La úl­ti­ma vi­da de La Na­val

Las au­to­ri­da­des bus­can con­tra re­loj un in­ver­sor pa­ra evi­tar el cie­rre de­fi­ni­ti­vo del as­ti­lle­ro cen­te­na­rio

El País (Catalunya) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - PE­DRO GOROSPE,

Los ac­cio­nis­tas de la com­pa­ñía re­co­no­cen erro­res en la ges­tión Los sin­di­ca­tos pi­den que el ar­ma­dor Van Oord ter­mi­ne la dra­ga

La Na­val de Ses­tao, el cen­te­na­rio as­ti­lle­ro vas­co inau­gu­ra­do en 1916, es­tá a un pa­so del cie­rre de­fi­ni­ti­vo. Cer­ca de 3.000 per­so­nas se ma­ni­fes­ta­ron el miér­co­les en lo que po­si­ble­men­te fue la úl­ti­ma gran mar­cha de la Mar­gen Iz­quier­da del Ner­vión y un re­cuer­do le­jano de sus años de es­plen­dor in­dus­trial cuan­do mi­les de tra­ba­ja­do­res sa­lían co­mo una ma­rea de sus ins­ta­la­cio­nes al fi­na­li­zar ca­da turno. El as­ti­lle­ro lle­gó a con­tar con una plan­ti­lla de 7.000 tra­ba­ja­do­res du­ran­te la dé­ca­da de los ochen­ta. Ya so­lo que­dan 177 tra­ba­ja­do­res. Pe­se a la com­pe­ten­cia bru­tal de Asia, la Na­val se va a pi­que por la ma­la ges­tión. En­tre 2014 y 2017 acu­mu­ló unas pér­di­das de 145 mi­llo­nes, pe­se a que a prin­ci­pios de 2015 es­ta­ba cons­tru­yen­do un bu­que, te­nía con­tra­ta­dos otros tres y en 2016 se les su­mó un ferry en­car­ga­do por Ba­lea­ria.

El úl­ti­mo icono de la po­ten­cia in­dus­trial de Biz­kaia en el si­glo XX —des­apa­re­ci­dos ya los Al­tos Hor­nos que lle­ga­ron a ocu­par a 11.000 tra­ba­ja­do­res en unos te­rre­nos con­ti­guos—, ha en­tra­do en li­qui­da­ción, con un ERE de ex­tin­ción de sus 177 em­pleos di­rec­tos, 150 de los cua­les tie­nen ga­ran­ti­za­da un pues­to en Na­van­tia pe­ro en Fe­rrol o Cá­diz. El ma­yor im­pac­to se­rá en el em­pleo in­di­rec­to. Has­ta unas 4.000 per­so­nas tra­ba­jan en al­gu­na de las mil em­pre­sas que con­tra­tan con La Na­val.

El Ayun­ta­mien­to de Ses­tao, y el res­to de las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas son cons­cien­tes de que el cie­rre se­ría otro ma­za­zo pa­ra una co­mar­ca que to­da­vía no ha ce­rra­do del to­do la ci­ca­triz del cie­rre de Al­tos Hor­nos y en la que el pa­ro es ca­si del 20% el do­ble que en el res­to de Eus­ka­di. “Que­re­mos La Na­val, que­re­mos sus em­pleos y va­mos a lu­char pa­ra que si­gan aquí, apor­tan­do lo que po­da­mos y ayu­dan­do en lo que po­da­mos”, de­fien­de el al­cal­de, Jo­su Ber­ga­ra.

El Ayun­ta­mien­to, co­mo los sin­di­ca­tos, sos­pe­chan que tras la li­qui­da­ción de la em­pre­sa hay in­tere­ses in­mo­bi­lia­rios que quie­ren apro­ve­char­se de la si­tua­ción. Ha­ce me­nos de 15 días to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos lo­ca­les re­cha­za­ron por una­ni­mi­dad una even­tual re­ca­li­fi­ca­ción de los te­rre­nos.

