la pri­me­ra ca­te­go­ría de la Li­ga de las Na­cio­nes.

La ve­lo­ci­dad y la ha­bi­li­dad de De­pay, Wij­nal­dum y Bab­bel y el cri­te­rio de De Jong des­tro­za­ron a la se­lec­ción de Löw. Fue­ron tres go­les —Van Dijk, a la sa­li­da de un cór­ner, y De­pay y Wij­nal­dum en sen­dos con­tra­gol­pes—, pe­ro pu­die­ron ser más. La tun­da abri­rá de nue­vo el de­ba­te so­bre la con­ti­nui­dad de Löw, que ayer su­pe­ra­ba con amar­gu­ra al le­gen­da­rio Sepp Her­ber­ger co­mo el se­lec­cio­na­dor que más ve­ces ha di­ri­gi­do a la Manns­chaft, con 169 par­ti­dos.

Los in­di­cios de esa Ale­ma­nia me­nos con­tun­den­te, bri­llan­te y flui­da con el ba­lón emer­gen des­de la fi­gu­ra de Manuel Neuer. Sus pe­lo­ta­zos en cir­cuns­tan­cias en las que an­tes in­ten­ta­ba ju­gar con el com­pa­ñe­ro más cer­cano de­la­tan a es­ta se­lec­ción te­me­ro­sa y du­bi­ta­ti­va. La pre­sen­cia de Kim­mich co­mo me­dio­cen­tro, la gran no­ve­dad de Löw des­de la ci­ta mun­dia­lis­ta, no pa­re­ce su­fi­cien­te. El téc­ni­co no ha sub­sa­na­do los de­fec­tos que le con­de­na­ron en Ru­sia. A sus cen­tro­cam­pis­tas les cues­ta co­rrer ha­cia atrás, por lo que Ho­lan­da en­con­tró au­to­pis­tas por los cos­ta­dos y por el me­dio. Mü­ller y Wer­ner, ori­lla­dos en las ban­das, son dos pe­go­tes que ni ha­cen da­ño ni ayu­dan en de­fen­sa. Tam­po­co el tan­que Uht pa­re­ce ser el de­lan­te­ro ideal.

Nau­fra­gó Ale­ma­nia du­ran­te ca­si to­do el pri­mer tiem­po. Un re­ma­te de Mü­ller, que pu­so a prue­ba los re­fle­jos de Ci­lles­sen, fue su úni­ca hue­lla en un ac­to en el que flo­re­cie­ron con fre­cuen­cia sus de­bi­li­da­des de­fen­si­vas. En una de ellas, un cór­ner de­fen­di­do con la­xi­tud, Van Dijk re­ma­chó a pla­cer y de ca­be­za un re­cha­zo pro­ve­nien­te del lar­gue­ro tras un tes­ta­ra­zo de Bab­bel.

Más allá de un ca­be­za­zo de Hum­mels que sa­có ba­jo pa­los Bab­bel, no en­con­tró el equi­po ger­mano al­go de pi­can­te en ata­que has­ta la en­tra­da de Sa­né y Drax­ler. Los me­jo­res mi­nu­tos de Ale­ma­nia fue­ron a lo­mos del ex­tre­mo del Man­ches­ter City y del vo­lan­te del PSG. Sa­né tu­vo el em­pa­te tras un buen pa­se fil­tra­do de Kim­mich, pe­ro cru­zó de­ma­sia­do su dis­pa­ro. Vol­ca­da en cam­po con­tra­rio, los con­tra­gol­pes ho­lan­de­ses ter­mi­na­ron por di­na­mi­tar a Ale­ma­nia.

Por otra par­te, Gi­bral­tar lo­gró su pri­me­ra vic­to­ria ofi­cial al ga­nar en Ar­me­nia (0-1) en el gru­po D de la Li­ga de las Na­cio­nes.

/ ALEX GRIMM (GETTY)

Memp­his De­pay mar­ca an­te Neuer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.