EL SUE­ÑO CON­TI­NÚA

El País - Especiales - - PORTADA - An­drés Inies­ta Ju­ga­dor del Bar­ce­lo­na, in­ter­na­cio­nal con Es­pa­ña y au­tor del gol a Ho­lan­da que dio el Mun­dial a la Ro­ja.

Ya per­dí la cuen­ta de las ve­ces que he vis­to el gol con el que ga­na­mos la Co­pa del Mun­do. Hay días en que me lo en­cuen­tro por sor­pre­sa, sin que­rer, por ca­sua­li­dad, sim­ple­men­te mi­ran­do la te­le­vi­sión de la mis­ma ma­ne­ra que ad­mi­to que en oca­sio­nes he si­do yo quien he pues­to el ví­deo pa­ra re­cor­dar un mo­men­to que me ale­gra la vi­da y que, por otra par­te, ha pa­sa­do a for­mar par­te del pai­sa­je de los pro­gra­mas de­por­ti­vos de­di­ca­dos al Mun­dial. Qui­zá pue­da pa­re­cer un re­cur­so, o tal vez una ru­ti­na ne­ce­sa­ria, pa­ra afron­tar de­ter­mi­na­dos momentos emo­cio­na­les o sim­ple­men­te ge­ne­rar una sen­sa­ción agra­da­ble de bie­nes­tar.

Yo me sen­tí muy fe­liz cuan­do mar­qué aquel gol; fue una sen­sa­ción di­fe­ren­te, úni­ca, no co­no­ci­da pa­ra mí, tan­to que no ne­ce­si­to las imá­ge­nes pa­ra re­cor­dar la ju­ga­da sino que la ten­go gra­ba­da en la me­mo­ria. Siem­pre he di­cho que el gol a Ho­lan­da no es el que se ve en la te­le. Lo pue­do re­trans­mi­tir con los ojos ce­rra­dos, sin ver las imá­ge­nes que emi­te la pan­ta­lla, por­que es al­go que ja­más se ol­vi­da. Yo sa­bía que íba­mos a ga­nar la fi­nal y es­ta­ba con­ven­ci­do na­da más con­tro­lar la pe­lo­ta que iba a mar­car. Las sen­sa­cio­nes que se vi­ven en el cam­po son irrepetibles. Ese gol so­lo se me­te una vez.

Quie­ro de­cir que es muy dis­tin­to ver­lo que ha­cer­lo. Qui­zá me re­creo en la sen­sa­ción de que­rer sen­tir­lo. Siem­pre me pon­go los par­ti­dos que he ju­ga­do pa­ra me­jo­rar, pe­ro la fi­nal del Mun­dial es otra co­sa. Pa­ra mí, el tor­neo en ge­ne­ral fue muy es­pe­cial y ten­go muy buenos re­cuer­dos de to­do. La gen­te nos tra­tó de ma­ne­ra ge­nial y la con­vi­ven­cia re­sul­tó es­plén­di­da. Me im­pac­ta­ron las ga­nas que mos­tra­ba la gen­te por dar a co­no­cer a su país, pa­ra vi­vir la Co­pa y fa­ci­li­tar las co­sas a los par­ti­ci­pan­tes, la ilu­sión de Su­dá­fri­ca. Ha­bía ale­gría, la ca­ra de la gen­te se ilu­mi­na­ba, to­do era bo­ni­to. Lo vi­ví de for­ma idí­li­ca.

El úti­mo día, en Pots­chefs­troom, el lu­gar don­de es­tu­vi­mos con­cen­tra­dos, fue con­mo­ve­dor por­que los an­fi­trio­nes nos des­pi­die­ron con lá­gri­mas en los ojos. Nos mon­ta­mos en el bus con­ven­ci­dos de que po­día­mos ser cam­peo­nes. Muy po­cas ve­ces es­tu­ve tan se­gu­ro de que íba­mos a ga­nar un par­ti­do. Me sen­tía muy a gus­to des­de

el ter­cer par­ti­do que ju­ga­mos con­tra Chi­le. Aquel día me con­ven­cí de que de­fi­ni­ti­va­men­te las co­sas ha­bían cam­bia­do pa­ra mí. Me sen­tí im­por­tan­te, muy se­gu­ro de mí mis­mo, me­jo­ra­do res­pec­to a ac­tua­cio­nes an­te­rio­res y, ade­más, mar­qué tam­bién uno de los dos go­les del equi­po.