Des­car­ta­do el res­ca­te pú­bli­co, los go­bier­nos de Pe­dro Sán­chez y de Íñi­go Ur­ku­llu tra­ba­jan de la mano en la bús­que­da de un in­ver­sor con ga­ran­tías. Si apa­re­cie­ra un mir­lo blan­co se en­con­tra­rá en una em­pre­sa con car­ga de tra­ba­jo, un pa­si­vo de 159 mi­llo­nes, pe­ro con 146 mi­llo­nes en ac­ti­vos “ta­sa­dos”, y otros 12 en de­re­chos de co­bro. To­do ello si el ar­ma­dor ho­lan­dés Van Oord de­ci­de fi­nal­men­te se­guir con la dra­ga.

“No hay más op­cio­nes que un in­ver­sor”, con­fir­ma el res­pon­sa­ble del sec­tor na­val de UGT, Manuel Ve­la­do, cons­cien­te, ade­más, de que si hay ca­pi­tal es­pe­ran­do pa­ra en­trar en la fir­ma, lo va a ha­cer en la fa­se de li­qui­da­ción, pa­ra evi­tar te­ner que ha­cer fren­te a las deu­das. Des­pués de va­rias dé­ca­das tra­ba­jan­do en el as­ti­lle­ro cree que aho­ra es fun­da­men­tal lo­grar que Van Oord cum­pla su com­pro­mi­so de fa­bri­car la dra­ga cu­yo es­que­le­to des­can­sa en Ses­tao. “Aun­que sea has­ta la bo­ta­du­ra”, apos­ti­lla Txe­ma Be­lón, que ha pa­sa­do to­da su vi­da la­bo­ral en la na­vie­ra. Cons­truir es­te bu­que dra­ga lle­va­ría 20 me­ses y da­ría a la em­pre­sa nue­ve me­ses de oxí­geno pa­ra bus­car una so­lu­ción.

Com­pro­mi­so de Van Oord

“El ad­mi­nis­tra­dor con­cur­sal nos ex­pli­có que han lle­ga­do va­rios in­tere­sa­dos, pe­ro quie­ren el as­ti­lle­ro lim­pio de tra­ba­ja­do­res”, ex­pli­ca el pre­si­den­te del co­mi­té de em­pre­sa, Pe­dro Gon­zá­lez, de UGT, con 36 años en la em­pre­sa so­bre sus es­pal­das. Esa op­ción no in­tere­sa ni a los tra­ba­ja­do­res, ni a las au­to­ri­da­des por el im­pac­to que ten­dría en la co­mar­ca.

Los ac­cio­nis­tas ma­yo­ri­ta­rios, In­ge­team y Mu­rue­ta, no lo han he­cho bien co­mo la pro­pia fir­ma re­co­no­ció en la memoria de las cuen­tas en­tre­ga­da al Re­gis­tro Mer­can­til al re­co­no­cer in­efi­cien­cias, re­tra­sos y so­bre­cos­tes de­ri­va­dos de “la es­ca­sa ca­pa­ci­dad del as­ti­lle­ro pa­ra con­tro­lar la la­bor de in­ge­nie­rías ex­ter­nas”. Mu­chos em­plea­dos es­tán dis­pues­tos a in­ver­tir en la so­cie­dad si el sec­tor pú­bli­co lo ha­ce con una par­ti­ci­pa­ción sus­tan­cial, y eso ayu­da a Van Oord y a un in­ver­sor ex­terno a con­fiar en el pro­yec­to”. Tam­po­co ve­rían con ma­los ojos que ban­cos co­mo Kut­xa­bank que han na­ci­do ba­jo la tu­te­la de las an­ti­guas ca­jas pú­bli­cas, res­pal­de el pro­yec­to.

/ FER­NAN­DO DO­MIN­GO-ALDAMA

Al fon­do a la de­re­cha, la dra­ga Vox Ama­lia que el ar­ma­dor ho­lan­dés Van Oord cons­tru­ye en la Na­val de Ses­tao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.