Aquel tan­to me for­ta­le­ció. Ha­bía lle­ga­do apu­ra­do al Mun­dial. La tem­po­ra­da fue muy com­pli­ca­da, me le­sio­né en el amis­to­so pre­vio con­tra Ho­lan­da y tam­bién tu­ve pro­ble­mas en el estreno con­tra Suiza. No con­se­guía lim­piar, eli­mi­nar el do­lor, li­be­rar­me. Tu­ve mu­cha suer­te con los fi­sios, con Emi­li en el Bar­ce­lo­na y con Raúl en la se­lec­ción, por­que me ayu­da­ron no so­lo a sa­nar sino a en­con­trar mi me­jor pun­to de for­ma sin que prác­ti­ca­men­te me die­ra cuen­ta. Ocu­rrió la no­che del se­gun­do par­ti­do, con­tra Hon­du­ras. De pron­to me sen­tí bien, na­da me do­lía, ni el cuer­po ni la men­te, y so­lo te­nía ga­nas de ju­gar.

Qui­zá lo que me pa­só tam­bién le ocu­rrió al equi­po. Su­pi­mos su­frir, en la de­rro­ta y en la vic­to­ria, pa­ra des­pués dis­fru­tar. Hu­bo mu­cha sin­to­nía en el ves­tua­rio y en la can­cha y nos con­ven­ci­mos pro­gre­si­va­men­te de nues­tras po­si­bi­li­da­des, cer­ti­fi­ca­das en las se­mi­fi­na­les cuan­do eli­mi­na­mos a Ale­ma­nia. No hu­bo un par­ti­do fá­cil, cier­to, pe­ro tam­po­co nin­guno que no se vie­ra que po­día­mos ga­nar­lo. Fui­mos im­pa­ra­bles has­ta fir­mar el triun­fo con­tra Ho­lan­da en la fi­nal de Joha­nes­bur­go. Me sien­to fe­liz, que­ri­do y res­pe­ta­do des­de en­ton­ces, a pun­to pa­ra em­pren­der un nue­vo re­to co­mo es Bra­sil.

Es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra con­ti­nuar ha­cien­do his­to­ria. Aun­que tam­po­co ha si­do una tem­po­ra­da fá­cil, as­pi­ro a em­pe­zar el tor­neo con las me­jo­res sen­sa­cio­nes. Yo creo en nues­tro equi­po, en to­dos los que for­ma­mos la se­lec­ción, gen­te que pue­de ha­cer las co­sas bien y va a ir sin re­ser­vas a por ello sa­bien­do que las di­fi­cul­ta­des se­rán ma­yo­res por­que aho­ra ya no so­lo com­pe­ti­mos con los ri­va­les sino que se han re­do­bla­do las exi­gen­cias, pe­ro te­ne­mos mu­cha ilu­sión por ha­cer­lo bien. El fút­bol se ha igua­la­do en to­dos los sen­ti­dos; si no es­tás per­fec­to es im­po­si­ble que ga­nes. To­do el mun­do es­tá muy pre­pa­ra­do.

No es mo­men­to de vi­vir de los re­cuer­dos con nos­tal­gia sino co­mo es­tí­mu­lo pa­ra pro­gre­sar. Así que no se tra­ta de po­ner la fi­nal y el gol pa­ra re­vi­vir lo que pa­só sino que con­vie­ne te­ner­lo muy pre­sen­te co­mo mo­tor de nues­tra ilu­sión en Bra­sil. El fút­bol no fun­cio­na por re­pe­ti­ción sino por con­ven­ci­mien­to y so­mos los ju­ga­do­res, los que te­ne­mos el desafío de de­mos­trar que po­de­mos vol­ver a ga­nar la Co­pa del Mun­do.

BUE­NAS SEN­SA­CIO­NES

Inies­ta, el hé­roe de Su­dá­fri­ca 2010, man­tie­ne sus bue­nas sen­sa­cio­nes de ca­ra a Bra­sil, aun­que en su es­cri­to sub­ra­ya que las di­fi­cul­ta­des se­rán ma­yo­res, por el ni­vel de la com­pe­ten­cia y por­que en Es­pa­ña “se han re­do­bla­do las exi­gen­cias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.